Ba­che­let y un Con­gre­so pa­ra to­dos y to­das

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - En­ri­que Inos­tro­za Seremi Go­bierno Bio­bío

El pró­xi­mo 11 de mar­zo la Pre­si­den­te Mi­che­lle Ba­che­let de­ja­rá el Pa­la­cio de La Mo­ne­da con­clu­yen­do su se­gun­do pe­río­do pre­si­den­cial con una se­rie de trans­for­ma­cio­nes his­tó­ri­cas pa­ra Chi­le.

Sin du­da es­ta ad­mi­nis­tra­ción mar­ca­rá un an­tes y un des­pués pa­ra nues­tro país, ya que la man­da­ta­ria se pro­pu­so dar un sal­to y lo lo­gró al atre­ver­se a con­cre­tar la re­for­ma tri­bu­ta­ria, al­go que pa­re­cía im­pen­sa­ble de rea­li­zar, la gra­tui­dad en la edu­ca­ción su­pe­rior, el Acuer­do de Unión Ci­vil, el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te o im­pul­sar el abor­to en tres cau­sa­les. Otro de los ele­men­tos que no pa­sa­rán inad­ver­ti­dos será la agenda de pro­bi­dad y trans­pa­ren­cia con una de­mo­cra­cia más pro­te­gi­da de las in­fluen­cias del di­ne­ro.

Pe­ro es en ma­te­ria del for­ta­le­ci­mien­to de nues­tro sis­te­ma de go­bierno don­de hay un as­pec­to que re­sal­ta de ma­ne­ra im­por­tan­te. Se tra­ta del fin del sis­te­ma elec­to­ral bi­no­mi­nal que fa­vo­re­cía a la se­gun­da mi­no­ría y en la prác­ti­ca ba­rría con los par­ti­dos pe­que­ños o in­de­pen­dien­tes. El 5 de ma­yo de 2015 se pu­bli­có la Ley 20.840 que sus­ti­tu­ye el sis­te­ma elec­to­ral bi­no­mi­nal por uno de ca­rác­ter pro­por­cio­nal in­clu­si­vo que for­ta­le­ce la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad del Con­gre­so Na­cio­nal, mo­di­fi­can­do el mé­to­do se­gún el cual se es­co­gían a sus re­pre­sen­tan­tes.

Hoy nues­tro país se ve re­fle­ja­do tal cual es en el Con­gre­so na­cio­nal, con vi­sio­nes dis­tin­tas, res­ca­tan­do te­má­ti­cas que an­tes ja­más po­drían ha­ber lle­ga­do a di­cha ins­tan­cia.

De­jan­do atrás el sis­te­ma bi­no­mi­nal aho­ra exis­te el sis­te­ma pro­por­cio­nal que tra­ba­ja en la ló­gi­ca de listas. Es­to im­pli­ca que los pac­tos que lo­gran con­se­guir más vo­tos pue­den sa­car más can­di­da­tos in­clu­so si al­gu­nos de ellos no con­si­guie­ron los su­fra­gios su­fi­cien­tes, pues apli­ca tam­bién la ló­gi­ca de “arras­tre”.

Es­to ge­ne­ró que el po­der Le­gis­la­ti­vo tu­vie­ra su mayor re­no­va­ción des­de 1990. De­jan­do en el pa­sa­do el bi­no­mi­nal que reinó du­ran­te al­re­de­dor de dos dé­ca­das y me­dia. El por­cen­ta­je de re­cam­bio fue de 59,4%, en el ca­so de los dipu­tados y 73,9% en el de los se­na­do­res.

En ma­te­ria de re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na re­cor­de­mos que en 1951 las mu­je­res só­lo ocu­pa­ban el 0,5% del to­tal del Con­gre­so. 50 años des­pués, es­ta ci­fra al­can­zó un 9,5% en 2001. Lue­go en 2013 el por­cen­ta­je se am­plió a 15,8%. Tras las elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do, las mu­je­res se que­da­ron con el 22,7% de los asien­tos del par­la­men­to y en el se­na­do la ci­fra lle­gó al 25% de pre­sen­cia fe­me­ni­na, bor­dean­do los es­tán­da­res mun­dia­les al acer­car­nos al 23% del pro­me­dio glo­bal.

Se tra­ta por cier­to de un avan­ce sus­tan­ti­vo en ma­te­ria de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, la lle­ga­da de mayor can­ti­dad de mu­je­res al Con­gre­so co­mo de di­ver­si­dad po­lí­ti­ca le per­mi­te a Chi­le re­fres­car las ideas en ma­te­ria de legislació­n, y al mis­mo tiem­po da ti­ra­je a la chi­me­nea, le per­mi­te a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes par­ti­ci­par de los de­ba­tes na­cio­na­les acer­can­do la po­lí­ti­ca a la gen­te.

El le­ga­do de la Pre­si­den­ta Ba­che­let, sin du­da es ex­ten­so, pe­ro por so­bre to­do trans­for­ma­dor, ya que lo­gra leer co­rrec­ta­men­te los tiem­pos y le per­mi­te al país apu­rar el tran­co al pro­gre­so con mayor plu­ra­li­dad. Hoy el Con­gre­so es ver­da­de­ra­men­te pa­ra to­dos y to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.