Más de 300 adul­tos ma­yo­res de Tu­ca­pel se fue­ron a las ter­mas

En el re­cin­to tu­rís­ti­co de Ma­lle­co, los abue­li­tos dis­fru­ta­ron de dis­tin­tas te­ra­pias de re­la­ja­ción, en una ini­cia­ti­va que bus­ca me­jo­rar la sa­lud in­te­gral de la ter­ce­ra y cuar­ta edad.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - DESARROLLO -

So­fía Que­za­da es una ve­ci­na de Pol­cu­ra que per­te­ne­ce al Club de Adul­to Ma­yor "El Es­fuer­zo". Ella tie­ne una ar­tri­tis de­cla­ra­da, su­fre de mu­chos do­lo­res y do­len­cias que ade­más de los hue­sos, afec­tan tam­bién su piel.

Así co­mo So­fía, otros 314 adul­tos ma­yo­res de 11 clu­bes de la co­mu­na de Tu­ca­pel, en la Pro­vin­cia del Bio­bío, acep­ta­ron la in­vi­ta­ción de su Mu­ni­ci­pa­li­dad pa­ra dis­fru­tar un día de re­crea­ción y te­ra­pia en las Ter­mas de Ma­lle­co (ex Ter­mas de Tol­hua­ca), re­gión de La Arau­ca­nía.

Lo me­jor de la in­vi­ta­ción es que el mu­ni­ci­pio fi­nan­cia el tras­la­do, la ali­men­ta­ción y el cos­to de ac­ce­so al cen­tro te­ra­péu­ti­co, por en­de no tie­ne cos­to pa­ra los cien­tos de be­ne­fi­cia­dos.

FO­MEN­TAR LAS AC­TI­VI­DA­DES SO­CIA­LES

Jai­me Ve­lo­so Ja­ra, al­cal­de de Tu­ca­pel, des­ta­có que es­ta ini­cia­ti­va na­ce con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción de los adul­tos ma­yo­res en clu­bes, pues así ellos pue­den op­tar a es­te ti­po de be­ne­fi­cios que re­sul­tan po­si­ti­vos pa­ra su sa­lud. Y agre­gó que el mu­ni­ci­pio tam­bién les apo­ya con pro­gra­mas de tras­la­dos a cen­tros de sa­lud y tie­ne un cen­tro ge­riá­tri­co con nu­me­ro­sos es­pe­cia­lis­tas a su ser­vi­cio.

Ve­lo­so ex­pli­có que, “ade­más de los es­fuer­zos en be­ne­fi­cios de la sa­lud, es­tas po­lí­ti­cas mu­ni­ci­pa­les bus­can fo­men­tar la so­cia­li­za­ción y evi­tar la so­le­dad de los in­te­gran­tes de es­te gru­po etá­reo que re­pre­sen­ta el 34 por cien­to de la po­bla­ción co­mu­nal”.

PAR­TI­CI­PAN­TES

El pri­mer via­je, rea­li­za­do el miér­co­les 22 de no­viem­bre, per­mi­tió dis­fru­tar de un día gra­tui­to en las ter­mas a los adul­tos ma­yo­res de los clu­bes "El Es­fuer­zo" y "Los Bue­nos Mu­cha­chos" de Pol­cu­ra.

Des­de esa fe­cha y has­ta el miér­co­les 29 via­ja­rán los clu­bes Pa­dre Al­ber­to Hur­ta­do de Hué­pil, Juan Pa­blo Se­gun­do de Hué­pil, Sur­cos de mi Tie­rra de Hué­pil, Re­na­cer de Hué­pil, Los Pen­sa­mien­tos de Tu­ca­pel, La­go de los Cis­nes de Tru­pán, San Juan Bau­tis­ta de Tru­pán, El Des­per­tar de Vi­lla Ras­tro­jos, Ga­brie­las 2008, Cen­tro de Aten­ción de Día e in­te­gran­tes del pro­gra­ma Víncu­los.

INI­CIA­TI­VA CON SEN­TI­DO

Pa­ra So­fía Que­za­da, in­te­gran­te del gru­po "El Es­fuer­zo" de Pol­cu­ra, es­ta es una gra­ta in­vi­ta­ción que la ayu­da a sa­lir de la ru­ti­na.

"Es­to es al­go ma­ra­vi­llo­so que en reali­dad es un regalo de nues­tro al­cal­de pa­ra que los vie­ji­tos sal­ga­mos a dis­traer­nos, por­que en mu­chos ca­sos es la úni­ca po­si­bi­li­dad que te­ne­mos de sa­lir fue­ra de la co­mu­na y es al­go for­mi­da­ble pa­ra to­dos no­so­tros", des­ta­có.

De he­cho, pa­ra las di­fe­ren­tes do­len­cias re­la­cio­na­das con los hue­sos, los múscu­los o la piel, las aguas ter­ma­les pue­den ser un gran alia­do a la ho­ra de ali­viar­las y es al­go que ha que­ri­do fo­men­tar la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Tu­ca­pel con es­ta ini­cia­ti­va.

BE­NE­FI­CIOS DE LAS AGUAS TER­MA­LES

Las aguas ter­ma­les tie­nen nu­me­ro­sas pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas gra­cias a su tem­pe­ra­tu­ra y a la exis­ten­cia de di­fe­ren- tes sus­tan­cias mi­ne­ra­les en su com­po­si­ción. El agua ter­mal ema­na a la su­per­fi­cie con una tem­pe­ra­tu­ra cin­co gra­dos cen­tí­gra­dos más al­ta que la tem­pe­ra­tu­ra me­dia anual del lu­gar don­de nos en­con­tre­mos, que con­tie­ne mi­ne­ra­les con ca­rac­te­rís­ti­cas te­ra­péu­ti­cas de­bi­do a los dis­tin­tos pro­ce­sos bio­ló­gi­cos y geo­ló­gi­cos. Ade­más, son tam­bién mi­ne­ro­me­di­ci­na­les, pe­ro no to­das las aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les son ter­ma­les ya que exis­ten aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les frías.

Las aguas ter­ma­les se uti­li­zan prin­ci­pal­men­te en el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias (co­mo ar­tri­tis o bur­si­tis), mus­cu­la­res ( prin­ci­pal­men­te las reu­má­ti­cas) y der­ma­to­ló­gi­cas ( pso­ria­sis, eri­te­mas). Sin ol­vi­dar los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos. To­dos es­tos tra­ta­mien­tos son muy re­que­ri­dos por los adul­tos ma­yo­res es­pe­cial­men­te.

En las pa­to­lo­gías in­fla­ma­to­rias, es­te ti­po de aguas pro­du­cen un efec­to de re­la­ja­ción, una dis­mi­nu­ción del ca­lor in­terno y una me­jo­ría de la mo­vi­li­dad, lo que per­mi­ti­rá re­du­cir el do­lor.

Pa­ra los múscu­los, la des­gra­vi­ta­ción pro­du­ci­da por el agua ayu­da a que se li­be­ren las ar­ti­cu­la­cio­nes so­me­ti­das a es­trés por el pe­so cor­po­ral, re­la­jan­do la mus­cu­la­tu­ra de la zo­na y dis­mi­nu­yen­do las con­trac­tu­ras.

Ade­más, el efec­to re­la­jan­te y des­con­trac­tu­ran­te de la tem­pe­ra­tu­ra au­men­ta el efec­to te­ra­péu­ti­co. La pa­to­lo­gía muscu­lo- es­que­lé­ti­ca más tra­ta­da en las ins­ta­la­cio­nes ter­ma­les es el reu­ma­tis­mo, don­de se lo­gra mi­ni­mi­zar el do­lor, la in­fla­ma­ción y las con­trac­tu­ras; me­jo­ran­do la mo­vi­li­dad. En cuan­to a la es­té­ti­ca, es­tas aguas per­mi­ten la li­be­ra­ción de to­xi­nas, la lim­pie­za de la piel y de las mu­co­sas.

"ES­TO ES AL­GO MA­RA­VI­LLO­SO PA­RA QUE LOS VIE­JI­TOS SAL­GA­MOS A DIS­TRAER­NOS, por­que en mu­chos ca­sos es la úni­ca po­si­bi­li­dad que te­ne­mos de sa­lir fue­ra de la co­mu­na y es al­go for­mi­da­ble pa­ra to­dos no­so­tros". SO­FÍA QUE­ZA­DA.

314 ADUL­TOS MA­YO­RES de 11 clu­bes de la co­mu­na de Tu­ca­pel, acep­ta­ron la in­vi­ta­ción pa­ra dis­fru­tar un día de re­crea­ción y te­ra­pia en las ter­mas de Ma­lle­co.

EL MU­NI­CI­PIO FI­NAN­CIA el tras­la­do, la ali­men­ta­ción y el cos­to de ac­ce­so al cen­tro te­ra­péu­ti­co pa­ra los cien­tos de be­ne­fi­cia­dos.

LA INI­CIA­TI­VA BUS­CA fo­men­tar la so­cia­li­za­ción y evi­tar la so­le­dad de los in­te­gran­tes de es­te gru­po eta­rio que re­pre­sen­ta el 34% de la po­bla­ción co­mu­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.