10% de las con­sul­tas a los es­pe­cia­lis­tas se pier­den por cul­pa de los pa­cien­tes

Es­te por­cen­ta­je de usua­rios no lle­ga a las ho­ras pro­gra­ma­das, mien­tras otros no se pre­sen­tan a sus in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

De­bi­do a la al­ta de­man­da de con­sul­tas mé­di­cas ver­sus la can­ti­dad li­mi­ta­da de ho­ras dis­po­ni­bles, des­de el Com­ple­jo Asis­ten­cial Dr. Víc­tor Ríos Ruiz de Los Án­ge­les, die­ron a co­no­cer las preo­cu­pan­tes ci­fras de pa­cien­tes que no se pre­sen­tan a la ho­ra otor­ga­da, las que -la­men­ta­ble­men­te- se pier­den.

Al res­pec­to, Brian Ro­me­ro, di­rec­tor del hospital an­ge­lino, ma­ni­fes­tó que “nues­tro com­ple­jo asis­ten­cial ha­ce ya un lar­go tiem­po, vie­ne desa­rro­llan­do va­rias es­tra­te­gias para po­der au­men­tar la co­ber­tu­ra del nú­me­ro de aten­cio­nes que en­tre­ga­mos a nues­tra po­bla­ción. Es así co­mo en el primer se­mes­tre de es­te año, el com­ple­jo reali­zó ca­si 93 mil aten­cio­nes am­bu­la­to­rias, pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, al­re­de­dor de un 10% de ellas, fue­ron pa­cien­tes que no se pre­sen­ta­ron, aun te­nien­do su ho­ra de con­trol, lo que oca­sio­na una pér­di­da de cu­pos que pu­die­ron ha­ber si­do des­ti­na­dos a otros pa­cien­tes”.

Asi­mis­mo, Ro­me­ro, ex­pli­có que han es­ta­do en una campaña in­ten­sa jun­to al con­se­jo de desa­rro­llo, para po­der ac­tua­li­zar los da­tos de sus usua­rios, y así man­te­ner los con­tac­tos de ma­ne­ra opor­tu­na. “Pe­ro aun así, te­ne­mos es­ta si­tua­ción en la cual nues­tros pa­cien­tes no es­tán lle­gan­do a con­trol”.

IN­TER­VEN­CIO­NES QUI­RÚR­GI­CAS

Más allá de los con­tro­les, ha ha­bi­do una si­tua­ción tam­bién que es lla­ma­ti­va, y que tie­ne que ver con las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas.

Ya que du­ran­te el primer se­mes­tre de es­te año, de las 3.500 ci­ru­gías se­lec­ti­vas que se pro­gra­ma­ron en es­te com­ple­jo asis­ten­cial, ca­si 50 per­so­nas no lle­ga­ron.

“Eso sig­ni­fi­ca que es­tan­do sus ho­ras asig­na­das de pa­be­llón, sus exá­me­nes to­ma­dos, y to­do el an­da­mia­je, y ope­ra­ti­vo de nues­tros pro­fe­sio­na­les dis­pues­tos, es­pe­ran­do en el pa­be­llón, nues­tros pa­cien­tes no se pre­sen­ta­ron, lo que hi­zo per­der esas ho­ras, por­que ya, la­men­ta­ble­men­te, no se pue­de asig­nar un nue­vo cu­po a otro pa­cien­te, con lo que re­tra­san la re­so­lu­ción qui­rúr­gi­ca de sus pa­to­lo­gías, pe­ro tam­bién re­tra­san la re­so­lu­ción de otras per­so­nas”, en­fa­ti­zó Brian Ro­me­ro.

A ello, aña­dió que la­men­ta­ble­men­te hay que vol­ver a reagen­dar­los, y eso im­pli­ca re­tra­so para otros usua­rios, por lo tan­to, “en es­tos mo­men­tos es­ta­mos ha­cien­do un lla­ma­do a to­dos nues­tros usua­rios, a que se co­mu­ni­quen con no­so­tros que man­ten­gan ac­tua­li­za­dos sus da­tos de con­tac­to, pe­ro por so­bre to­do, que ten­gan la res­pon­sa­bi­li­dad de que en al­gún mo­men­to, se les asig­ne una ho­ra, ya sea de con­trol o in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, o de otro ti­po de pro­ce­di­mien­to, y si por al­gu­na ra­zón, no van a po­der acu­dir, nos avi­sen de ma­ne­ra opor­tu­na, con la fi­na­li­dad de po­der asig­nar ese cu­po de aten­ción a otro usua­rio”.

Fi­nal­men­te, el di­rec­tor del com­ple­jo, re­cal­có que “es su­ma­men­te im­por­tan­te que no­so­tros uti­li­ce­mos bien los re­cur­sos que ha puesto el Es­ta­do para la en­tre­ga de sa­lud en nues­tra co­mu­na, los cua­les han ido au­men­tan­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en el úl­ti­mo tiem­po, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos el com­pro­mi­so de nues­tros usua­rios, para po­der ha­cer un buen uso de ellos”.

PÉR­DI­DA DE QUI­RÓ­FANO

Fren­te a es­ta si­tua­ción, Ro­gers Or­te­ga, je­fe de pa­be­llo­nes qui­rúr­gi­cos y anes­te­sia del com­ple­jo, sos­tu­vo que “no­so­tros co­mo com­ple­jo asis­ten­cial, dis­po­ne­mos de ho­ras qui­ró­fano, y con un es­tán­dar para que sea muy bien apro­ve­cha­da en el tiem­po, y la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de nues­tros pa­be­llo­nes. El re­cur­so es muy es­ca­so, y la no pre­sen­ta­ción de un pa­cien­te a la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca que es­tá pro­gra­ma­da, sig­ni­fi­ca, pri­me­ro, no uti­li­zar el pa­be­llón co­mo tal, ha­bi­li­ta­do con to­do su equi­pa­mien­to, y el re­cur­so hu­mano que es lo más im­por­tan­te, llá­me­se mé­di­cos ci­ru­ja­nos, anes­te­sió­lo­gos, en­fer­me­ras, tec­nó­lo­gos, y téc­ni­cos pa­ra­mé­di­cos”.

“Una pér­di­da tre­men­da para avan­zar en nues­tras me­tas, com­pro­mi­sos, y so­lu­cio­nar­les, de­fi­ni­ti­va­men­te los pro­ble­mas qui­rúr­gi­cos a to­dos nues­tros usua­rios”, con­clu­yó Or­te­ga.

DES­DE EL SER­VI­CIO DE SA­LUD

Mar­ce­lo Va­lla­da­res, je­fe del de­par­ta­men­to de re­des y es­pe­cia­li­da­des de la di­rec­ción del Ser­vi­cio de Sa­lud Bio­bío, ex­pre­só que “los es­fuer­zos que se han he­cho para au­men­tar la ofer­ta de es­pe­cia­li­dad, y tam­bién los efec­tos que tie­ne que la gen­te no apro­ve­cha, esa que fue ci­ta­da, con­tac­ta­da efec­ti­va­men­te, y que a pe­sar de ello no lle­guen a los ho­ra­rios es­ta­ble­ci­dos de sus ci­ta­ción. Es­te es un tra­ba­jo que se ha he­cho des­de el com­ple­jo asis­ten­cial, pe­ro tam­bién lo he­mos he­cho con red de es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud”.

Agre­gan­do que “pen­san­do que es­ta­mos en­fo­ca­dos en prio­ri­zar a esos pa­cien­tes, que son más an­ti­guos, que lle­van más tiem­po es­pe­ran­do por una aten­ción de es­pe­cia­lis­ta. Tam­bién he­mos apor­tan­do en me­jo­rar la per­ti­nen­cia de la de­ri­va­ción de los pa­cien­tes, des­de la aten­ción pri­ma­ria a la se­cun­da­ria”.

En es­te sen­ti­do, Va­lla­da­res de­ta­lló que “es­te ha si­do un apo­yo im­por­tan­te de la red, des­de los pro­fe­sio­na­les que han ca­pa­ci­ta­do a los equi­pos mé­di­cos de la aten­ción pri­ma­ria, de que só­lo lle­guen a la aten­ción se­cun­da­ria aque­llos pa­cien­tes que cum­plan con los cri­te­rios para ello”.

“Si el usua­rio no pu­die­se asis­tir a una ho­ra da­da, es im­por­tan­te que lo di­ga en el mo­men­to, y de ser que su­ce­da al­gún in­con­ve­nien­te, que es­te sea in­for­ma­do con an­ti­ci­pa­ción, para po­der re­pro­gra­mar la ho­ra con otro pa­cien­te”, pun­tua­li­zó Va­lla­da­res.

EN EL CA­SO de no dar avi­so y no pre­sen­tar­se a su aten­ción, el usua­rio vol­ve­rá a ser par­te de la lis­ta de es­pe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.