Bio­bío Pro­vin­cia Ca­pi­tal

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te. Dipu­tado de La Re­pú­bli­ca

Hoy más que nun­ca de­be­mos re­cla­mar que se re­co­noz­ca el in­men­so apor­te que ha­ce­mos co­mo pro­vin­cia de Bio­bío a nues­tra re­gión. Siem­pre he­mos sos­te­ni­do que no fue una bue­na idea el dar­le a la Oc­ta­va Re­gión, el mis­mo nom­bre de nues­tra pro­vin­cia, es­to re­dun­dó en una per­ma­nen­te in­vi­si­bi­li­za­ción (¿in­vo­lun­ta­ria?) del enor­me, del mag­ní­fi­co apor­te que ha­ce­mos al­te­rri­to­rio en su con­jun­to.

Ha­blan­do so­bre el odio­so cen­tra­lis­mo con el ex mi­nis­tro de Ener­gía, Má­xi­mo Pa­che­co –me­dio en bro­ma y me­dio en se­rio– le de­cía­mos que si no eran con­si­de­ra­dos nues­tros apor­tes y mé­ri­tos, co­mo pro­vin­cia, va a lle­gar el día en que de­ci­da­mos ser in­de­pen­dien­tes, pe­ro no co­mo re­gión, sino co­mo país, ya que mé­ri­tos no nos fal­tan: te­ne­mos la más im­por­tan­te pro­duc­ción eléc­tri­ca del país, la más gran­de re­ser­va na­tu­ral de agua, so­mos la ca­pi­tal fo­res­tal de la na­ción, te­ne­mos una gran pro­duc­ción de ali­men­tos de to­do ti­po, pe­ro prin­ci­pal­men­te, nues­tra ri­que­za es que te­ne­mos un con­tin­gen­te hu­mano de mu­je­res y hom­bres, tra­ba­ja­do­res, em­pre­sa­rios, co­mer­cian­tes y pro­fe­sio­na­les, de pri­mer or­den. El coin­ci­día que es muy im­por­tan­te va­lo­ri­zar el apor­te de nues­tras pro­vin­cias, con una mi­ra­da des­cen­tra­li­za­do­ra.

Cree­mos que el pró­xi­mo go­bierno no pue­de sos­la­yar la ne­ce­si­dad de esa mi­ra­da tam­bién en nues­tra Oc­ta­va Re­gión, la Re­gión del Bio­bío. Por eso es el mo­men­to de de­jar en cla­ro nues­tros an­he­los.

De­fi­ni­ti­va­men­te re­cla­ma­mos pa­ra la Pro­vin­cia de Bio­bío, el es­ta­ble­ci­mien­to de va­rios ser­vi­cios y se­re­mis que no tie­nen nin­gu­na ra­zón pa­ra que no ten­gan sus ofi­ci­nas aquí. Me re­fie­ro a la Se­cre­ta­ría Re­gio­nal Mi­nis­te­rial de Agri­cul­tu­ra y la de Ener­gía, así co­mo las di­rec­cio­nes re­gio­na­les del Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo Agro­pe­cua­rio, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Aguas, la Di­rec­ción de Obras Hi­dráu­li­cas y la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal. Tam­bién exi­gi­mos una ofi­ci­na de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Re­ga­dío, pa­ra que nues­tros agri­cul­to­res no se que­den con el “ras­pa­do de la olla” de lo que de­ja Chi­llán.

En otro or­den de co­sas, tam­bién re­cla­ma­mos al me­nos una Sa­la Per­ma­nen­te de un Tri­bu­nal de Se­gun­da Ins­tan­cia en nues­tra pro­vin­cia. No se nos ol­vi­de que el año 73 se nos asig­nó una se­de y que lue­go se nos pri­vó de ella y más de 40 años des­pués no se nos de­vuel­ve. (Con­cep­ción tie­ne el do­ble de ha­bi­tan­tes que Bio­bío y tie­ne un Tri­bu­nal con 6 sa­las y no­so­tros nin­gu­na) ¿se­rá cen­tra­lis­mo?

Oja­lá tu­vié­ra­mos la fuer­za pa­ra crear un mo­vi­mien­to que nos ha­ga sen­tir una mi­ra­da lo­cal, que des­de el te­rri­to­rio quie­re asu­mir sus ta­len­tos y sus ne­ce­si­da­des.

Ha­ce al­gu­nos años ini­cia­mos jun­to a un gru­po de per­so­nas la ta­rea de fun­dar en la Pro­vin­cia de Bio­bío, una Uni­ver­si­dad que nos do­te de esa mi­ra­da, que pon­ga en va­lor nues­tro ta­len­to, que es­tu­die nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les, sue­lo, que per­mi­ta a los jó­ve­nes for­mar­se en un pa­ra­dig­ma lo­cal, y que le ofrez­ca a nues­tros in­ves­ti­ga­do­res crear co­no­ci­mien­to des­de el te­rri­to­rio. Que nos en­se­ñe a co­no­cer­nos y nos pro­yec­te al fu­tu­ro. Es­te pro­yec­to to­da­vía es­tá pen­dien­te, y creo que es el mo­men­to de re­ins­ta­lar­lo co­mo una sen­ti­da ne­ce­si­dad que, con la pre­sen­cia de au­to­ri­da­des ele­gi­das por no­so­tros mis­mos, sean la ba­se de es­ta mi­ra­da fun­da­cio­nal.

Es­ta­mos se­gu­ros que si nues­tro país va a dar un sal­to al fu­tu­ro, se­rá a par­tir de re­co­no­cer el va­lor de nues­tras pro­vin­cias co­mo cé­lu­la iden­ti­ta­ria y pro­duc­ti­va de nues­tras ri­que­zas. De­be­mos mi­rar el fu­tu­ro in­cor­po­ran­do lo an­tes po­si­ble es­tos da­tos a nues­tros aná­li­sis. Cree­mos que an­te nues­tros ojos sur­ge un es­ce­na­rio don­de por fin, a la Pro­vin­cia de Bio­bío, se le re­co­noz­ca su apor­te ca­pi­tal, de to­das ma­ne­ras!.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.