Mag­da­le­na Pi­ñe­ra ase­gu­ró que sus so­bri­nos son de cen­tro de­re­cha

En en­tre­vis­ta con Ra­dio San Cris­tó­bal, la her­ma­na del ex pre­si­den­te sos­tu­vo que to­do se tra­tó de una “pi­ñe­ri­co­sa”.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

La ac­tual di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Fu­tu­ro, Mag­da­le­na Pi­ñe­ra, her­ma­na del ex pre­si­den­te y ac­tual can­di­da­to pre­si­den­cial de Chi­le Va­mos, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, vi­si­tó Los Án­ge­les para par­ti­ci­par de una ac­ti­vi­dad de campaña en apo­yo a su her­mano.

Du­ran­te su es­ta­día en la ciu­dad con­ver­só con Ra­dio San Cris­tó­bal, par­ti­ci­pan­do del es­pa­cio Mo­men­to Re­pu­bli­cano, oca­sión en la que se re­fi­rió a los en­fren­ta­mien­tos que ha pro­ta­go­ni­za­do su her­mano con el can­di­da­to de la Nue­va Ma­yo­ría, Alejandro Gui­llier, y que han ido su­bien­do la tem­pe­ra­tu­ra de ca­ra a la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial.

Ade­más, abor­dó las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes de sus so­bri­nos, quie­nes ase­gu­ra­ron que eran de “cen­tro iz­quier­da”.

Su her­mano ca­li­fi­có de po­pu­lis­ta a Alejandro Gui­llier, el can­di­da­to del ofi­cia­lis­mo, de­bi­do al anun­cio de la con­do­na­ción del CAE, se­ña­lan­do que ca­da vez se pa­re­ce más a ( Ni­co­lás) Ma­du­ro ¿ Cuál es su opi­nión?

- Creo que las cam­pa­ñas ge­ne­ran unas subidas de tono que, qui­zá, en un mo­men­to co­mún y co­rrien­te no la apre­cia­ría­mos tan­to. Sin em­bar­go, te pue­do de­cir que mi her­mano, Se­bas­tián Pi­ñe­ra - es­toy ha­blan­do de él co­mo un ciu­da­dano y yo co­mo una ciu­da­da­na- creo que no ha des­ca­li­fi­ca­do, en ge­ne­ral, a sus opo­si­to­res, por el con­tra­rio, ha he­cho una campaña muy ba­sa­da en pro­pues­tas, muy ba­sa­das en ideas, es­tu­dia­das, ana­li­za­das, ideas res­pon­sa­bles, ideas cuan­ti­fi­ca­das, por­que hay que pen­sar que uno a la luz de las cam­pa­ñas pue­de pro­po­ner y pro­po­ner mu­chas co­sas que son atrac­ti­vas para la ciu­da­da­nía, pe­ro que son im­po­si­bles de rea­li­zar y ello, a mí me pa­re­ce, que no es se­rio ni res­pon­sa­ble.

Sus so­bri­nos, los hi­jos de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, de­cla­ra­ron que eran de cen­troiz­quier­da ¿ Es eso efec­ti­vo?

- No, creo que fue una “pi­ñe­ri­co­sa” (…) Creo que son de cen­tro­de­re­cha, son abier­tos y que eso fue una “pi­ñe­ri­co­sa” y que hay que de­jar­la pa­sar. Lo re­le­van­te es que aquí hay cua­tro pro­fe­sio­na­les, hay una doc­to­ra, una pro­fe­so­ra, un in­ge­nie­ro ci­vil y un psi­có­lo­go que es­tán apo­yan­do al pa­dre, por­que creen, di­rec­ta­men­te, co­mo jó­ve­nes que aquí hay una can­di­da­tu­ra que tie­ne una ofer­ta real, con­cre­ta y se­ria para es­te país.

En el círcu­lo interno del co­man­do de Se­bas­tián Pi­ñe­ra (…) ¿ có­mo fue­ron di­ge­ri­das las ci­fras de la pri­me­ra vuel­ta?

-Él nun­ca cre­yó y al me­nos yo nun­ca creí - es una co­sa ma­te­má­ti­ca- que con 8 can­di­da­tos iba a ser po­si­ble sa­lir elec­to en pri­me­ra vuel­ta. A mí me pa­re­ce ex­tra­or­di­na­rio que la es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca de es­te país con­tem­ple es­ta se­gun­da vuel­ta, de ma­ne­ra que pue­da ha­ber va­rias vo­ces y lue­go pa­sen los dos que han te­ni­do una ma­yo­ría, los pri­me­ros dos lu­ga­res. Así que eso de que iba a ga­nar en pri­me­ra vuel­ta son ilu­sio­nes, a ve­ces hay has­ta ma­la in­ten­ción (…).

Creo que es­tán en las mis­mas con­di­cio­nes que él es­ta­ba el 2009. ¿Qué es­ta campaña es fá­cil?, no lo es; ¿ qué es­ta se­gun­da vuel­ta es­tá co­rri­da?, tam­po­co. Va a ser una campaña muy re­ñi­da y van a ser dos mi­ra­das de lo que bus­ca­mos para Chi­le. ¿ Qué bus­ca­mos para Chi­le?, es bueno ha­cer­se esa pre­gun­ta, pe­ro a tres se­ma­nas de la elección con­vie­ne que nos pre­gun­te­mos, pri­me­ro, agra­de­cer y sen­tir­nos or­gu­llo­sos de ha­ber re­cu­pe­ra­do es­ta po­si­bi­li­dad de vo­tar, eso es un pri­vi­le­gio que lo da la de­mo­cra­cia y, por fa­vor, cui­de­mos ese pri­vi­le­gio, go­cé­mos­lo y apro­ve­ché­mos­lo.

La Pre­si­den­ta Ba­che­let se­ña­ló y lla­mó a ele­gir a quie­nes ga­ran­ti­cen que el desa­rro­llo no sea a cos­ta de per­der de­re­chos so­cia­les

-Yo creo que esa dis­yun­ti­va es una uto­pía, es po­si­ble ge­ne­rar un desa­rro­llo in­te­gral, que in­cor­po­re a las mu­je­res, a las mi­no­rías ét­ni­cas, a los otros ti­pos de mi­no­ría y que no sea a cos­ta de cas­ti­gar los de­re­chos so­cia­les, al re­vés, lo que bus­ca es desa­rro­llo, en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra, po­der in­cor­po­rar a la ma­yor can­ti­dad de chi­le­nos y chi­le­nas a ha­cer­se car­go de sus pro­pias vidas y a te­ner más po­si­bi­li­da­des, más opor­tu­ni­da­des, más ac­ce­so, no só­lo a los bie­nes ma­te­ria­les, a me­jo­res vi­vien­das, tam­bién a un buen ac­ce­so a la edu­ca­ción y, cla­ro, en es­te país hay co­ber­tu­ra to­tal de edu­ca­ción y eso ha si­do un lo­gro que he­mos con­se­gui­do.

Ha­ce 100 años no era así y ha­ce 50 tam­po­co, sin em­bar­go, hoy an­da­mos tras la ca­li­dad de la edu­ca­ción y en eso es­tá en deu­da es­te go­bierno.

Us­ted es pro­fe­so­ra y di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Fu­tu­ro (…) ¿ Cuál es su opi­nión res­pec­to de la re­for­ma que se hi­zo (en el ac­tual go­bierno) en ma­te­ria de gra­tui­dad en edu­ca­ción? ¿ Com­par­te la visión que su her­mano ha trans­mi­ti­do en es­te pe­rio­do de campaña?

-Ha­ga­mos un po­qui­to de his­to­ria. La pro­pues­ta ini­cial de la Pre­si­den­ta Ba­che­let era una gra­tui­dad to­tal, con la cual yo, por lo me­nos, no es­toy de acuer­do, por­que creo que las per­so­nas que tie­nen me­jor si­tua­ción eco­nó­mi­ca, que han re­ci­bi­do más apo­yo, que han te­ni­do más opor­tu­ni­da­des tie­nen que ha­cer­se car­go de la edu­ca­ción de sus hi­jos. Una gra­tui­dad fo­ca­li­za­da en aque­llas per­so­nas de bue­na ca­li­dad edu­ca­ti­va, que tie­nen ca­pa­ci­da­des y que no pue­den pa­gar por “x” con­di­cio­nes yo creo que de­be ha­cer­se vía gra­tui­dad o vía unos cré­di­tos más fle­xi­bles, más fá­ci­les de pa­gar por la gen­te (…) Hay 3 mi­llo­nes 200 mil per­so­nas en la edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia, ahí de­bié­ra­mos po­ner el fo­co, aún más en la prees­co­lar, en dar una edu­ca­ción que per­mi­ta que los hom­bres y mu­je­res del Chi­le del si­glo 21 ten­gan más he­rra­mien­tas para po­der in­ser­tar­se en el mun­do la­bo­ral, so­cial y cul­tu­ral. La edu­ca­ción en Chi­le no pue­de ser so­la­men­te para pre­pa­rar per­so­nas que se in­cor­po­ran al mer­ca­do la­bo­ral, tie­ne que in­cluir a per­so­nas que es­ta­mos pre­pa­ran­do y que que­re­mos que sean ciu­da­da­nos en el más am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra, per­so­nas que quie­ran Chi­le, que va­lo­ren el país, que es­tén abier­tos a nue­vas pers­pec­ti­vas en sus vidas, que ten­gan la po­si­bi­li­dad de ma­ne­jar sus vidas con más au­to­no­mía y con más li­ber­tad.

In­dis­tin­ta­men­te de quien sal­ga elec­to pre­si­den­te ¿ Es­te pro­ce­so de gra­tui­dad – a su jui­cio- que cur­so de­bie­ra se­guir?

Creo que la gra­tui­dad en la edu­ca­ción co­mo un sue­ño es una ma­ra­vi­lla (…) Lo que ha di­cho el can­di­da­to Pi­ñe­ra es que la gra­tui­dad se po­drá in­cre­men­tar en la me­di­da en que ha­ya cre­ci­mien­to. Aquí hay una bi­lle­te­ra que hay que mi­rar­la y ser cons­cien­te con ello y ma­ne­jar esos re­cur­sos, que no hay para to­dos, por­que esa es la ba­se de la eco­no­mía, hay más ne­ce­si­da­des que re­cur­sos, ma­ne­jar­los en for­ma cri­te­rio­sa, in­te­li­gen­te, pen­sa­da y ade­cua­da. No se tra­ta de pen­sar, co­mo uno ve las per­so­nas del Fren­te Am­plio, es­tos jó­ve­nes que es­tán cues­tio­nan­do (…) hay que ha­cer­lo en for­ma res­pon­sa­ble.

La en­tre­vis­ta a Mag­da­le­na Pi­ñe­ra fue mu­cho más ex­ten­sa y para quie­nes quie­ran re­vi­sar­la en su to­ta­li­dad pue­den ha­cer­lo en el Fans­pa­ge de Dia­rio La Tri­bu­na, don­de en­con­tra­rán el ca­pí­tu­lo ex­tra­or­di­na­rio de Mo­men­to Re­pu­bli­cano trans­mi­ti­do es­te mar­tes a tra­vés de Fa­ce­book Li­ve.

MAG­DA­LE­NA PI­ÑE­RA vi­si­tó los es­tu­dios de Ra­dio San Cris­tó­bal du­ran­te su re­cien­te visita a Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.