Go­ber­na­ción re­co­no­ce a fun­cio­na­rios del OS7 de Ca­ra­bi­ne­ros por su la­bor en el plan an­ti­dro­gas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

En una ac­ti­vi­dad de ba­jo per­fil, pe­ro de gran re­co­no­ci­mien­to, el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Bio­bío, Luis Bar­ce­ló re­co­no­ció a per­so­nal del OS7 de Ca­ra­bi­ne­ros de Los Án­ge­les, de­bi­do a su gran la­bor en la lu­cha con­tra el trá­fi­co de dro­gas.

El co­ro­nel Esteban Díaz, je­fe de la Uni­dad An­ti­dro­gas de Ca­ra­bi­ne­ros, des­ta­có que “nos sen­ti­mos muy or­gu­llo­sos co­mo Ca­ra­bi­ne­ros, por­que el re­pre­sen­tan­te del Go­bierno en la pro­vin­cia, ha he­cho un re­co­no­ci­mien­to a la la­bor de to­dos los Ca­ra­bi­ne­ros de la sec­ción OS7 de Los Án­ge­les, que cum­plen ser­vi­cios en to­da la pro­vin­cia por el éxi­to en las in­ves­ti­ga­cio­nes, re­sul­ta­dos, can­ti­dad de de­te­ni­dos, do­mi­ci­lios alla­na­dos, don­de ha ha­bi­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos”.

A ello, agre­gó que ha ha­bi­do un 100% de au­men­to en los de­co­mi­sos en la zo­na, aun­que el éxi­to del pro­ce­so se da por la can­ti­dad de do­sis que dejan de es­tar a dis­po­si­ción de los jó­ve­nes.

“Mu­chos se vuel­ven adic­tos por una pre­sión de gru­po que ha­ce la pri­me­ra vez que se consume y no exis­tien­do o evi­tan­do esa dis­po­ni­bi­li­dad en las ca­lles, se lo­gra que los jó­ve­nes no cai­gan en es­ta vi­da de con­su­mo y adic­ción a las dro­gas”, ex­pu­so Díaz.

Ade­más, co­men­tó al­gu­nas ac­ti­vi­da­des del OS7 en la zo­na, co­mo el de­co­mi­so de la ma­rihua­na lla­ma­da Krippy, en ese sen­ti­do el co­ro­nel je­fe de la Uni­dad An­ti­dro­gas de Ca­ra­bi­ne­ros, ma­ni­fes­tó que “cons­tan­te­men­te los nar­co­tra­fi­can­tes apro­ve­chan tan­to el avan­ce cien­tí­fi­co, co­mo el po­der ad­qui­si­ti­vo, pe­ro así co­mo ellos uti­li­zan esos mé­to­dos no­so­tros tam­bién”.

En cuan­to a los po­li­cías re­co­no­ci­dos, no du­dó en des­ta­car que “nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de te­ner a es­ta gen­te, mu­chos de ellos ha­cen un es­fuer­zo to­dos los días con ho­ras de ex­ten­so tra­ba­jo, sa­cri­fi­cio, vi­gi­lan­cia, don­de mu­chas ve­ces es­tá en ries­go su vi­da, pe­ro los ca­ra­bi­ne­ros so­mos así y ha­ce­mos un com­pro­mi­so en es­te mis­mo mo­men­to, de que to­dos los días va­mos a seguir tra­ba­jan­do por el desa­rro­llo de nues­tro país y de que no exis­ta o por lo me­nos tra­te­mos de dis- mi­nuir al má­xi­mo la dis­po­ni­bi­li­dad de dro­gas en las ca­lles”.

LA VOZ DEL GO­BIERNO

Asi­mis­mo, el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Bio­bío, Luis Bar­ce­ló, ma­ni­fes­tó que “yo creo que uno de los te­mas fun­da­men­ta­les que pro­vo­ca la de­lin­cuen­cia es el con­su­mo de dro­gas. El go­bierno es­tá en una cam­pa­ña fron­tal con­tra el trá­fi­co y con­su­mo de dro­gas y el OS7 de Ca­ra­bi­ne­ros ha te­ni­do unas vic­to­rias bas­tan­te im­por­tan­tes aquí en Bio­bío”.

En ese sen­ti­do, de­ta­lló que es jus­to re­co­no­cer ese tra­ba­jo en es­ta sec­ción que ha te­ni­do un tra­ba­jo sa­cri­fi­ca­do, ries­go­so y por eso se qui­so lle­var a ca­bo di­cha ce­re­mo­nia.

“La idea es de­cir­les que en nom­bre de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, se re­co- no­ce la per­se­ve­ran­cia, el sa­cri­fi­cio, cons­tan­cia, pro­fe­sio­na­lis­mo en la bús­que­da de los tra­fi­can­tes de dro­gas pa­ra sa­car­los de cir­cu­la­ción a fin de que no si­gan co­rrom­pien­do la ju­ven­tud y po­da­mos vi­vir en una sociedad con ma­yor se­gu­ri­dad”, di­jo la au­to­ri­dad de go­bierno.

Asi­mis­mo, afir­mó que el ba­lan­ce es po­si­ti­vo, con un tra­ba­jo pro­fe­sio­nal del OS7 de Ca­ra­bi­ne­ros.

“Es­te es un re­co­no­ci­mien­to de ca­rác­ter mo­ral, a fin de for­ta­le­cer su es­pí­ri­tu de cuer­po, su au­to­es­ti­ma, en fin, to­dos los va­lo­res que ha­cen que una ins­ti­tu­ción fun­cio­ne y lo ha­ga bien”, di­jo.

Den­tro del dis­cur­so que dio Bar­ce­ló men­cio­nó el ca­so ocu­rri­do en An­tu­co, don­de un con­duc­tor de una am­bu­lan­cia ven­día dro­ga. Res­pec­to a ello, el go­ber­na­dor des­ta­có que “no voy a opi­nar mu­cho, por­que hay que es­pe­rar el ve­re­dic­to de la jus­ti­cia, co­mo sea te­ne­mos que de­cir que la po­li­cía tie­ne pues­tos sus ojos en cual­quier per­so­na y cual­quie­ra sea la ins­ti­tu­ción en la que tra­ba­je”.

BAR­CE­LÓ des­ta­có la la­bor de Ca­ra­bi­ne­ros, re­cal­can­do la im­por­tan­cia de la se­gu­ri­dad en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.