Tesla Se­mi, el ca­mión eléc­tri­co y fu­tu­ris­ta

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - TECNOLOGÍA -

El ca­mión es uno de los ele­men­tos mí­ti­cos del sue­ño ame­ri­cano. Los que cru­zan al vo­lan­te de la­do a la­do, de mar a mar, son unos per­so­na­jes ve­ne­ra­dos den­tro del ima­gi­na­rio po­pu­lar.

Ti­pos ru­dos de jeans gas­ta­dos y ca­mi­se­ta de ti­ran­tes, po­co sue­ño y que pasan las no­ches en ho­te­les. Afe­rra­dos a su ca­bi­na to­can la bo­ci­na pa­ra ad­ver­tir que es­tán al otro la­do de la pen­dien­te en una cur­va ce­rra­da.

El ci­ne les ha ren­di­do tri­bu­to. Los fa­bri­can­tes los mi­man, son los que lle­van las mer­can­cías: be­bi­das, ani­ma­les, mue­bles, au­tos, ali­men­tos, ma­te­ria­les.

Se­gún la in­for­ma­ción re­co­pi­la­da por el dia­rio ‘El País’ de Es­pa­ña, Tesla, fa­bri­can­te es­pe­cia­li­za­do en ener­gía lim­pia, quie­re cam­biar es­ta ima­gen pa­ra siem­pre con Se­mi.

La fá­bri­ca de Elon Musk estrena un nue­vo ti­po de ca­mión, tam­bién eléc­tri­co, con una ca­bi­na y di­se­ño que re­cuer­dan al Mo­del 3, el co­che cu­yas pri­me­ras uni­da­des co­men­za­ron a ro­dar a fi­na­les de ju­lio.

El Se­mi se pue­de re­ser­var ya pa­ra re­ci­bir las pri­me­ras uni­da­des en 2019 y pre­su­me de una au­to­no­mía de has­ta 800 ki­ló­me­tros le­jos del en­chu­fe.

CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DEL CA­MIÓN

Des­pués de ha­cer au­tos eléc­tri­cos, ba­te­rías de al­ma­ce­na­mien­to pa­ra el ho­gar y te­chos so­la­res, Tesla en­tra en el trans­por­te de mer­can­cías des­ve­lan­do su vi­sión pa­ra es­te clá­si­co. Des­de la em­pre­sa sos­tie­nen que se­rá una ex­pe­rien­cia me­jor pa­ra los con­duc­to­res, más se­gu­ra y con un cos­te me­nor.

La ca­bi­na se ale­ja por com­ple­to de lo ha­bi­tual. Al no te­ner el mo­tor en el fren­te, ni el tan­que de dié­sel de­trás, se apro­ve­cha me­jor el es­pa­cio. El re­sul­ta­do es un ha­bi­tácu­lo am­plio con el asien­to del con­duc­tor en el cen­tro. Ase­gu­ran que no es ne­ce­sa­rio ha­cer nin­gún cam­bio en el es­ti­lo de con­duc­ción y que a cam­bio se ga­na vi­si­bi­li­dad.

De­trás del con­duc­tor, li­ge­ra­men­te es­co­ra­do a la iz­quier­da se si­túa un asien­to pa­ra el acom­pa­ñan­te. El in­te­rior es más aus­te­ro que el de los Tesla de al­ta ga­ma, muy cer­cano al Mo­del 3, y con la sen­sa­ción de es­tar en una sui­te si se com­pa­ra con lo ha­bi­tual en el sec­tor.

A am­bos la­dos del asien­to, que se ajus­ta au­to­má­ti­ca­men­te al con­duc­tor, se en­cuen­tran dos pan­ta­llas, si­mi­la­res a las del Mo­del 3. El fron­tal tam­bién re­cuer­da al más mo­des­to de sus vehícu­los.

TEC­NO­LO­GÍA Y APA­RIEN­CIA

Y no hay mar­chas. La ace­le­ra­ción y freno se pro­du­ce en­te­ra­men­te en los pe­da­les. El ca­mión no es au­tó­no­mo, ni se­mi­au­tó­no­mo, co­mo les gus­ta eti­que­tar a sus co­ches en Tesla, pe­ro sí cuen­ta con un gran nú­me­ro de sen­so­res y cá­ma­ras en ca­si to­do el fron­tal, la­te­ral y par­te tra­se­ra. To­do ha­ce pre­sa­giar que, con el tiem­po, y la le­gis­la­ción adap­ta­da, po­dría ser téc­ni­ca­men­te una po­si­bi­li­dad real.

El an­cla­je de­trás de la ca­bi­na per­mi­te di­fe­ren­tes ti­pos de re­mol­que, pe­ro no die­ron de­ta­lles so­bre su com­pa­ti­bi­li­dad con los de Eu­ro­pa, por ejem­plo. Lla­ma la aten­ción que, a pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce muy ba­jo. Des­de Tesla acla­ran que se adap­ta au­to­má­ti­ca­men­te y que es im­por­tan­te que va­ya lo más ae­ro­di­ná­mi­co po­si­ble pa­ra man­te­ner la efi­cien­cia.

Ca­da rue­da tra­se­ra, cua­tro en to­tal, cuen­ta con un mo­tor y to­da la su­per­fi­cie es una pla­ta­for­ma eléc­tri­ca, co­mo en los co­ches. Otro pun­to a fa­vor, sin to­da­vía co­no­cer el pre­cio o la fe­cha de sa­li­da, es­tá en la pro­me­sa de una ma­yor vi­da útil. El vehícu­lo más ba­ra­to de Tesla, en el que se ins­pi­ra, tie­ne un pre­cio de ini­cial de 30.000 dó­la­res y sus uni­da­des se es­tán en­tre­gan­do con cuen­ta­go­tas.

EFI­CIEN­CIA, SE­GU­RI­DAD Y PRI­MER CLIEN­TE

Se­gún el fa­bri­can­te los fre­nos re­ge­ne­ra­ti­vos, su­ma­do a la ace­le­ra­ción y de­sa­ce­le­ra­ción más sua­ve, alar­gan su tiem­po so­bre el as­fal­to. Con­tar con me­nos par­tes mó­vi­les que un ca­mión con dié­sel ha­ce que el man­te­ni­mien­to sea más ba­ra­to.

El ca­mión es­tá pen­san­do, co­mo to­dos sus vehícu­los, pa­ra es­tar siem­pre co­nec­ta­do a In­ter­net. En es­ta oca­sión lo ha­ce tam­bién con la in­ten­ción de su­mar­se a una flo­ta pa­ra po­der se­guir en re­mo­to la ru­ta y co­no­cer en to­do mo­men­to dón­de es­tá la mer­can­cía. Al­go que has­ta aho­ra se de­ja en ma­nos de ter­ce­ros, pe­ro no del pro­pio fa­bri­can­te.

Un úl­ti­mo as­pec­to di­fe­ren­cial es­tá en la puer­ta. Abre al con­tra­rio de lo ha­bi­tual, lo ha­ce por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad. El con­duc­tor y tri­pu­lan­te tie­nen tres pel­da­ños y dos ba­rras de aga­rre pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes.

Wal­mart, el gran gi­gan­te del co­mer­cio en Es­ta­dos Uni­dos, hi­zo su­bir la ac­ción al anun­ciar que pro­ba­rá es­te vehícu­lo co­mo par­te de su flo­ta.

La má­qui­na con­ta­rá con cua­tro mo­to­res y se pue­de re­ser­var ya pa­ra re­ci­bir las pri­me­ras uni­da­des en 2019. Pre­su­me de una au­to­no­mía de has­ta 800 ki­ló­me­tros le­jos del en­chu­fe.

LLA­MA LA ATEN­CIÓN que, a pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce muy ba­jo. Des­de Tesla acla­ran que se adap­ta au­to­má­ti­ca­men­te y que es im­por­tan­te que va­ya lo más ae­ro­di­ná­mi­co po­si­ble pa­ra man­te­ner la efi­cien­cia.

DES­PUÉS DE HA­CER AU­TOS ELÉC­TRI­COS, ba­te­rías de al­ma­ce­na­mien­to pa­ra el ho­gar y te­chos so­la­res, Tesla en­tra en el trans­por­te de mer­can­cías des­ve­lan­do su vi­sión pa­ra es­te clá­si­co.

LA CA­BI­NA se ale­ja por com­ple­to de lo ha­bi­tual. Al no te­ner el mo­tor en el fren­te, ni el tan­que de dié­sel de­trás, se apro­ve­cha me­jor el es­pa­cio.

EL CA­MIÓN es­tá pen­san­do, co­mo to­dos sus vehícu­los, pa­ra es­tar siem­pre co­nec­ta­do a In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.