¿Por qué el ejer­ci­cio fí­si­co no es si­nó­ni­mo de ba­jar de pe­so?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Aun­que es uno de los mé­to­dos más usa­dos en es­te úl­ti­mo tiem­po, el ejer­ci­cio fí­si­co es só­lo un por­cen­ta­je del pro­ce­so, pe­ro no es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la pér­di­da de pe­so, es­to da­do a que el cuer­po, dis­tri­bu­ye su ener­gía en tres gru­pos im­por­tan­tes, el pri­me­ro es a tra­vés del me­ta­bo­lis­mo ba­sal, es­to es la ener­gía que se re­quie­re para rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria y so­por­te vi­tal, hay que te­ner cla­ro que el ce­re­bro, co­ra­zón, es­tó­ma­go, en­tre otros, ne­ce­si­tan ener­gía para fun­cio­nar, es de­cir, para man­te­ner­nos vi­vos y atentos; la se­gun­da es la di­ges­tión, cuan­do se co­me, el cuer­po uti­li­za ener­gía para po­der pro­ce­sar y ab­sor­ber to­dos los ali­men­tos, sa­can­do to­dos los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta para man­te­ner y guar­dar ener­gía para las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za; por úl­ti­mo te­ne­mos el ejer­ci­cio fí­si­co, es­te ayu­da a ace­le­rar el me­ta­bo­lis­mo, al­go bueno por una par­te y ma­lo si quie­re o pre­ten­de ba­jar de pe­so, ya que se pro­du­ce una com­pen­sa­ción a ni­vel ba­sal, ha­cien­do que el cuer­po gas­te me­nos ener­gía a la ho­ra de rea­li­zar sus ac­ti­vi­da­des de man­te­ni­mien­to, para un me­ta­bo­lis­mo ba­sal más efi­cien­te.

En­ton­ces, ¿ cuál se­ría el pro­ble­ma de que el me­ta­bo­lis­mo ba­sal sea más efi­cien­te y gas­te me­nos ener­gía?, bá­si­ca­men­te si se si­gue co­mien­do de la mis­ma for­ma, los múscu­los co­men­za­rán a ab­sor­ber es­ta ener­gía, lo que con­lle­va­rá a ga­nar pe­so, por lo que es im­por­tan­te con­si­de­rar que el ejer­ci­cio fí­si­co es só­lo el 10 a 30 por cien­to de es­te pro­ce­so, lo res­tan­te se equi­va­le en lo que se con­si­de­ra ali­men­ta­ción y un por­cen­ta­je ín­fi­mo con la ge­né­ti­ca.

Es­to no quie­ro de­cir que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca no sir­va, siem­pre es ne­ce­sa­ria, pe­ro se de­be mez­clar con una bue­na ali­men­ta­ción y una ru­ti­na de ejer­ci­cios di­ri­gi­dos a ca­da per­so­na de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca, no con ru­ti­nas es­tán­da­res.

Si bus­cas ba­jar de pe­so, la ali­men­ta­ción es lo pri­me­ro, de­jar de co­mer ali­men­tos al­tos en gra­sas, evi­tar las co­mi­das a des­ho­ras, hi­dra­tar­se bien, co­mer ali­men­tos con ba­se pro­tei­ca, pes­ca­do, car­nes blan­cas y aso­ciar ejer­ci­cios que van más en ayu­da del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar co­mo co­rrer, bi­ci­cle­ta, elíp­ti­cas, en­tre otras.

Por otro la­do, si el ob­je­ti­vo es to­ni­fi­car, se de­be con­si­de­rar me­jo­rar la ali­men­ta­ción, no ba­jar­la, la gran mo­di­fi­ca­ción aquí se­rán los ejer­ci­cios con ma­yor in­ten­si­dad y con pe­sos, no hay que te­mer­le a es­to, por lo ge­ne­ral se pien­sa que cre­ce­rán los múscu­los y se per­de­rá la si­lue­ta, es­to no pa­sa­rá si no exis­te un es­tí­mu­lo ali­men­ti­cio más al­to y si se sube mu­cho el tra­ba­jo de fuer­za.

Hay va­rias op­cio­nes, lo im­por­tan­te en­ton­ces se­rá fi­jar los ob­je­ti­vos, plan­tear­los y lle­var­los a ca­bo.

¿Cuál se­ría el pro­ble­ma de que el me­ta­bo­lis­mo ba­sal sea más efi­cien­te y gas­te me­nos ener­gía?, bá­si­ca­men­te si se si­gue co­mien­do de la mis­ma for­ma, los múscu­los co­men­za­rán a ab­sor­ber es­ta ener­gía, lo que con­lle­va­rá a ga­nar pe­so.

Án­ge­lo Meza Ca­rras­co Ki­ne­sió­lo­go, Post­gra­do en Reha­bi­li­ta­ción Fun­cio­nal Le­sio­nes De­por­ti­vas, Uni­ver­si­dad CAECE, Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.