PSU bue­na o ma­la es lo que hay

“Na­die pue­de ase­gu­rar que el pen­sa­mien­to de los que rinden la PSU pue­de ser trans­cri­to a un pa­pel. Es de­cir, no sa­be­mos si pien­sa y si lo ha­ce, no sa­be­mos si sa­be ex­pre­sar­lo”.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es­te lu­nes más de 295 mil per­so­nas co­men­za­ron a ren­dir la Prue­ba de Se­lec­ción Uni­ver­si­ta­ria, un fil­tro ob­so­le­to que ni si­quie­ra nos per­mi­te sa­ber si nues­tros es­tu­dian­tes ra­zo­nan.

Es más, en­tre al­ter­na­ti­vas, na­die pue­de ase­gu­rar que el pen­sa­mien­to de los que rinden la PSU pue­de ser trans­cri­to a un pa­pel. Es de­cir, no sa­be­mos si pien­sa y si lo ha­ce, no sa­be­mos si sa­be ex­pre­sar­lo. Por eso en otros paí­ses es­cri­ben en­sa­yos pa­ra pos- tu­lar a la uni­ver­si­dad.

Otra idea que se nos vie­ne a la ca­be­za es que los alum­nos, pe­se a que lo he­mos ha­bla­do mil ve­ces, no se jue­gan la vi­da en un so­lo test y aquí ya no es cul­pa del sis­te­ma, ni de la edu­ca­ción ni de los po­lí­ti­cos, aquí es nues­tra cul­pa al pre­sio­nar de esa for­ma a un ni­ño y ni­ña ( la gran ma­yo­ría vie­ne sa­lien­do de cuar­to me­dio) que pa­re­ce adul­to y adul­ta, pe­ro que en ri­gor es­tán en una de las eta­pas com­pli­ca­das de la vi­da, co­mo es sa­lir de la ado­les­cen­cia pa­ra en­trar a la ju­ven­tud.

La ne­ce­si­dad, sin ló­gi­ca ra­zo­na­ble, de que­rer que una per­so­na se jue­gue la vi­da en una prue­ba ca­re­ce de to­do sen­ti­do, más cuan­do los ín­di­ces de de­ser­ción del pri­mer año de edu­ca­ción su­pe­rior ava­lan to­das es­tas ra­zo­nes.

Otro pun­to im­por­tan­te es pre­sio­nar sin sa­ber qué es real­men­te lo que aman nues­tros hi­jos e hi­jas a tal pun­to que mu­chos rinden la prue­ba pa­ra sa­tis­fa­cer a los pa­dres y arries­gan su fe­li­ci­dad por no fa­llar a quie­nes, sa­ben, dan to­do por ellos y ellas.

No se tra­ta de ha­cer que cam­bie la per­cep­ción de la vi­da, úni­ca­men­te us­ted sa­be lo que es bueno pa­ra su fa­mi­lia, se tra­ta de ayu­dar­le a amar a sus hi­jos sin pre­sio­nes, de dar­le más opor­tu­ni­da­des, por­que en el Chi­le de hoy, eso se pue­de. Los jó­ve­nes pue­den te­ner más opor­tu­ni­da­des que ju­gar­se la vi­da en la PSU.

Hoy hay gra­tui­dad, hay be­cas, di­fe­ren­tes uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos de ca­li­dad y otros de du­do­sa ca­li­dad, pe­ro ahí es­tán.

Hoy no es­ta­mos en tiem­pos don­de só­lo ser abo­ga­do, mé­di­co o in­ge­nie­ro po­dría ha­cer de un es­tu­dian­te un hom­bre prós­pe­ro y exi­to­so en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, hoy es­ta­mos en el tiem­po de per- mi­tir la fe­li­ci­dad que es el úni­co ca­mino pa­ra ser gran­de.

En el Chi­le ac­tual, aquel que tra­ba­ja en lo que ama es una per­so­na prós­pe­ra que tie­ne bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca y que pue­de ayu­dar al cre­ci­mien­to de la fa­mi­lia, la co­mu­na, la pro­vin­cia, la re­gión y el país.

No que­re­mos más pro­fe­sio­na­les ce­san­tes que es­tu­dia­ron obli­ga­dos, mu­chos de ellos lle­nan pubs y se han con­ver­ti­do en un clien­te de jor­na­das in­ven­ta­das por el co­mer­cio co­mo los “happy hours”.

Es­cu­che a sus hi­jos, ha­ble con ellos, tra­te de en­ten­der­los. Re­cuer­de que us­ted tam­bién rin­dió la Prue­ba de Ac­ti­tud Aca­dé­mi­ca o el Ba­chi­lle­ra­to, pe­ro eran otros tiem­pos. La fe­li­ci­dad no es­tá en el éxi­to, sino en ha­cer lo que uno ama.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.