EX­PEC­TA­TI­VAS POST PSU

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: La PSU es un hi­to en la vi­da de los jó­ve­nes, ya que mu­chas ve­ces de­fi­ne el co­mien­zo de la vi­da adul­ta. Co­mo tal, pro­du­ce al­tos ni­ve­les de an­sie­dad, ya que el co­mien­zo de los es­tu­dios su­pe­rio­res pue­de sim­bo­li­zar el tér­mino de la vi­da ado­les­cen­te y el au­men­to de la de­man­da de au­to­no­mía, fren­te a la cual mu­chos se sien­ten in­se­gu­ros.

En las se­ma­nas pre­vias a la en­tre­ga de los re­sul­ta­dos, uno de los as­pec­tos cen­tra­les es el ma­ne­jo de las ex­pec­ta­ti­vas que los adul­tos po­nen en los jó­ve­nes. Di­chas ex­pec­ta­ti­vas pue­den ga­ti­llar fan­ta­sías de “aban­dono” (me van a de­jar de que­rer si fra­ca­so), de fal­ta de leal­tad (de­silu­sio­na­ré a mi fa­mi­lia al no cum­plir sus de­seos) o mie­dos con la con­se­cuen­te ver­güen­za, cul­pa e in­se­gu­ri­dad.

En ese con­tex­to es im­por­tan­te acla­rar­les que ren­dir la PSU es só­lo un hi­to en tér­mi­nos aca­dé­mi­cos y no res­pon­de a la iden­ti­dad del jo­ven. Es de­cir, no se jue­ga la vi­da ni el amor de los pa­dres. Tam­po­co su iden­ti­dad. Co­mo pa­dre us­ted pue­de apo­yar a su hi­jo en la ta­rea de ex­ter­na­li­zar su ver­da­de­ro te­mor, no só­lo res­pec­to al rendimiento en la PSU, sino tam­bién so­bre las con­se­cuen­cias que ten­dría un re­sul­ta­do des­de la pers­pec­ti­va del jo­ven. Al acla­rar las fan­ta­sías res­pec­to de su desem­pe­ño, se pue­de pro­du­cir un ali­vio de esa ten­sión.

Si bien ellos es­tán vi­vien­do su pro­pio pro­ce­so de ma­du­ra­ción, las fa­mi­lias tam­bién per­ci­ben que ha­brá un cam­bio en las re­la­cio­nes, ya que ese hi­jo ado­les­cen­te ya no ten­drá las ru­ti­nas es­ta­ble­ci­das por el co­le­gio, sino que aho­ra ese adul­to jo­ven de­be­rá ser ca­da vez más au­tó­no­mo, lle­van­do a que la fa­mi­lia cam­bie de eta­pa, acer­cán­do­se len­ta­men­te al “ni­do va­cío”.

Es im­por­tan­te des­ta­car que los hi­tos en la vi­da de los hi­jos tam­bién van de­ter­mi­nan­do los ci­clos fa­mi­lia­res. Eso im­pli­ca que el éxi­to o fra­ca­so de ellos, mu­chas ve­ces es per­ci­bi­do co­mo éxi­to o fra­ca­so de los pa­dres. No obs­tan­te, de­be re­cor­dar que el hi­jo que es­ta se­ma­na dio la PSU ya tie­ne la ma­yo­ría de edad, es un adul­to jo­ven y no se jue­ga su fu­tu­ro con es­ta prue­ba, sino que es­tá en pro­ce­so de cre­cer. Mar­ga­ri­ta San­do­val Gu­tié­rrez. Psi­có­lo­ga y aca­dé­mi­ca de Psi­co­lo­gía Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.