Or­ga­ni­za­ción del sue­ño en los ni­ños y ni­ñas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - An­drea Sal­da­ña León

Al dor­mir, los ni­ños se desa­rro­llan, ejer­ci­tan lo apren­di­do en el día y si­guen cre­cien­do. Sin em­bar­go múl­ti­ples fac­to­res se con­ju­gan para que, a ve­ces, los be­bés des­pier­ten y se in­te­rrum­pa es­te pro­ce­so. Así lo de­mos­tró en el se­mi­na­rio de Jun­ji rea­li­za­do en Con­cep­ción, el doc­tor Patricio Pei­rano, pres­ti­gio­so mé­di­co – ci­ru­jano, es­pe­cia­lis­ta en Neu­ro­fi­sio­lo­gía y Me­di­ci­na del Sue­ño, je­fe del La­bo­ra­to­rio del Sue­ño y Neu­ro­bio­lo­gía Fun­cio­nal del Ins­ti­tu­to de Nu­tri­ción y Tecno- lo­gía de los Ali­men­tos, don­de tam­bién es di­rec­tor es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na del Sue­ño y je­fe del La­bo­ra­to­rio de Sue­ño del INTA. El doc­tor en Cien­cias, agra­de­ció a nues­tra ins­ti­tu­ción con­vo­car­lo para ex­po­ner de lo que más pre­gun­tan los pa­dres: ¿Por qué mi hi­jo/a se des­pier­ta tan­to y no pue­de dor­mir bien?

La ex­pli­ca­ción fun­da­men­tal se ba­sa en dos eta­pas del dor­mir. Se tra­ta del sue­ño REM. Sue­ño de mo­vi­mien­tos ocu­la­res rá­pi­dos (REM, si­glas en in­glés): en la que el ce­re­bro per­ma­ne­ce ac­ti­vo y el Sue­ño NO REM que es la fa­se tran­qui­la, pro­fun­da y más lar­ga del sue­ño. To­dos los be­bés tran­si­tan por ci­clos de sue­ño su­per­fi­cial y pro­fun­do du­ran­te una mis­ma no­che. Con­for­me va cre­cien­do, lo nor­mal es que los sue­ños REM va­yan dis­mi­nu­yen­do y que los NO REM va­yan au­men­tan­do. A la edad de 4 me­ses, por ejem­plo, un lac­tan­te con­si­gue dor­mir 3 o 4 ho­ras se­gui­das. Du­ran­te los 90 mi­nu­tos de sue­ño pro­fun­do acom­pa­ña­do en los ex­tre­mos por el sue­ño li­viano, el be­bé ex­pe­ri­men­ta un es­ta­do de se­mi­aler­ta. En es­tos mo­men­tos es cuan­do es­tá pro­pen­so a des­per­tar­se. Pe­ro, mi­nu­tos des­pués, en­tra­rá en la fa­se más pro­fun­da com­ple­tan­do su des­can­so noc­turno de ca­si 8 ho­ras. Es muy im­por­tan­te res­pe­tar esos in­ter­va­los sin in­te­rrum­pir­los para que se con­vier­tan en una cos­tum­bre. Pre­ten­der que el ni­ño con­ci­lie el sue­ño es una ta­rea di­fí­cil y cons­ti­tu­ye un ver­da­de­ro desafío. Pe­ro si se co­no­ce y res­pe­ta su rit­mo, to­do se­rá más fá­cil.

El aca­dé­mi­co de pos­gra­do ti­tu­lar de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, plan­teó que para el desa­rro­llo de un buen dor­mir de los be­bés es im­por­tan­te el co­no­ci­mien­to que ten­gan las ma­dres de sí mis­mas y del tem­pe­ra­men­to de sus hi­jos/as. A los ni­ños se les pue­den in­cul­car há­bi­tos, ase­gu­rán­do­les un ho­ra­rio fi­jo para ir a la ca­ma, una bue­na hi­gie­ne de sue­ño y en­se­ñán­do­les a ce­rrar los ojos sin com­pa­ñía paterna. Des­de que na­cen, re­quie­ren or­den en sus ru­ti­nas para dor­mir de ma­ne­ra tal que pue­dan cre­cer y desa­rro­llar­se ade­cua­da­men­te por­que du­ran­te el sue­ño se pro­du­ce, en­tre otros, la li­be­ra­ción de la hor­mo­na del cre­ci­mien­to. El or­ga­nis­mo pro­du­ce gló­bu­los blan­cos que se­rán uti­li­za­dos por su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co para lu­char de me­jor ma­ne­ra con­tra los res­fríos y vi­rus. Las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les se ex­pan­den rá­pi­da­men­te de la mis­ma ma­ne­ra. Por lo tan­to, dor­mir bien es vi­tal para su or­ga­nis­mo. La pri­me­ra cau­sa de que los ni­ños no duer­man co­mo les gus­ta­ría a sus ma­dres y pa­dres es bio­ló­gi­ca y na­tu­ral. Los ni­ños pe­que­ños, so­bre to­do los be­bés, es­tán pre­pa­ra­dos para des­per­tar­se por­que lo ne­ce­si­tan. Es por ello que sus fa­ses de sue­ño son di­fe­ren­tes de las de los adul­tos y en ellos la con­so­li­da­ción del sue­ño es un pro­ce­so en pleno desarro- llo. Cuan­do na­cen, lo na­tu­ral es dor­mir, pe­ro tam­bién van aprendiendo el ‘es­tar des­pier­tos’ en sus vidas.

Un ni­ño y ni­ña des­de que na­ce es si­nó­ni­mo de ale­gría, ter­nu­ra y po­cas ho­ras de sue­ño noc­turno por­que traen fa­ses más li­ge­ras y di­fe­ren­tes a las de sus pa­pás. Lo bueno es que así co­mo a co­mer de ma­ne­ra sa­lu­da­ble se apren­de, a dor­mir tam­bién.

La or­ga­ni­za­ción del sue­ño de un be­bé es un te­ma re­le­van­te en la ac­tua­li­dad. Los mis­mos adul­tos, sin dar­nos cuen­ta es­ta­mos re­du­cien­do el sue­ño, es de­cir a dor­mir me­nos de lo re­co­men­da­do, sin pen­sar que la ho­ra de des­per­tar y le­van­tar­se es la mis­ma. Que tal si­tua­ción no nos pa­se con los ni­ños/ as, res­pe­te­mos sus ru­ti­nas que sean per­ma­nen­tes co­mo acos­tar­los to­dos los días a la mis­ma ho­ra en un am­bien­te de ar­mo­nía, lo que se­rá fun­da­men­tal para un me­jor desa­rro­llo des­de la cu­na. PRINTED AND DIS­TRI­BU­TED BY PRESSREADER Pressreader.com +1 604 278 4604 ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY COPY­RIGHT AND PROTECTED BY APPLICABLE LAW

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.