Se­gun­da vuel­ta, la ma­dre de to­das las ba­ta­llas pa­ra la de­re­cha

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Dr. Ro­dri­go Es­pa­ña. Di­rec­tor Es­cue­la de Cien­cia Po­lí­ti­ca, U. Cen­tral

Hay tres gran­des ti­pos de aná­li­sis por ha­cer a par­tir de los re­sul­ta­dos de la jor­na­da elec­to­ral del 19 de no­viem­bre pa­sa­do: el pri­me­ro di­ce re­la­ción con la con­tien­da pre­si­den­cial, el se­gun­do es­tá aso­cia­do con las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y, por úl­ti­mo, el aná­li­sis de los efec­tos del nue­vo sis­te­ma elec­to­ral. En es­ta opor­tu­ni­dad nos cen­tra­re­mos en el pri­me­ro de es­tos y en par­ti­cu­lar en el im­pac­to de los re­sul­ta­dos en los par­ti­dos po­lí­ti­cos, las coa­li­cio­nes y la con­fi­gu­ra­ción de los co­man­dos elec­to­ra­les pa­ra la se­gun­da vuel­ta.

Has­ta ho­ras an­tes de co­no­cer los re­sul­ta­dos de las re­cien­tes elec­cio­nes, gran par­te de las en­cues­tas y los ana­lis­tas po­lí­ti­cos – in­clu­yén­do­me–, pro­nos­ti­cá­ba­mos un cla­ro y fá­cil triun­fo de Pi­ñe­ra y un muy di­fí­cil es­ce­na­rio pa­ra Gui­ller en la se­gun­da vuel­ta. El ba­lo­ta­je se­ría un me­ro trá­mi­te y se re­pe­ti­ría lo de Ba­che­let en 2013. Nos equi­vo­ca­mos, y to­do pa­re­ce in­di­car que es­ta se­gun­da vo­ta­ción se­rá una de las más difíciles de pre­de­cir, así co­mo una de las más emo­cio­nan­tes.

Si bien Pi­ñe­ra ob­tu­vo cer­ca de 14 pun­tos por­cen­tua­les de ven­ta­ja so­bre Gui­ller –lo que en un es­ce­na­rio “nor­mal” se­ría una di­fe­ren­cia di­fí­cil de re­mon­tar–, el ex pre­si­den­te no lo­gró ni tras­pa­sar la ba­rre­ra del 40%, ni su­pe­rar la su­ma­to­ria de los vo­tos de Gui­ller con Sán­chez y, lo más com­ple­jo, aun­que su­me los vo­tos de Kast, la de­re­cha no so­bre­pa­sa­ría el 45%. Por lo tan­to, Pi­ñe­ra ne­ce­si­ta, al me­nos, un 5% del elec­to­ra­do que no es­tá en su sec­tor.

La es­tra­te­gia de bus­car el vo­to DC tam­po­co es so­lu­ción a es­te pro­ble­ma. Es­te par­ti­do no al­can­zó el 6% de la vo­ta­ción en las pre­si­den­cia­les y los triun­fa­do­res en las par­la­men­ta­rias es­tán más com­pro­me­ti­dos con el pro­yec­to de la cen­tro-iz­quier­da. De ahí la es­tra­te­gia de Chi­le Va­mos de ac­ce­der al “cen­tro so­cial” fi­chan­do a Os­san­dón, quien pú­bli­ca­men­te no es el me­jor ami­go de Pi­ñe­ra, pe­ro que le pue­de ayu­dar en es­te desafío.

En lo in­me­dia­to, el se­na­dor de RN lo­gró im­po­ner al­gu­nas con­di­cio­nes pro­gra­má­ti­cas que, has­ta an­tes de las elec­cio­nes, eran im­pen­sa­bles y que es­tán más cer­ca­nas a la can­di­da­tu­ra ad­ver­sa­ria: la am­plia­ción de la gra­tui­dad en la edu­ca­ción su­pe­rior y el cam­bio de la cues­tio­na­da Ley de Pes­ca. Con es­to, ade­más, Os­san­dón for­ta­le­ce su li­de­raz­go al in­te­rior de Chi­le Va­mos y le per­mi­te pro­yec­tar­se me­jor que lo que es­ta­ba sien­do des­pués de las pri­ma­rias del sec­tor. El pro­ble­ma de es­ta es­tra­te­gia es que se pue­de pro­du­cir una fu­ga de vo­tos des­de el sec­tor más du­ro de la de­re­cha que vo­tó por Kast, lo que pue­de leer­se des­de ahí co­mo una iz­quier­di­za­ción de la cam­pa­ña de Pi­ñe­ra.

Lo que an­tes era una ca­rre­ra ga­na­da pa­ra el ex pre­si­den­te, hoy es la ma­dre de to­das ba­ta­llas y el re­sul­ta­do aún es in­cier­to.

“Si bien Pi­ñe­ra ob­tu­vo cer­ca de 14 pun­tos por­cen­tua­les de ven­ta­ja so­bre Gui­ller –lo que en un es­ce­na­rio “nor­mal” se­ría una di­fe­ren­cia di­fí­cil de re­mon­tar–, el ex pre­si­den­te no lo­gró ni tras­pa­sar la ba­rre­ra del 40%”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.