¿Qué ha­cer an­tes y des­pués de un pro­ce­di­mien­to pre y post qui­rúr­gi­cos?

En una fa­se post ope­ra­to­rio, lo ideal es seguir las in­di­ca­cio­nes mé­di­cas, en­tre más rá­pi­do se vuel­va a mo­vi­li­zar me­jor se­rá la re­cu­pe­ra­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

En mu­chas oca­sio­nes es­ta­mos ex­pues­tos a in­ter­ven­cio­nes que nos ayu­dan a me­jo­rar nues­tra sa­lud, que con­lle­van a que de­ba­mos ser pre­ca­vi­dos a la ho­ra de en­fren­tar­nos a es­tas si­tua­cio­nes, con­si­de­ran­do el ner­vio­sis­mo y/o an­sie­dad de có­mo que­da­re­mos, si ha­brá al­gu­na com­pli­ca­ción y, en al­gu­nos ca­sos, la ci­ca­triz que pu­die­se ge­ne­rar la in­ter­ven­ción.

Lo pri­me­ro es pre­pa­rar­nos des­de el in­te­rior ha­cia el ex­te­rior del cuer­po, de­pen­dien­do de la in­ter­ven­ción que se reali­ce, pue­den exis­tir múscu­los y/o ar­ti­cu­la­cio­nes in­vo­lu­cra­das, las cua­les, son muy im­por­tan­tes ac­ti­var­las a la ho­ra de pen­sar en una me­jor re­cu­pe­ra­ción. Los múscu­los, son de gran ayu­da pa­ra que el me­ta­bo­lis­mo se lim­pie, por lo que pre­pa­rar­los an­tes de tu in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca es una muy bue­na idea, co­la­bo­ra pa­ra es­ta­bi­li­zar y bus­car un es­ta­do de con­fort pa­ra cuan­do es­te­mos ex­pues­tos a po­ca mo­vi­li­dad o ce­se de ejer­ci­cios; ellos pue­den brin­dar ese apo­yo y evi­tar do­lo­res, ta­les co­mo la es­pal­da que su­fre mu­cho cuan­do se es­tá un tiem­po pro­lon­ga­do sin mo­ver­se, al igual que las ca­de­ras, ro­di­llas y hom­bros, que son las que más per­ju­di­ca­das con es­tos es­ta­dos.

Se de­ben con­si­de­rar los ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res pre­vios a la in­ter­ven­ción, te­nien­do en cuen­ta las in­ten­si­da­des, que és­tas sean con­tro­la­das, pa­ra que el co­ra­zón y pul­món es­tén pre­pa­ra­dos y no les cues­te tan­to es­ta­bi­li­zar­se en su fa­se de re­cu­pe­ra­ción.

En una fa­se post ope­ra­to­rio, lo ideal es seguir las in­di­ca­cio­nes mé­di­cas, en­tre más rá­pi­do se vuel­va a mo­vi­li­zar me­jor se­rá la re­cu­pe­ra­ción y los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios, po­drán su­ce­der un po­co más rá­pi­do, por ello, da­do en la me­di­da que la in­ter­ven­ción lo per­mi­ta, es ne­ce­sa­rio vol­ver al mo­vi­mien­to de for­ma len­ta y has­ta don­de se pue­da, pa­ra ac­ti­var el me­ta­bo­lis­mo y si exis­te au­to­ri­za­ción mé­di­ca, ca­mi­nar, mo­ver los bra­zos, tam­bién ayudará.

Otra de las preo­cu­pa­cio­nes son las te­mi­das ci­ca­tri­ces. Hoy exis­te a nues­tro al­can­ce una gran va­rie­dad de tra­ta­mien­tos, uno de los más bá­si­cos son los ma­sa­jes en el con­torno de la zo­na pa­ra evi­tar los te­mi­dos que­loi­des y fa­vo­re­cer una bue­na vas­cu­la­ri­za­ción de la ci­ca­triz pa­ra que que­de lim­pia y sin in­fla­ma­cio­nes.

Los que­loi­des es un au­men­to del te­ji­do ci­ca­tri­zal, que va que­dan­do atra­pa­do den­tro de la mis­ma for­ma­ción de la ci­ca­triz, ha­cien­do que se vea más grue­sa y per­dien­do su for­ma, vién­do­se es­té­ti­ca­men­te mal y en al­gu­nos ca­sos, son sen­si­bles a los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ras o ro­ces fuer­tes, por lo que, los ma­sa­jes, las cre­mas, los tra­ta­mien­tos con ul­tra­so­ni­do (es­te úl­ti­mo por un es­pe­cia­lis­ta) son una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra evi­tar­los.

Án­ge­lo Me­za Ca­rras­co. Ki­ne­sió­lo­go, Post­gra­do en Reha­bi­li­ta­ción Fun­cio­nal Le­sio­nes De­por­ti­vas, Uni­ver­si­dad CAECE, Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.