Dos ca­ra­bi­ne­ros le­sio­na­dos de­ja ope­ra­ti­vo fis­ca­li­za­dor al comercio am­bu­lan­te

Los uni­for­ma­dos lo­gra­ron de­te­ner a dos hom­bres que in­ten­ta­ron usar el ter­mi­nal de bu­ses mu­ni­ci­pal pa­ra eva­dir la ins­pec­ción. Los lo­ca­ta­rios es­ta­ble­ci­dos de­nun­cia­ron ame­na­zas y ac­ti­tu­des ma­to­nes­cas de los in­te­gran­tes del comercio ilí­ci­to.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Pa­sa­das las 11 de la ma­ña­na de es­te mar­tes y, mien­tras los fis­ca­li­za­do­res mu­ni­ci­pa­les pe­dían los per­mi­sos de tra­ba­jo de los ven­de­do­res que es­tán en las cer­ca­nías de la Ve­ga Te­cha­da, per­so­nal de Ca­ra­bi­ne­ros de­bió in­ter­ve­nir al mo­men­to de ob­ser­var una pre­sun­ta agre­sión a uno de los fun­cio­na­rios, cues­tión que fue des­men­ti­da des­de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad lo­cal.

En me­dio del pro­ce­so dos hom­bres to­ma­ron un tri­ci­clo con ver­du­ras pa­ra in­ten­tar evi­tar que les re­qui­sa­ran sus pro­duc­tos.

Pa­ra ello y por ca­lle Cos­ta­ne­ra en­tra­ron al Ter­mi­nal de Bu­ses Mu­ni­ci­pal bus­can­do la sa­li­da por Ren­go, sin em­bar­go no al­can­za­ron a lle­gar cuando fue­ron in­ter­cep­ta­dos por la au­to­ri­dad.

En ese mo­men­to y ya en la lo­sa del ter­mi­nal fue­ron flan­quea­dos por el per­so­nal uni­for­ma­do que in­gre­só por Ren­go y Cos­ta­ne­ra. Ahí vi­nie­ron los pro­ble­mas.

En me­dio de un tu­mul­to que exi- gía el res­pe­to de los de­re­chos de los ven­de­do­res am­bu­lan­tes, Ca­ra­bi­ne­ros de­bió usar su fuer­za pa­ra po­der arres­tar a los hom­bres.

Se­gún mues­tran los vi­deos que fue­ron pu­bli­ca­dos en las dis­tin­tas re­des so­cia­les, el per­so­nal uni­for­ma­do ac­túa con­for­me a de­re­cho mien­tras es in­cre­pa­do por per­so­nas que de­fien­den a los de­te­ni­dos.

EL COMERCIO AM­BU­LAN­TE ILE­GAL

Las de­nun­cias con­tra el comercio am­bu­lan­te ile­gal han si­do aco­gi­das por to­das las au­to­ri­da­des de Los Án­ge­les y pa­re­ce te­ner una so­lu­ción muy com­pli­ca­da.

Tras el epi­so­dio de vio­len­cia de la ma­ña­na de es­te mar­tes, Dia­rio La Tri­bu­na acu­dió a la Ve­ga y pu­di­mos con­fir­mar una vez más las de­nun­cias re­la­cio­na­das con el au­men­to de la de­lin­cuen­cia y del trá­fi­co de dro­gas en el lu­gar, pe­se a la pre­sen­cia po­li­cial y mu­ni­ci­pal.

Pe­ro más allá, la con­ver­sa­ción con los lo­ca­ta­rios, que vi­ven ate­mo­ri­za­dos y ame­na­za­dos, fue otra cuando es­cu­cha­mos sus re­la­tos so­bre ma­to- na­je de las per­so­nas que ven­den sus pro­duc­tos al mar­gen de la ley.

En con­cre­to, nin­gún vendedor qui­so ser iden­ti­fi­ca­do ni gra­ba­do, pe­ro to­dos los con­sul­ta­dos re­co­no­cie­ron el mie­do y ha­bla­ron de un te­ma que po­dría es­ca­par­se de las ma­nos de las au­to­ri­da­des.

En pa­ra­le­lo los lo­ca­ta­rios es­ta­ble­ci­dos de­nun­cia­ron ame­na­zas y ac­ti­tu­des ma­to­nes­cas de los ven­de­do­res am­bu­lan­tes por lo que ha­bla­ron, pe­ro sin fotos ni gra­ba­cio­nes.

EL COMERCIO AM­BU­LAN­TE ile­gal es un pro­ble­ma que aún no tie­ne so­lu­ción por par­te de las au­to­ri­da­des en Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.