Los gri­tos de aler­ta

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Mario Ríos San­tan­der

Eran las 20 ho­ras. La elec­ción de Pre­si­den­te, en su pri­me­ra vuel­ta, se­na­do­res en al­gu­nas re­gio­nes, dipu­tados y con­se­je­ros re­gio­na­les en el país. Bea­triz Sán­chez, subía al po­dio ins­ta­la­do fren­te a la se­de de su co­man­do y ex­pre­sa­ba to­das las re­cri­mi­na­cio­nes que se le vi­nie­ron a la ca­be­za. Pro­cla­mó a Chi­le, co­mo el “país de los to­do­po­de­ro­so”, (ella pre­fie­re un so­lo gran po­de­ro­so, el Es­ta­do, ad­mi­nis­tra­do por unos cin­co o seis lí­de­res po­lí­ti­cos, ha­cien­do ver que las in­te­li­gen­cias se en­cuen­tran úni­ca­men­te en las co­mi­sio­nes po­lí­ti­cas de los par­ti­dos de iz­quier­da). Ale­gó y con ra­zón, en con­tra de las en­cues­tas, las mis­mas que ella, sien­do pe­rio­dis­ta apro­ve­cha­ba pa­ra in­cri­mi­nar a sus en­tre­vis­ta­dos, se­ña­la­ba que “dis­tor­sio­na­ban la reali­dad po­lí­ti­ca”, lo que es ver­dad, lo que apro­ve­chó nue­va­men­te pa­ra ata­car a los po­de­ro­sos. “Sin las en­cues­tas ha­bría­mos es­ta­do no­so­tros en la se­gun­da vuel­ta”, ex­pre­san­do du­das so­bre la com­pe­ten­cia de Gui­llier en lo que vie­ne. Sin em­bar­go, to­do lo an­te­rior, no fue el pla­to fuer­te. El cen­te­nar de ad­he­ren­tes, co­ro­na­dos por una am­plia son­ri­sa de Bea­triz, co­men­zó a gri­tar: “Pi­ñe­ra es­cu­cha, án­da­te a la chu­cha”. Las vo­ces rom­pie­ron la mo­no­to­nía de la tar­de y el gri­te­río se hi­zo in­so­por­ta­ble. Que­da­ba de­fi­ni­da la doc­tri­na de es­ta se­gun­da vuel­ta por par­te del Fren­te Am­plio.

Al fren­te el MEO, “soy sol­da­do dis­ci­pli­na­do”, trans­for­mó en gue­rra la se­gun­da ba­ta­lla elec­to­ral. “Nues­tro enemi­go es Pi­ñe­ra”. La con­di­ción de ad­ver­sa­rio, se es­fu­ma­ba en me­dio de los gri­tos. Aho­ra, se en­fren­ta­ba al enemi­go. Con los enemi­gos, no se de­ba­te, con los ad­ver­sa­rios sí. La de­mo­cra­cia, ma­ni­da ex­pre­sión que re­suel­ve to­do, que­da­ba se­pul­ta­da. Y más allá, en me­dio de la de­ses­pe­ra­ción de la de­rro­ta, la DC, le­jos el par­ti­do más des­trui­do y con evi­den­tes sín­to­mas de su­frir “el mal del ki­wi”, exi­to­so en su tiem­po, ve­ni­do a me­nos, en es­tos días y sin lu­ces fu­tu­ras, de­cla­ra­ba a tra­vés del dipu­tado Gabriel Sil­ber “no dis­cu­ta­mos so­bre el fu­tu­ro go­bierno, aho­ra só­lo va­le la de­rro­ta de Pi­ñe­ra”, se­ña­lan­do de es­ta for­ma su nu­la dis­po­si­ción pa­ra co­no­cer el fu­tu­ro de su país. So­la­men­te lo ani­ma­ba la de­rro­ta de aquel 44% ob­te­ni­do en las elec­cio­nes. To­do lo an­te­rior, nos lle­va a ob­ser­var que los tiem­pos de aquel país des­trui­do por los odios, ha vuel­to. Y, co­mo ya an­tes ocu­rrió, lle­ga de la mano de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, que en su his­to­ria na­cio­nal, de­mues­tra ser el con­duc­to ade­cua­do pa­ra ins­ta­lar en Chi­le la di­vi­sión so­cial. Ma­la co­sa. La se­gun­da vuel­ta, se nos vie­ne con un país di­vi­di­do por los odios sur­gi­dos. Los “enemi­gos”, el de­sin­te­rés por el go­bierno de Chi­le, cu­bier­to por la de­rro­ta de Pi­ñe­ra úni­co y fi­nal ob­je­ti­vo, el gri­to re­ple­to de odios de aque­lla tar­de en San­tia­go, gro­se­ro, vio­len­to, son sín­to­mas de una so­cie­dad que, ocul­ta sus for­ta­le­zas y ex­hi­be sus me­dio­cri­da­des.

Los afa­nes de uni­dad por Chi­le, de­ben pre­va­le­cer. No hay otra al­ter­na­ti­va. La vo­ta­ción par­la­men­ta­ria, dio un rum­bo de­fi­ni­ti­vo, no hay re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, al diá­lo­go, acuer­dos. No hay gri­tos ni des­ca­li­fi­ca­cio­nes, to­dos de­ben en­con­trar la luz que ilu­mi­ne el ca­mino. Los que quie­ren lle­var a Chi­le a ele­gir en­tre el Blan­co o ne­gro, sin nin­gu­na otra op­ción, pues, que vo­ten por Gui­llier, es­tán en su de­re­cho, los otros, los cons­truc­to­res de un país efi­cien­te y mo­derno, ve­rán tal al­ter­na­ti­va en Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Esos son los dos ca­mi­nos. No hay más, en es­ta se­gun­da vuel­ta.

“To­do lo an­te­rior, nos lle­va a ob­ser­var que los tiem­pos de aquel país des­trui­do por los odios, ha vuel­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.