Trá­fi­co de pas­ta ba­se de co­caí­na. Da lo mis­mo, to­dos li­bres

“Mien­tras el OS7 si­gue “ma­cha­can­do la ma­ta” para ter­mi­nar con el trá­fi­co de es­ta dro­ga tan da­ñi­na (tam­bién con otras) los pro­fe­sio­na­les de las le­yes si­guen pre­gun­tan­do por qué los pe­rio­dis­tas ha­bla­mos de 13 de­te­ni­dos y 3 impu­tados, que re­cuer­de, si­guen li

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Par­ta­mos de la ba­se que to­dos los vi­cios son ma­los y que to­das las dro­gas, tam­bién son ma­las.

Di­ga­mos tam­bién que, una vez más, el tra­ba­jo de las po­li­cías en­cuen­tra to­pe en los tri­bu­na­les a raíz de un Es­ta­do de De­re­cho ex­ce­si­va­men­te ga­ran­tis­ta con los que co­me­ten delitos.

Es cier­to, de­be­mos preo­cu­par­nos de aque­llos que tie­nen pro­ble- mas para vi­vir en so­cie­dad, pe­ro no de­be­mos ex­tre­mar nues­tros cui­da­dos con aque­llos que jue­gan con la vi­da de nues­tras fa­mi­lias.

No es lo mis­mo un tra­fi­can­te de pas­ta ba­se que un con­su­mi­dor de la dro­ga.

El mar­tes en la tar­de el OS7 de nues­tra pro­vin­cia dio un fuer­te gol­pe a la ven­ta de es­te es­tu­pe­fa­cien­te.

En un ope­ra­ti­vo fi­nal, que se ba­só en una ex­ten­sa in­ves­ti­ga­ción apo­ya­da por la fis­ca­lía, los uni­for­ma­dos in­gre­sa­ron a un domicilio y 13 per­so­nas fue­ron de­te­ni­das. Tres de ellas fue­ron impu­tadas y las 3 que­da­ron en li­ber­tad con me­di­das cau­te­la­res.

Lo im­pac­tan­te fue co­no­cer co­mo los ju­ris­tas pre­gun­ta­ban a los pe­rio­dis­tas por la can­ti­dad de de­te­ni­dos, dis­tin­ta a la que lle­gó a la co­mi­sa­ría.

La di­fe­ren­cia en­tre uno y otra ra­di­ca en que el ope­ra­ti­vo de Ca­ra­bi­ne­ros ter­mi­nó con 13 per­so­nas de­te­ni­das, to­das es­ta­ban en el domicilio don­de se ven­día la dro­ga, pe­ro la ley, pe­se a que son cóm­pli­ces no con­si­de­ra ilí­ci­to su si­len­cio de­lic­tual.

Las otras tres fue­ron des­cu­bier­tas “pa­que­tean­do” es de­cir en el pro­ce­so de se­pa­ra­ción para la ven­ta de dro­ga.

Tam­po­co he­mos vis­to la pre­sen­cia del Se­na­me, pues tal co­mo lo in­for­mó Ca­ra­bi­ne­ros, un me­nor de 15 años do­si­fi­ca­ba la dro­ga con un lac­tan­te en sus pier­nas, en bra­zos co­mo de­ci­mos no­so­tros.

Del me­nor, ni ha­blar, ya sa­be en su ado­les­cen­cia, qué de­be ha­cer. Se­gu­ra­men­te en­tre dro­ga­dic­tos y tra­fi­can­tes ya per­dió su ni­ñez y se com­por­ta co­mo un adul­to.

Mien­tras el OS7 si­gue “ma­cha­can­do la ma­ta” para ter­mi­nar con el trá­fi­co de es­ta dro­ga tan da­ñi­na (tam­bién con otras) los pro­fe­sio­na­les de las le­yes si­guen pre­gun­tan­do por qué los pe­rio­dis­tas ha­bla­mos de 13 de­te­ni­dos y 3 impu­tados, que re­cuer­de, si­guen li­bres.

Ca­da cual de­be ha­cer su tra­ba­jo pe­ro de­be ha­cer­lo bien, mien­tras no­so­tros es­cri­bi­mos para con­tar­le a us­te­des lo que pa­sa, la uni­dad an­ti­dro­gas de la po­li­cía uni­for­ma­da in­ves­ti­ga para sa­car las sus­tan­cias de los mer­ca­dos y la jus­ti­cia... bueno, es jus­ta.

Por aho­ra las tres ins­tan­cias que for­ma­ron par­te de es­ta edi­to­rial si­guen avo­ca­das a sus ta­reas, ca­da cual cre­yen­do que lo ha­ce de su me­jor ma­ne­ra. Us­ted sa­be qué pen­sar, no­so­tros só­lo le con­ta­mos lo que vi­vi­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.