Youtu­be si­gue sin fil­trar bien el con­te­ni­do para ni­ños

Pa­dres de to­do el mun­do mu­chas ve­ces de­jan a sus hi­jos pri­sio­ne­ros de una pan­ta­lla para man­te­ner­los quie­tos, de­ján­do­los a mer­ced de cien­tos de men­sa­jes da­ñi­nos y has­ta des­truc­ti­vos. Pe­dó­fi­los tam­bién usan es­ta pla­ta­for­ma.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - TECNOLOGÍA -

Youtu­be es una de las re­des so­cia­les más usa­das del mun­do, así co­mo un ca­nal de te­le­vi­sión y has­ta un ser­vi­cio de strea­ming (don­de es­to es­tá per­mi­ti­do). Ade­más, es una de las más usa­das por la gen­te jo­ven des­de su más tier­na in­fan­cia. Por ello, es que en­con­trar con­te­ni­do ofen­si­vo di­ri­gi­do es­pe­cial­men­te a ellos es al­go gra­ve. Es­to es al­go de lo que ya se ha ha­bla­do, pe­ro pa­re­ce que el al­can­ce de la cues­tión es in­clu­so más gra­ve de lo que ini­cial­men­te se sa­bía y de lo que Youtu­be y Goo­gle ha­bían ad­mi­ti­do.

Un ar­tícu­lo del Dia­rio El Mun­do de Es­pa­ña, in­di­có que du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da, la pla­ta­for­ma de ví­deo ha eli­mi­na­do más de 150.000 ví­deos, se han eli­mi­na­do más de 270 cuen­tas y se han sus­pen­di­do los co­men­ta­rios en más de 625.000 ví­deos por­que, tras to­do es­to, ha­bía su­pues­tos pe­dó­fi­los.

PU­BLI­CI­DAD EN­GA­ÑO­SA DE VI­DEOS Y RE­TI­RO DE

ANUN­CIAN­TES

Del mis­mo mo­do, la com­pa­ñía ha des­ac­ti­va­do anun­cios en más de 2 mi­llo­nes de ví­deos y en más de 50.000 ca­na­les por­que es­ta­ban pro­mo­cio­nan­do su con­te­ni­do co­mo ade­cua­do para el pú­bli­co más jo­ven cuan­do es­te no era el ca­so, tal y co­mo ha ad­mi­ti­do Youtu­be a Vice News a tra­vés de un re­pre­sen­tan­te.

La pu­bli­ci­dad es el mo­tor de Goo­gle y de Youtu­be, por lo que cual­quier pro­ble­ma en es­te cam­po se to­ma muy en se­rio den­tro de las com­pa­ñías. Es­to, sin em­bar­go, no ha evi­ta­do una nue­va fu­ga de anun­cian­tes co­mo ya ocu­rrie­ra ha­ce un año por mo­ti­vos si­mi­la­res.

Es­ta vez, mar­cas co­mo Adi­das o HP han de­ja­do de pro­mo­cio­nar­se en la pla­ta­for­ma por­que sus pro­duc­tos han apa­re­ci­do en ca­na­les en los que ha­bía co­men­ta­rios ex­plí­ci­ta­men­te se­xua­les re­fe­ri­dos a me­no­res.

Youtu­be ha lle­ga­do a es­ta si­tua­ción por una ma­ni­pu­la­ción en có­mo se mues­tran los ví­deos re­co­men­da­dos en sus sis­te­ma de re­pro­duc­ción con­ti­nua.

SIS­TE­MA VULNERABLE

El sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to de ví­deos no es per­fec­to, y de es­te mo­do, es po­si­ble pa­sar de ví­deos de Fro­zen, en los que sus dos pro­ta­go­nis­tas ha­cen co­sas nor­ma­les en re­la­ción al pro­duc­to; a ví­deos de es­tas dos mis­mas mu­je­res usan­do ar­mas au­to­má­ti­cas jun­to con Spi­der­man.

Los clo­nes de per­so­na­jes de di­bu­jos o ani­ma­ción fa­mo­sos pla­gan YouTu­be y mu­chas ve­ces es di­fí­cil se­pa­rar­los del con­te­ni­do ori­gi­nal, tan­to si sus in­ten­cio­nes son sim­ple­men­te arran­car unas vi­si­tas a cos­ta de la pro­pie­dad in­te­lec­tual de otros co­mo si se bus­ca atraer a un pú­bli­co muy jo­ven a un con­te­ni­do inade­cua­do para ellos.

Es­to su­ce­de tan­to en la app nor­mal de Youtu­be co­mo en Youtu­be Kids, que tie­ne activos unos fil­tros di­fe­ren­tes y que, so­bre el pa­pel, de­fien­den a los ni­ños y ni­ñas de ví­deos inapro­pia­dos.

CON­SE­CUEN­CIAS DE UN FIL­TRO DÉ­BIL

La su­per­vi­ven­cia de ví­deos co­mo es­te ha­ce pen­sar que Youtu­be ne­ce­si­ta ser más pre­ci­so a la ho­ra de ana­li­zar su con­te­ni­do y de ges­tio­nar los in­gre­sos ob­te­ni­dos con ellos. Más allá de la in­frac­ción de copy­right, no hay un con­trol cla­ro de quién ha­ce es­tas historias.

To­do es­to es una his­to­ria que se re­pi­te, pues Youtu­be tu­vo es­te mis­mo pro­ble­ma el pa­sa­do mar­zo y, de nue­vo, per­dió el apo­yo de un im­por­tan­te gru­po de anun­cian­tes. La res­pues­ta a es­te pro­ble­ma lle­gó po­co des­pués, cuan­do se en­du­re­ció la po­lí­ti­ca de con­te­ni­dos y de pu­bli­ci­dad para crea­do­res ( lo cual no ha es­ta­do exen­to de po­lé­mi­ca, por ra­zo­nes di­fe­ren­tes).

La len­ti­tud con la que la pla­ta­for­ma reac­cio­na, a su vez, no ha ayu­da­do a so­lu­cio­nar es­tos otros pro­ble­mas. La tar­día sus­pen­sión del po­lé­mi­co ca­nal Toy Freaks, uno de los 100 más po­pu­la­res en la pla­ta­for­ma has­ta su eli­mi­na­ción pe­se a que mos­tra­ba ha­bi­tual­men­te a ni­ños llo­ran­do por do­lor o vo­mi­tan­do, es un re­fle­jo de ello.

OTROS CA­SOS DE PO­PU­LA­RES RE­DES SO­CIA­LES

Ama­zon y Fa­ce­book, que tam- bién cuen­tan con pla­ta­for­mas de ser­vi­cios y ví­deo po­pu­la­res, no han es­ta­do exen­tas de sus pro­pias po­lé­mi­cas por la fal­ta de con­trol en el con­te­ni­do que se vi­sua­li­za y por lo le­jos que es­te pue­de lle­gar en po­co tiem­po.

Fa­ce­book tu­vo que en­fren­tar­se a sui­ci­dios, ase­si­na­tos y abu­sos se­xua­les en su pla­ta­for­ma de ví­deo en di­rec­to, Fa­ce­book Li­ve; mien­tras que Ama­zon li­dia cons­tan­te­men­te con pro- duc­tos inapro­pia­dos que mues­tran es­ce­nas se­xua­les, mal­tra­to ani­mal u otras es­ce­nas per­tur­ba­do­ras en pro­duc­tos tan co­rrien­tes co­mo car­ca­sas para mó­vi­les.

El he­cho de que Youtu­be fun­cio­ne co­mo una ni­ñe­ra vir­tual, así co­mo una te­le­vi­sión portátil que se lle­va en el ce­lu­lar o en la ta­blet, agra­va en cier­ta for­ma un pro­ble­ma del que to­das las gran­des em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas in­ten­tan sa­lir del pa­so.

LA COM­PA­ÑÍA ha des­ac­ti­va­do anun­cios en más de 2 mi­llo­nes de ví­deos y en más de 50.000 ca­na­les por­que es­ta­ban pro­mo­cio­nan­do su con­te­ni­do co­mo ade­cua­do pa­ra el pú­bli­co más jo­ven cuan­do es­te no era el ca­so.

ES PO­SI­BLE pa­sar de ví­deos de Fro­zen, en los que sus dos pro­ta­go­nis­tas ha­cen co­sas nor­ma­les en re­la­ción al pro­duc­to; a ví­deos de es­tas dos mis­mas mu­je­res usan­do ar­mas au­to­má­ti­cas jun­to con Spi­der­man.

FA­CE­BOOK tu­vo que en­fren­tar­se a sui­ci­dios, ase­si­na­tos y abu­sos se­xua­les en su pla­ta­for­ma de ví­deo en di­rec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.