Cri­sis de iden­ti­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Max Co­lo­dro. Es­cue­la de Pe­rio­dis­mo U. Adol­fo Ibá­ñez

El he­cho no tie­ne pre­ce­den­tes: un go­bierno y una pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca que no lo­gran ocul­tar su ale­gría an­te la de­ba­cle elec­to­ral de su coa­li­ción y el enor­me avan­ce de un blo­que opo­si­tor. En ri­gor, ese ha si­do el es­ta­do de áni­mo que des­de ha­ce una se­ma­na irra­dia La Mo­ne­da: una vi­si­ble sa­tis­fac­ción por el re­sul­ta­do ob­te­ni­do por el Fren­te Am­plio y su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, pre­sen­tán­do­los in­clu­so co­mo un “triun­fo” de Mi­che­lle Ba­che­let.

La Nue­va Ma­yo­ría su­frió una de­rro­ta his­tó­ri­ca, con­se­cuen­cia inevi­ta­ble de una ges­tión de go­bierno que ha ex­hi­bi­do los ni­ve­les más al­tos de des­apro­ba­ción des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia. Sin ir más le­jos, en la con­tien­da pre­si­den­cial Ale­jan­dro Gui­llier y Ca­ro­li­na Goic -los can­di­da­tos que en­car­na­ron la con­ti­nui­dad- no su­ma­ron si­quie­ra el 29% ob­te­ni­do por Eduar­do Frei en la elec­ción de 2009. En el ám­bi­to par­la­men­ta­rio el fra­ca­so no fue me­nor: en la elec­ción de dipu­tados la Nue­va Ma­yo­ría ha­bía ob­te­ni­do en 2013 un 47,7%. Ha­ce una se­ma­na, en cam­bio, la coa­li­ción de cen­troiz­quier­da ( in­clui­do el pac­to DC) al­can­zó ape­nas el 34,7%, trans­for­mán­do­se en la ma­yor des­truc­ción de po­der elec­to­ral del sec­tor des­de 1990. ¿ Qué ló­gi­ca pu­do lle­var en­ton­ces al go­bierno y a Mi­che­lle Ba­che­let a con­gra­tu­lar­se de es­te “triun­fo”? Muy sim­ple: considerar que la vo­ta­ción del Fren­te Am­plio, en la me­di­da en que re­pre­sen­ta a un sec­tor con vo­ca­ción trans­for­ma­do­ra, pue­de ser con­si­de­ra­da me­cá­ni­ca­men­te co­mo un im­plí­ci­to res­pal­do a la ac­tual agen­da de re­for­mas. La su­ma de las fuer­zas “pro­gre­sis­tas” se­ría en de­fi­ni­ti­va lo que ale­gra a La Mo­ne­da, una lec­tu­ra no so­lo bur­da y opor­tu­nis­ta de los re­sul­ta­dos, sino que tam­bién des­co­no­ce la na­tu­ra­le­za del fe­nó­meno po­lí­ti­co que en­car­na el blo­que emergente.

Lo que el go­bierno ce­le­bra co­mo triun­fo pro­pio, es la con­so­li­da­ción de una fuer­za que bus­ca ocu­par el es­pa­cio his­tó­ri­co de la cen­troiz­quier­da, es de­cir, del blo­que con el que Ba­che­let ha go­ber­na­do. Des­de su pri­mer res­pi­ro, los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos que cons­ti­tu­yen el FA no han mos­tra­do nin­gu­na am­bi­güe­dad: ja­más han vis­to a la NM co­mo po­ten­cial alia­do es­tra­té­gi­co, sino co­mo un ad­ver­sa­rio po­lí­ti­co al que se de­be re­em­pla­zar. La fuer­za emergente ha si­do siem­pre con­sis­ten­te en su crí­ti­ca a la agen­da re­for­ma­do­ra de Ba­che­let y, so­bre to­do, en su con­vic­ción de que el blo­que go­ber­nan­te jun­to a la cen­tro­de­re­cha son par­te del mis­mo “duo­po­lio” que lle­va 30 años ad­mi­nis­tran­do el mo­de­lo im­pues­to por la dic­ta­du­ra.

Con el re­sul­ta­do elec­to­ral del do­min­go pa­sa­do, Ale­jan­dro Gui­llier y la Nue­va Ma­yo­ría que­da­ron en el peor de los mun­dos: for­za­dos a se­du­cir a un con­jun­to de ac­to­res que los des­pre­cia, y que no tie­ne ne­ce­si­dad de ha­cer con­ce­sio­nes, ya que ga­ne quien ga­ne en di­ciem­bre se­rán opo­si­to­res al nue­vo go­bierno. En ca­so de triun­far Gui­llier, la úni­ca agen­da le­gis­la­ti­va­men­te via­ble se­rá la del FA, cu­yos 20 dipu­tados se con­ver­ti­rán en la lla­ve pa­ra via­bi­li­zar o ha­cer caer cual­quier ini­cia­ti­va de go­bierno. Así, pue­de afir­mar­se que el pro­ce­so de “re­em­pla­zo” de la ac­tual alian­za de cen­troiz­quier­da dio el do­min­go pa­sa­do un pa­so de­ci­si­vo, un gi­ro cla­ve ha­cia es­te nue­vo ci­clo que, en­tre otras co­sas, tie­ne co­mo con­tra­par­ti­da la muer­te len­ta de la DC.

La con­fir­ma­ción de que es­te cam­bio de es­ce­na­rio ya se ha pues­to en mar­cha es lo que tie­ne a La Mo­ne­da ver­da­de­ra­men­te di­cho­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.