Gier­ke cuen­ta su ver­dad tras ser ab­suel­to de agre­dir a su es­po­sa “yo nun­ca le pe­gué”

“Se me acu­só in­jus­ta­men­te de al­go que yo nun­ca he he­cho, de gol­pear a una per­so­na y me­nos a una mu­jer que es mi es­po­sa”, se­ña­ló la au­to­ri­dad. “Lo que yo bus­co a tra­vés de La Tri­bu­na es que las per­so­nas pue­dan es­cu­char por pri­me­ra vez a quien guar­dó si­len

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Por Juan Pa­blo Ver­ga­ra

Con la tran­qui­li­dad de ha­ber si­do ab­suel­to del de­li­to de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, del cual fue acu­sa­do por su es­po­sa, Dia­na Vidal, el al­cal­de de Cabrero, Ma­rio Gier­ke, de­ci­dió ha­blar con La Tri­bu­na en torno a los por­me­no­res que ro­dea­ron su ca­so y con­tar en de­ta­lle su ver­sión de lo ocu­rri­do el día en que su­ce­die­ron los he­chos y que em­pu­ja­ron a su ex pa­re­ja a de­nun­ciar­lo.

¿ Cuál fue su sen­ti­mien­to una vez que re­sul­tó ab­suel­to del de­li­to que le im­pu­tó Dia­na?

- Siem­pre tu­ve una tran­qui­li­dad con es­te ca­so, se me es­ta­ba cul­pan­do de al­go que yo nun­ca he rea­li­za­do. Se me acu­só in­jus­ta­men­te de al­go que nun­ca yo nun­ca he he­cho, de gol­pear a una per­so­na y me­nos a una mu­jer que es mi es­po­sa, por lo tan­to, siem­pre hu­bo una tran­qui­li­dad, pe­ro a la vez una preo­cu­pa­ción en el sen­ti­do de que hay una acu­sa­ción que se reali­zó ha­cia mi per­so­na, lo cual, hoy en día, la jus­ti­cia ha di­cho lo con­tra­rio. Una acu­sa­ción te­rri­ble, de un mal­tra­to tre­men­do que hoy día la jus­ti­cia ha da­do la ra­zón en el sen­ti­do de que no hu­bo prue­bas pa­ra po­der cul­par a mi per­so­na de acuer­do al re­la­to que la víc­ti­ma en­tre­gó en su mi­nu­to. Un re­la­to to­tal­men­te cruel que, si lo lle­vá­ra­mos a la reali­dad y que real­men­te ocu­rrie­ra, prác­ti­ca­men­te, hu­bie­se ha­bi­do un fe­mi­ci­dio frus­tra­do, por­que hay un re­la­to tre­men­da­men­te gra­ve, en el sen­ti­do de una golpiza ha­cia una mu­jer, don­de no hu­bo prue­bas pa­ra pro­bar aque­llo.

De to­dos mo­dos, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la par­te que­re­llan­te re­cu­rri­rán de nu­li­dad...

-El equi­po ju­rí­di­ca­men­te es­tá tre­men­da­men­te aten­to a lo que pue­da ocu­rrir, por­que, efec­ti­va­men­te, el tri­bu­nal ha si­do cla­ro y ca­te­gó­ri­co al se­ña­lar que no hu­bo prue­bas ne­ce­sa­rias pa­ra con­de­nar a mi per­so­na y esa es la tran­qui­li­dad que hoy en día ten­go y la que tie­ne mi equi­po ju­rí­di­co, por­que va­mos a lle­gar has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias.

¿Us­te­des es­tán es­tu­dian­do la po­si­bi­li­dad de que­re­llar­se en contra de Dia­na aho­ra que re­sul­tó ab­suel­to?

-Es­ta­mos rea­li­zan­do el es­tu­dio de to­do el pro­ce­so, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la víc­ti­ma tie­nen 10 días pa­ra po­der ape­lar a la Cor­te con res­pec­to a bus­car de que se me pue­da cul­par de al­go que yo no he rea­li­za­do. Des­pués de aque­llo, no­so­tros va­mos a ver la po­si­bi­li­dad de, efec­ti­va­men­te, to­mar al­gu­na acción que per­mi­ta más que al­gu­na san­ción contra quien me acu­só, bus­car una for­ma de lim­piar mi ima­gen. Aquí hu­bo un da­ño tre­men­do ha­cia mi ima­gen, se me cul­pó de al­go que no hi­ce, a mí se me ha cues­tio­na­do por to­dos los me­dios de al­go que yo no he he­cho, que ni por mi men­te se me ha pa­sa­do, por lo tan­to, lo que yo bus­co a tra­vés de La Tri­bu­na es que las per­so­nas pue­dan es­cu­char por pri­me­ra vez a quien guar­dó si­len­cio por res­pe­to a los tri­bu­na­les y a mi ex es­po­sa y tam­bién es­cu­char el re­la­to de una per­so­na que hoy día se sien­te real­men­te afec­ta­da.

Hoy ab­suel­to del de­li­to que se le im­pu­tó ¿Cuá­les cree fue­ron las mo­ti­va­cio­nes que tu­vo su es­po­sa pa­ra acu­sar­lo de ha­ber­la agre­di­do?

-Ha­cer da­ño, na­da más; des­truir mi vi­da, lo di­jo en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des, se lo di­jo a Ca­ra­bi­ne­ros, a fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les, tam­bién a al­gu­nos per­so­ne­ros pú­bli­cos, que lo úni­co que bus­ca­ba era des­truir mi vi­da. De he­cho, cuan­do ella se re­ti­ra de la Sub­co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros, don­de no se si­guió con el pro­ce­di­mien­to, por­que no te­nía le­sio­nes ella di­ce: le voy des­truir su vi­da, y eso es lo úni­co que ella bus­ca­ba, por­que te­ne­mos que en­ten­der que del 1 al 17 de enero, que es cuan­do ocu­rre el re­la­to de la víc­ti­ma, no­so­tros ha­bía­mos te­ni­do un ce­se en nues­tra re­la­ción, ha­bía­mos op­ta­do por dar­nos un tiem­po, bus­car la for­ma de di­vor­ciar­nos, por­que es­tá­ba­mos ha­blan­do de di­vor­cio y ella lle­ga al de­par­ta­men­to el día 17, don­de tra­ta de in­gre­sar, por­que no te­nía lla­ve, ya que ella vi­vía en Los Án­ge­les - eso quie­ro de­jar muy cla­ro a La Tri­bu­na-, y yo vi­vía en Cabrero y te­nía­mos vi­das se­pa­ra­das, nos veía­mos una o dos ve­ces a la se­ma­na, por mi tra­ba­jo co­mo al­cal­de y el tra­ba­jo de ella co­mo mé­di­co, mu­chas ve­ces ha­cien­do tur­nos, por lo tan­to, te­nía­mos vi­das se­pa­ra­das. Así lle­vá­ba­mos nues­tro ma­tri­mo­nio y eso fue ge­ne­ran­do un des­gas­te en la re­la­ción y ge­ne­ró tam­bién que abrié­ra­mos es­te ma­tri­mo­nio y bus­cá­ra­mos la me­jor al­ter­na­ti­va de ser fe­li­ces.

Se­gún su ver­sión ¿Có­mo ocu­rrie­ron los he­chos esa tar­de del 17 de enero?

-Ella lle­ga el 17, yo sal­go del de­par­ta­men­to a con­ver­sar con ella de que ya no po­día in­gre­sar, por­que ya no es­ta­ba vi­vien­do ahí, nos ha­bía­mos da­do ese tiem­po co­mo ma­tri­mo­nio y la in­vi­to a que con­ver­se­mos fue­ra del de­par­ta­men­to. En ese mi­nu­to cuan­do yo sal­go hay un ve­cino que ya es­ta­ba con ella, en­tre­gán­do­le tran­qui­li­dad y le ha­bía pa­sa­do un ce­lu­lar pa­ra que lla­ma­ra a Ca­ra­bi­ne­ros. Ella lla­mó a Ca­ra­bi­ne­ros, pos­te­rior­men­te lle­ga Ca­ra­bi­ne­ros y el pro­ce­so con­ti­núa con ellos. Ella lla­ma, por­que hay al­guien al in­te­rior del de­par­ta­men­to - es­to quie­ro de­jar­lo muy cla­ro-, el lla­ma­do era por­que exis­tía un in­di­vi­duo al in­te­rior del de­par­ta­men­to, una per­so­na ex­tra­ña, por­que ese es el re­la­to de Ca­ra­bi­ne­ros fren­te al juez y cuan­do lle­ga Ca­ra­bi­ne­ros lo úni­co que Dia­na que­ría era en­trar. Al ve­cino le pi­dió en­trar y que in­ter­ce­die­ra con­mi­go, a Ca­ra­bi­ne­ros lo mis­mo. Ellos no lle­ga­ron por una VIF ( Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar), es­to lo quie­ro de­jar en cla­ro, por­que se ha ha­bla­do muy mal de los fun­cio­na­rios, se ha tra­ta­do de juz­gar a Ca­ra­bi­ne­ros de que tu­vie­ron un mal pro­ce­di­mien­to en es­ta cau­sa (…) Ca­ra­bi­ne­ros es­tu­vo dos ho­ras con ella, ne­go­cian­do, prác­ti­ca­men­te, el que fue­ra a cons­ta­tar sus le­sio­nes, las que no se le veían y las cua­les ella de­cía no te­ner (…) Si una mu­jer es agre­di­da, es gol­pea­da y le ha­blo a to­das las mu­je­res que aún pien­san que Ma­rio Gier­ke gol­peó a su se­ño­ra, si una mu­jer es gol­pea­da, es arras­tra­da del ba­ño y por el pe­lo, si una mu­jer es ti­ra­da ha­cia la ca­lle, ¿ pa­ra qué quie­re en­trar?, ¿ pa­ra qué le si­gan pe­gan­do?. Ese es un te­ma cu­rio­so que quie­ro de­jar a la re­fle­xión.

El juez, pre­ci­sa­men­te, en su sen­ten­cia es­ta­ble­ció que las le­sio­nes cons­ta­ta­das por Dia­na en sus bra­zos y ma­nos no cal­za­ban con el ti­po de gol­pes que ella con­tó ha­ber re­ci­bi­do de us­ted

-No, lo que el juez es­ta­ble­ce es que no se pudo com­pro­bar que las le­sio­nes que Dia­na mos­tra­ba en el jui­cio ve­nían de Ma­rio Gier­ke. Eso no se pudo de­mos­trar, no se pudo pro­bar, por­que nun­ca vi­nie­ron de mí, yo nun­ca le pe­gué (…) Des­pués de dos ho­ras de que Dia­na in­gre­sa al de­par­ta­men­to.

En su mo­men­to la Pre­si­den­ta Ba­che­let fue cri­ti­ca­da por ha­ber­se fo­to­gra­fia­do con us­ted, en cir­cuns­tan­cia de que se en­con­tra­ba acu­sa­do por VIF. Eso fue des­pués de que la man­da­ta­ria sa­lie­ra a con­de­nar el ca­so de vio­len­cia contra Va­len­ti­na Hen­rí­quez, ex pa­re­ja del vo­ca­lis­ta de Los Te­tas, Ca­mi­lo Cas­tal­di, quien si­gue for­ma­li­za­do, pe­ro tampoco ha si­do con­de­na­do. ¿ Le do­lió esa si­tua­ción?

-Aquí se tra­ta de un can­tan­te na­cio­nal que sa­le vox po­pu­li a tra­vés de la pren­sa (…) fue noticia na­cio­nal (…la Pre­si­den­ta sa­le a con­de­nar el he­cho, con­de­na la vio­len­cia contra la mu­jer, pe­ro in­vo­lu­cra a to­dos los que pue­den e al­gún mi­nu­to agre­dir a su se­ño­ra.

¿Y us­ted con­de­na en es­te mo­men­to al ex vo­ca­lis­ta de Los Te­tas?

-Na­die lo pue­de ha­cer, por­que hay du­da ra­zo­na­ble, na­die pue­de con­de­nar a otro sin te­ner las prue­bas ne­ce­sa­rias, sin lle­gar a un tri­bu­nal, que es el pro­ce­so nor­mal en es­te país pa­ra po­der con­de­nar o no a una per­so­na que es­tá sien­do cul­pa­da.

¿ Qué opi­na de aque­llos hom­bres que gol­pean a las mu­je­res?

-Re­pu­diar, siem­pre lo he di­cho, yo repudio cual­quier ac­to que va­ya en contra de las mu­je­res, por­que no co­rres­pon­de que no­so­tros es­te­mos golpeando a nues­tras mu­je­res, atentando contra la in­te­gri­dad de ellas, sa­bien­do que son nues­tras com­pa­ñe­ras, son per­so­nas que es­tán a nues­tro la­do, que de­ci­die­ron vi­vir pa­ra to­da la vi­da, te­ner un víncu­lo cer­cano, ade­más, de que hay una di­fe­ren­cia de fuerzas que pue­de exis­tir en­tre un hom­bre y una mu­jer.

A MÍ SE ME HA CUES­TIO­NA­DO POR TO­DOS LOS ME­DIOS DE AL­GO QUE YO NO HE HE­CHO, QUE NI POR MI MEN­TE SE ME HA PA­SA­DO, POR LO TAN­TO, LO QUE YO BUS­CO A TRA­VÉS DE LA TRI­BU­NA ES QUE LAS PER­SO­NAS PUE­DAN ES­CU­CHAR POR PRI­ME­RA VEZ A QUIEN GUAR­DÓ SI­LEN­CIO POR RES­PE­TO A LOS TRI­BU­NA­LES Y A MI EX ES­PO­SA.

SIEM­PRE LO HE DI­CHO, YO REPUDIO CUAL­QUIER AC­TO QUE VA­YA EN CONTRA DE LAS MU­JE­RES, POR­QUE NO CO­RRES­PON­DE QUE NO­SO­TROS ES­TE­MOS GOLPEANDO A NUES­TRAS MU­JE­RES, ATENTANDO CONTRA LA IN­TE­GRI­DAD DE ELLAS.

DU­RAN­TE LA ENTREVISTA MA­RIO GIER­KE con­fe­só que to­da es­ta si­tua­ción le ha oca­sio­na­do un da­ño tre­men­do en lo per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.