Alum­nos de escuela Aman­da La­bar­ca tu­vie­ron pri­mer acer­ca­mien­to de equi­no­te­ra­pia

Pro­fe­sio­na­les de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de La­ja, ca­pa­ci­ta­dos es­pe­cial­men­te pa­ra rea­li­zar las di­ná­mi­cas, en­se­ña­ron los be­ne­fi­cios de in­ter­ac­tuar con ca­ba­llos per­fec­ta­men­te en­tre­na­dos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - DEPORTES -

En cul­tu­ras co­mo la Cel­ta, era ha­bi­tual re­ga­lar un ca­ba­llo a los deu­dos tras la muer­te de un ser que­ri­do. Se­gún la creen­cia po­pu­lar, el ca­ba­llo era men­sa­je­ro en­tre los dos mun­dos y ayu­da­ba a mi­ti­gar los efec­tos emo­cio­na­les de la au­sen­cia.

Co­mo la Cel­ta, mu­chas cul­tu­ras al­re­de­dor del mun­do tam­bién co­no­cie­ron la im­por­tan­cia de los equi­nos, no só­lo co­mo fuer­za de tra­ba­jo, trans­por­te o co­mo un ar­ma de gue­rra, sino que en­ten­die­ron que po­seían cua­li­da­des úni­cas pa­ra el cam­bio en los es­ta­dos aními­cos de las per­so­nas.

Ya en la era mo­der­na, las te­ra­pias con equi­nos se han he­cho muy po­pu­la­res en to­do el mun­do, de­bi­do al sin­nú­me­ro de es­tu­dios en per­so­nas con di­fi­cul­ta­des mo­tri­ces, que con­clu­yen que el mo­vi­mien­to del ca­ba­llo es fun­da­men­tal, ya que ge­ne­ra sen­sa­cio­nes muy pa­re­ci­das a las que sen­ti­mos los hu­ma­nos al ca­mi­nar, por lo que el pa­cien­te vuel­ve a fa­mi­lia­ri­zar­se con es­te mo­vi­mien­to.

La­ja, hoy se erige co­mo una de las co­mu­nas pio­ne­ras en la Re­gión del Bio­bío y en el país en po­ner a dis­po­si­ción de es­tu­dian­tes de una de sus es­cue­las to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios, y sin cos­to al­guno, pa­ra que pue­dan ac­ce­der a es­te ti­po de tra­ba­jos, si­tua­ción lo­gra­da a tra­vés de una su­ma­to­ria de vo­lun­ta­des y ges­tio­nes, apo­ya­das des­de un co­mien­zo por el mu­ni­ci­pio y que es­pe­ra ex­ten­der­se y man­te­ner­se en el tiem­po.

Sil­via Fuen­tes, del sec­tor San­ta Ele­na, y ma­dre de Jor­ge, uno de los be­ne­fi­cia­rios de la no­ve­do­sa ini­cia­ti­va, va­lo­ró la po­si­bi­li­dad.

“Me en­te­ré por los pro­fe­sio­na­les ( ki­ne­sió­lo­go y te­ra­peu­ta del CCR), quie­nes nos in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par de es­te gru­po de equi­no­te­ra­pia, cuan­do mi hi­jo es­ta­ba en la Te­le­tón ha­bla­ban de es­te ti­po de te­ra­pias, así que ya te­nía cier­to gra­do de co­no­ci­mien­to, aun­que nun­ca lo ha­bía­mos prac­ti­ca­do (...) No­so­tros te­ne­mos ca­ba­llos y tra­tá­ba­mos de su­bir­lo, pe­ro no hay co­mo es­tar con gen­te es­pe­cia­li­za­da co­mo los jó­ve­nes. Yo sé las cla­ses de equi­no­te­ra­pia par­ti­cu­la­res son muy ca­ras; que sea gratis, imagínese, pa­ra no­so­tros es muy bueno", pun­tua­li­zó la mu­jer.

Aní­bal Me­lla, ki­ne­sió­lo­go, en­car­ga­do del Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio de Reha­bi­li­ta­ción, ma­ni­fes­tó que “es­to par­tió por ini­cia­ti­va con Jor­ge, nues­tro te­ra­peu­ta, ha­ce dos años atrás. A tra­vés de una or­ga­ni­za­ción de la co­mu­na de Pai­ne to­ma­mos el cur­so y hoy te­ne­mos la cer­ti­fi­ca­ción de equi­no­te­ra­peu­ta, que nos ha­bi­li­ta pa­ra rea­li­zar­la a ni­vel bá­si­co. Exis­te un al­to com­pro­mi­so de ca­da uno de los pro­fe­sio­na­les. Pe­dro San­za­na se con­si­gue los ca­ba­llos, hi­zo el ne­xo con los ve­ci­nos del sec­tor Las Tos­cas y acá es­ta­mos”.

Ade­más, agre­gó que “la idea es sa­lir un po­co de lo ha­bi­tual, con­si­de­ran­do el en­torno pri­vi­le­gia­do que tie­ne La­ja".

Lorena Car­va­jal, do­cen­te en­car­ga­da de la escuela Aman­da La­bar­ca, cu­yos alum­nos se­rán los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­dos, se­ña­ló que se tra­ta de una opor­tu­ni­dad úni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.