Nues­tras Edu­ca­do­ras de Pár­vu­los con­tri­bu­yen día a día a un me­jor país

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - An­drea Sal­da­ña León Di­rec­to­ra Re­gio­nal Jun­ji Bio­bío

Des­de 1992, el 22 de noviembre se ce­le­bra en Chi­le el “Día de la Edu­ca­ción Parvularia y de la Edu­ca­do­ra y Edu­ca­dor de Pár­vu­los”. En un co­mien­zo es­te día se lla­ma­ba “Día de la Edu­ca­ción parvularia”, pe­ro su nom­bre fue mo­di­fi­ca­do, in­clu­yen­do tam­bién a nues­tras edu­ca­do­ras de pár­vu­los y edu­ca­do­res. El día es­co­gi­do se de­be a que el 22 de noviembre fue crea­da de­fi­ni­ti­va­men­te la pri- me­ra Es­cue­la de Edu­ca­do­ras de Pár­vu­los, per­te­ne­cien­te a la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Se le de­be lla­mar edu­ca­do­ra de pár­vu­los y no uti­li­zar la pa­la­bra parvularia por­que es una pro­fe­sio­nal que se pre­pa­ra pa­ra apren­der no só­lo los sa­be­res pro­pios de la pe­da­go­gía sino que tam­bién in­ves­ti­ga, re­fle­xio­na, y pro­po­ne de acuer­do al con­tex­to so­cio­cul­tu­ral en el cual se in­ser­ta pa­ra en­se­ñar. La edu­ca­do­ra de pár­vu­los jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en el crecimient­o de un ni­ño y ni­ña, ya que es ella quien man­tie­ne un con­tac­to di­rec­to du­ran­te to­do el apren­di­za­je des­de los 84 días de vi­da, a tra­vés de un cli­ma afec­ti­vo nu­tri­ti­vo, ar­mó­ni­co y com­ple­men­ta la crian­za de los pa­dres es­ta­ble­cien­do las ba­ses del pos­te­rior com­por­ta­mien­to adul­to y las ca­pa­ci­da­des pa­ra pen­sar y sen­tir.

Co­mo nun­ca an­tes he­mos avan­zan­do en re­le­var el im­pac­to de la Edu­ca­ción Parvularia. El go­bierno mo­der- ni­zó el sis­te­ma de edu­ca­ción ini­cial a tra­vés de la Ley de Nue­va Ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra la Edu­ca­ción Parvularia, el cual creó una Sub­se­cre­ta­ría y una In­ten­den­cia. Es­to sig­ni­fi­ca que el ni­vel de edu­ca­ción ini­cial tie­ne por pri­me­ra vez ma­yor re­co­no­ci­mien­to en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Se or­de­nó y mo­der­ni­zó el sec­tor, se­pa­ran­do las fun­cio­nes de di­se­ño de po­lí­ti­cas, de fis­ca­li­za­ción, de eva­lua­ción y de pro­vi­sión del ser­vi­cio. Au­men­ta­mos la co­ber­tu­ra en edu­ca­ción parvularia a tra­vés de pro­yec­tos pa­ra am­pliar y me­jo­rar la aten­ción des­de la sa­la cu­na, crean­do más em­pleos pa­ra nue­vas pro­fe­sio­na­les de­di­ca­das a los ni­ños y ni­ñas. Fo­men­ta­mos la lec­tu­ra des­de la pri­me­ra infancia. Asi­mis­mo, la po­lí­ti­ca de for­ma­ción con­ti­nua a cien­tos de edu­ca­do­ras de pár­vu­los y téc­ni­cos pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de los equi­pos pe­da­gó­gi­cos. Crea­ción de la Editorial Jun­ji pa­ra po­ten­ciar el li­de­raz­go edu­ca­ti­vo a par­tir de la ex­pe­rien­cia y sa­ber ins­ti­tu­cio­nal acu­mu­la­dos. In­cor­po­ra­ción de me­to­do­lo­gías lú­di­cas en el pro­ce­so de en­se­ñan­za y apren­di­za­je a ni­vel de edu­ca­ción parvularia. Es a tra­vés del jue­go co­mo los ni­ños y ni­ñas se co­mu­ni­can, es su len­gua­je na­tu­ral, su for­ma de di­ver­tir­se, apren­der y co­no­cer el mun­do. Y avan­za­mos ha­cia un Pro­gra­ma Edu­ca­ti­vo Ins­ti­tu­cio­nal más per­ti­nen­te a los es­tán­da­res ne­ce­sa­rios en es­te ni­vel edu­ca­ti­vo co­mo par­te de la Re­for­ma Edu­ca­cio­nal.

Y en nues­tro país te­ne­mos a pro­fe­sio­na­les pre­pa­ra­das y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tam­bién pue­den es­tu­diar es­ta gran pro­fe­sión por­que la edu­ca­do­ra de pár­vu­los po­see un rol muy im­por­tan­te en la for­ma­ción y es una figura re­fe­ren­te de cual­quier ni­ño o ni­ña en con­jun­to con la fa­mi­lia. Tam­bién, cuen­ta con la ha­bi­li­dad de com­pren­der y co­no­cer có­mo es un ni­ño/a y des­de ahí, tra­ba­jar to­do ti­po de téc­ni­cas y me­dios pa­ra su desa­rro­llo.

La im­por­tan­cia del desa­rro­llo in­fan­til des­de la cu­na se en­cuen­tran am­plia­men­te es­tu­dia­da por las neu­ro­cien­cias, y ca­da vez exis­te más co­no­ci­mien­to ba­sa­do en la evi­den­cia que per­mi­te ar­gu­men­tar las ra­zo­nes pa­ra preo­cu­par­nos de la ca­li­dad de las ex­pe­rien­cias in­ter­per­so­na­les y el con­tex­to en el que vi­ven los ni­ños y ni­ñas des­de que na­cen. Es en es­ta eta­pa don­de se for­jan las ca­pa­ci­da­des de adap­ta­ción al en­torno y de or­ga­ni­zar nue­vos apren­di­za­jes, de sen­tir di­fe­ren­tes emo­cio­nes y de re­gu­lar­las, de en­fren­tar ten­sio­nes a tra­vés de una au­to­es­ti­ma fuer­te. De es­ta for­ma, el gran tra­ba­jo de las edu­ca­do­ras de pár­vu­los con­tri­bu­ye día a día a cons­truir un me­jor país. Es­toy muy fe­liz de po­der sa­lu­dar­las, re­le­var su pro­fe­sión y agra­de­cer a ca­da una de las edu­ca­do­ras de pár­vu­los la vo­ca­ción de ser­vi­cio pa­ra el pre­sen­te y futuro de cien­tos de ni­ños y ni­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.