Die­go Ruiz ra­ti­fi­ca su pro­me­sa: se que­da en Ibe­ria

Mien­tras la gran ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros se fue­ron del equi­po, el “tan­que” fue con­se­cuen­te.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Por Vic­tor Contreras

Una vez ter­mi­na­do el par­ti­do con Ari­ca que es­ta­ble­ció la tra­ge­dia en los hin­chas ibe­ria­nos, Die­go Ruiz se com­por­tó co­mo el lí­der que siem­pre fue den­tro del ca­ma­rín. Pi­dió per­dón y di­jo que se que­da­ría pa­ra de­vol­ver a Ibe­ria al lu­gar que se me­re­ce. Dos se­ma­nas y me­dia des­pués vol­vió a re­pe­tir sus in­ten­cio­nes.

Co­mo aquel ca­pi­tán que no aban­do­na el bar­co en vías de nau­fra­gar, el ‘ Tan­que’ ha per­ma­ne­ci­do im­per­té­rri­to en la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Bio­bío, es­pe­ran­do el pró­xi­mo en­tre­na­mien­to pa­ra en­fren­tar el tor­neo de se­gun­da di­vi­sión, aun­que aún no hay na­da cla­ro del de­but o de las con­tra­ta­cio­nes.

En una en­tre­vis­ta con Dia­rio La Tri­bu­na, el ju­ga­dor ar­gen­tino ra­ti­fi­có su in­ten­ción de que­dar­se y con­ver­só so­bre te­mas de con­tin­gen­cia en el club azul­gra­na:

PER­MA­NEN­CIA EN EL CLUB

“Co­mo ya lo di­je, mi in­ten­ción es que­dar­me. Aho­ra hay que es­pe­rar cuá­les son las pau­tas del tor­neo de se­gun­da. Ya he ha­bla­do con la di­ri­gen­cia pa­ra que­dar­me y po­der lo­grar el as­cen­so”.

ÉXODO DE JU­GA­DO­RES Y DO­LOR POR EL DES­CEN­SO

“Des­pués de lo su­ce­di­do ha­blé muy po­co con los com­pa­ñe­ros, la ma­yo­ría ya se fue de la ciu­dad y no al­can­cé a te­ner mu­cho con­tac­to con ellos. En lo per­so­nal yo me que­do en Los Án­ge­les, aun­que aún se sien­te que fue un du­ro gol­pe y el sa­lir a la ca­lle y que la gen­te te pre­gun­te qué fue lo que pa­só, a uno lo ha­ce que vuel­van las imá­ge­nes de ese día a la men­te”.

“Con los que al­can­cé a ha­blar y que es­ta­ban muy do­li­dos por lo su­ce­di­do fue con Brau­lio Bae­za, Die­go Gui­di, Mi­guel Ji­mé­nez y Jua­ni­to Gu­tié­rrez”.

Ad­mi­tió que la ma­yo­ría de los ju­ga­do­res del plan­tel des­cen­di­do ya de­ja­ron la ciu­dad y que la res­pon­sa­bi­li­dad de la tra­ge­dia no re­cae en los di­ri­gen­tes, sino que en los ju­ga­do­res y el cuer­po téc­ni­co.

DIS­CUL­PAS PA­RA LA GEN­TE

“Una vez más quie­ro pe­dir dis­cul­pas y no me can­sa­ré de de­cir­lo por­que es lo que sien­to. Sé lo que su­frie­ron los hin­chas, pe­ro aho­ra te­ne­mos que te­ner la tran­qui­li­dad de que con mu­chas ga­nas po­dre­mos vol­ver a ver de nue­vo a Ibe­ria en la pri­me­ra B. Tu­ve reunión con di­ri­gen­tes y me hi­cie­ron sa­ber sus ga­nas de que yo si­ga”.

LA CUL­PA NO ES DE LOS DI­RI­GEN­TES

“Mu­chos ha­blan de que la cul­pa se tu­vo des­de la di­ri­gen­cia, pe­ro la ver­dad es que creo que la di­ri­gen­cia hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra que no su­ce­die­ra es­to. Tra­je­ron muy bue­nos ju­ga­do- res y un cuer­po téc­ni­co a la al­tu­ra. Los me­nos res­pon­sa­bles son los di­ri­gen­tes, sino que so­mos los ju­ga­do­res y el cuer­po téc­ni­co, no­so­tros so­mos los res­pon­sa­bles”.

PA­LA­BRA DE GO­LEA­DOR

“Si al­guien du­da de mi per­ma­nen­cia en Ibe­ria, de­bo de­cir­le que yo soy una per­so­na de pa­la­bra y que me voy a que­dar, siem­pre y cuan­do no ha­yan no­ve­da­des con el lí­mi­te de edad en la Se­gun­da Di­vi­sión ni tam­po­co el lí­mi­te de la pla­ni­lla. Es­toy es­pe­ran­do las pau­tas del tor­neo pa­ra con­ti­nuar ju­gan­do y de­vol­ver­le ale­grías a la gen­te”.

EL GO­LEA­DOR TRAS­AN­DINO su­frió co­mo un hin­cha el des­cen­so de Ibe­ria y hoy mi­ra el fu­tu­ro con las ga­nas de as­cen­der vis­tien­do la ca­mi­se­ta azul­gra­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.