El ciu­da­dano de a pie

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Alejandro Me­ge Val­de­be­ni­to

Cuan­do le pre­gun­té a don Jo­sé si iba a vo­tar el día de la pri­me­ra vuel­ta en las re­cien­tes elec­cio­nes, me res­pon­dió, ¿ Por quién quie­re que vo­te don Alejandro? Re­sis­tí la ten­ta­ción de pro­po­ner­le lo hi­cie­ra por los can­di­da­tos de mi pre­fe­ren­cia pe­ro le di­je al­go que re­sul­ta has­ta in­ge­nuo en las ha­bi­tua­les prác­ti­cas po­lí­ti­cas – y que me per­do­nen quie­nes fue­ron mis can­di­da­tos por ese vo­to que pu­de ha­ber­les con­se­gui­do- que esa era una de­ci­sión que so­la­men­te él po­día to­mar. Al me­dio­día del ac­to elec­cio­na­rio, para sa­ber si se ha­ría el tra­ba­jo que ha­bía­mos con­ve­ni­do, le consulte a don Jo­sé si ya ha­bía vo­ta­do y su res­pues­ta fue: “No, no fui a vo­tar. Para qué ha­cer­lo si to­dos los can­di­da­tos son igua­les y cual­quie­ra sea el que ga­ne las co­sas no van a cam­biar”. Lo úni­co cier­to para don Jo­sé es que ten­dría que se­guir le­van­tán­do­se tem­prano a tra­ba­jar ca­da día para vi­vir de al­gu­na ma­ne­ra, co­mo le ocu­rre a mu­chos co­mo él y don­de un me­jor fu­tu­ro só­lo lo pue­den so­ñar.

Don Jo­sé, un hom­bre de car­ne, hue­so y mu­cho es­pí­ri­tu, es un mo­des­to y res­pon­sa­ble tra­ba­ja­dor; cre­yen­te fiel a su fe re­li­gio­sa; que agra­de­ce con hu­mil­dad el pan que se co­me ca­da día y que, por esa mis­ma hu­mil­dad, no tie­ne es­pa­cio en el vehícu­lo que trans­por­ta a quie­nes to­man las de­ci­sio­nes que im­pac­tan la vi­da so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca y que lo ha­cen en nom­bre de to­dos quie­nes por su con­di­ción si­guen sien­do la de un ciu­da­dano de a pie, cu­yas opi­nio­nes pa­re­cen no in­tere­sar­le a na­die, con ex­cep­ción de su vo­to, por lo que se sien­ten de­cep­cio­na­dos de no ser con­si­de­ra­dos ciu­da­da­nos con de­re­chos y que úni­ca­men­te se le exi­jan de­be­res y que por ello no con­fían en quie­nes son los res- pon­sa­bles del di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

De esa con­cep­ción pe­si­mis­ta y sin ho­ri­zon­tes de la vi­da so­cial y po­lí­ti­ca de una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción so­mos, unos más que otros, los res­pon­sa­bles por no ha­ber si­do ca­pa­ces de con­tri­buir a una edu­ca­ción ge­ne­ral y cí­vi­ca para to­dos y edi­fi­car una for­ma de vi­da más dig­na y es­ti­mar que para con­du­cir el país bas­ta con al­gu­nos po­cos in­te­li­gen­tes y me­jor edu­ca­dos y uno que otro líder que se con­si­de­ra a sí mis­mo un vi­sio­na­rio ca­paz de pen­sar, de­ci­dir y ac­tuar sin ne­ce­si­dad de otros para cons­truir una so­cie­dad que se aco­mo­de a sus par­ti­cu­la­res vi­sio­nes per­so­na­les o de gru­po y que, los ciu­da­da­nos a pie si­gan igua­les ya que, los ele­gi­dos, para po­der vo­lar, ne­ce­si­tan de una ma­yo­ría que so­lo ca­mi­ne.

Los vo­tos - que de­ja­ron de ser su­yos- de los ciu­da­da­nos de a pie que eli­gie­ron o no a nue­vas au­to­ri­da­des y po­si­cio­na­ron al­gu­nos de ma­ne­ra re­le­van­te, son usa­dos aho­ra por esos lí­de­res para con­di­cio­nar su apo­yo a los can­di­da­tos que pa­sa­ron a se­gun­da vuel­ta en la elección pre­si­den­cial.

Por eso, en ma­nos de los ciu­da­da­nos de a pie, co­mo don Jo­sé, que acu­dan a vo­tar es­ta vez, tie­nen la po­si­bi­li­dad de ele­gir a quien me­jor re­pre­sen­te su con­cep­ción de una vi­da más jus­ta.

Lo úni­co cier­to para don Jo­sé es que ten­dría que se­guir le­van­tán­do­se tem­prano a tra­ba­jar ca­da día para vi­vir de al­gu­na ma­ne­ra, co­mo le ocu­rre a mu­chos co­mo él y don­de un me­jor fu­tu­ro só­lo lo pue­den so­ñar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.