Co­noz­ca al­gu­nos de­por­tes pa­ra prac­ti­car jun­to a sus se­res que­ri­dos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - DEPORTES -

La prác­ti­ca de de­por­tes es muy im­por­tan­te pa­ra los ado­les­cen­tes, en cual­quier es­ta­ción del año pe­ro en ve­rano ade­más tie­ne al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas que la ha­cen ideal. En el ve­rano, chi­cos y chi­cas tie­nen más tiem­po li­bre, los de­por­tes pueden ha­cer­se al ai­re li­bre y ade­más la ma­yo­ría de ellos pueden in­te­grar a to­da la fa­mi­lia.

¿QUÉ OB­TIE­NEN DE LOS DE­POR­TES LOS ADO­LES­CEN­TES?

Cual­quier per­so­na sa­na ob­tie­ne be­ne­fi­cios de prac­ti­car ejer­ci­cio fí­si­co re­gu­lar pe­ro en el ca­so de los ado­les­cen­tes que es­tán en ple­na for­ma­ción tan­to fí­si­ca co­mo in­te­lec­tual y emo­cio­nal, esos be­ne­fi­cios son aún ma­yo­res: •Me­jo­ra la salud. Ha­cer de­por- te con re­gu­la­ri­dad ayu­da a que su co­ra­zón, su sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, sus hue­sos y su sis­te­ma san­guí­neo fun­cio­nen me­jor. Ade­más pre­vie­ne el so­bre­pe­so y la obe­si­dad y las en­fer­me­da­des aso­cia­das con ellos. • Me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo. Cuan­do se hace ejer­ci­cio, el or­ga­nis­mo li­be­ra unas sus­tan­cias lla­ma­das en­dor­fi­nas que nos ha­cen es­tar más fe­li­ces y po­si­ti­vos. Con esa ac­ti­tud men­tal es mu­cho más fá­cil en­ca­rar las di­fi­cul­ta­des del día, tam­bién pa­ra los ado­les­cen­tes. •Me­jo­ra el des­can­so. El ejer­ci­cio re­gu­lar hace que se duer­ma me­jor, y eso tam­bién ayu­da mu­cho pa­ra la salud fí­si­ca y men­tal de chi­cos y chi­cas. • Pre­ven­ción del con­su­mo de sus­tan­cias. Los chi­cos y chi­cas que prac­ti­can de­por­tes tie­nen me­nor ten­den­cia al con­su­mo de al­cohol, ta­ba­co o dro­gas. •Apren­den dis­ci­pli­na. La prác­ti

ca de de­por­tes en­se­ña a los chi­cos la im­por­tan­cia de las nor­mas. Cuan­do se tra­ta de de­por­tes de equi­po, chi­cos y chi­cas apren­den ade­más la im­por­tan­cia de la co­la­bo­ra­ción y del tra­ba­jo en gru­po. To­do es­to es fun­da­men­tal pa­ra su for­ma­ción. •Me­jo­ra la au­to­es­ti­ma. In­clu­so en ado­les­cen­tes que tie­nen al­gún pro­ble­ma de in­te­gra­ción, la prác­ti­ca de­por­ti­va ayu­da a me­jo­rar su au­to­es­ti­ma. • Re­du­ce el tiem­po de ocio se­den­ta­rio. Si de­di­can una par­te de su tiem­po a prac­ti­car un de­por­te, re­du­cen las ho­ras de­di­ca­das a otras for­mas de ocio se­den­ta­rio co­mo los jue­gos en la compu­tado­ra, etc…

Ya lle­gó el buen cli­ma in­di­ca el si­tio

abou­tes­pa­nol.com y con eso se acre­cien­tan las opor­tu­ni­da­des pa­ra com­par­tir con los más cer­ca­nos las bon­da­des de nues­tros pai­sa­jes. Con ello la po­si­bi­li­dad de ha­cer de­por­tes al ai­re li­bre.

¿CÓ­MO DE­BE SER LA PRÁC­TI­CA DE DE­POR­TES EN VE­RANO?

La ma­yo­ría de los ado­les­cen­tes sue­len prac­ti­car de­por­tes, más o me­nos com­pe­ti­ti­vos, du­ran­te el pe­rio­do es­co­lar. Pe­ro el ve­rano nos per­mi­te otro tipo de prác­ti­ca de­por­ti­va mu­cho más lú­di­ca o fa­mi­liar.

Lo ideal es ele­gir aque­llos de­por- tes que pueden prac­ti­car todos los miem­bros de la fa­mi­lia jun­tos. De­be­re­mos im­po­ner unas nor­mas que pue­dan ser se­gui­das por todos, in­clu­so si en la fa­mi­lia hay her­ma­nos más pe­que­ños. Lo ideal es prac­ti­car­los al ai­re li­bre pa­ra apro­ve­char los me­ses en los que el tiem­po me­teo­ro­ló­gi­co per­mi­te es­tar fue­ra de los re­cin­tos ce­rra­dos.

¿QUÉ DE­POR­TES SON LOS ADE­CUA­DOS PA­RA EL VE­RANO?

•Natación. Es el de­por­te ve­ra

nie­go por ex­ce­len­cia, en la piscina o en la pla­ya. Es re­co­men­da­ble que a par­tir de los cua­tro años los ni­ños apren­dan a na­dar. Se tra­ta de un de­por­te muy com­ple­to y ade­cua­do pa­ra to­das las eda­des. To­da la fa­mi­lia pue­de dis­fru­tar del agua. Pe­ro ase­gu­ré­mo­nos siem­pre de la se­gu­ri­dad, de que todos sa­ben na­dar y de no obli­gar a ex­ce­si­vos es­fuer­zos a los miem­bros más jó­ve­nes de la fa­mi­lia. •Ci­clis­mo. Aun­que el ci­clis­mo de com­pe­ti­ción no se re­co­mien­da a chi­cos o chi­cas por de­ba­jo de los 17 años cuan­do sus or­ga­nis­mos es­tán ya for­ma­dos, an­dar en bi­ci es una de las co­sas más di­ver­ti­das y sa­lu­da­bles. Es im­por­tan­te que todos lle­ven cas­co, que el pa­seo sea por un lu­gar se­gu­ro y re­vi­sar que las bi­ci­cle­tas es­tán en per­fec­to es­ta­do pa­ra no lle­var­se sor­pre­sas. • Fút­bol. Lo que en el res­to de Amé­ri­ca se co­no­ce co­mo fút­bol y que en Es­ta­dos Uni­dos se lla­ma soc­cer es otro de esos de­por­tes a los que to­da la fa­mi­lia pue­de ju­gar. Po­de­mos ser ima­gi­na­ti­vos y for­mar los equi­pos se­gún las per­so­nas con las que con­te­mos pa­ra ju­gar: cua­tro o cin­co por equi­po ya per­mi­ten ju­gar un di­ver­ti­do par­ti­do de fút­bol. • Sen­de­ris­mo. An­dar por el cam­po o la mon­ta­ña es otra de esas ac­ti­vi­da­des idea­les pa­ra ha­cer en fa­mi­lia. Es im­por­tan­te a la ho­ra de ele­gir una ru­ta que ten­ga­mos en cuen­ta las eda­des y la re­sis­ten­cia de todos los miem­bros de la fa­mi­lia. Que nos ocu­pe­mos de que el cal­za­do sea el ade­cua­do, de lle­var agua y de avi­sar siem­pre de dón­de va­mos a es­tar. •Te­nis. Otro de los de­por­tes per­fec­tos pa­ra el ve­rano por­que du­ran­te ese tiem­po po­de­mos prac­ti­car­lo al ai­re li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.