Al­go más que pa­la­bras

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Víctor Cor­co­ba He­rre­ro Es­cri­tor cor­co­[email protected]­le­fo­ni­ca.net

Te­ne­mos que re­sol­ver di­fe­ren­cias y re­du­cir las ten­sio­nes. En mu­chos paí­ses es tan fuer­te el con­tras­te y la con­fu­sión, que se re­quie­ren lí­de­res dis­pues­tos a dar lo me­jor de sí, por en­cau­zar otra exis­ten­cia me­nos com­ba­ti­va. Des­de lue­go, no po­de­mos avan­zar sin hom­bres ho­nes­tos, sin di­ri­gen­tes rec­tos que sien­tan fuer­te­men­te en su in­te­rior la lla­ma­da al bien co­lec­ti­vo mun­dial. Es­tá vis­to, que tan im­por­tan­te co­mo el co­no­ci­mien­to, es el co­no­cer­se uno y el re­co­no­cer­se en los de­más; y, que tan vi­tal co­mo cul­ti­var­se, es pro­pa­gar una bue­na do­sis de cohe­ren­cia mo­ral. Por tan­to, an­te tan­tas ca­ren­cias afec­ti­vas, ur­ge abo­lir esas tec­no­lo­gías mal­di­tas que nos aco­rra­lan, co­mo es la ba­lís­ti­ca; que, sin co­ra­zón al­guno, to­do lo des­tru­ye.

Tam­po­co po­de­mos con­ti­nuar opri­mién­do­nos el al­ma, me­dian­te la exal­ta­ción de la tec­no­lo­gía. El sen­ti­do de to­das las co­sas ha­ce tiem­po que se ha de­for­ma­do, adap­tán­do­se a es­tas téc­ni­cas mal­di­tas, que to­do lo quie­ren pro­gra­mar a su ser­vi­cio y an­to­jo. Ape­nas te­ne­mos tiem­po pa­ra no­so­tros. Vi­vi­mos pa­ra las má­qui­nas. Ellas nos con­tro­lan y has­ta nos do­mi­nan. La­men­ta­ble­men­te, una gran par­te de la so­cie­dad ac­tual se ha vuel­to tan es­tú­pi­da co­mo ter­ca, tan en­dio­sa­da co­mo im­bé­cil, jac­tán­do­se del tér­mino do­mi­na­dor. Por ello, a mi jui­cio, ne­ce­si­ta­mos otra vi­sión me­nos mun­da­na y más amo­ro­sa de lo que a dia­rio nos acon­te­ce. Pa­ra em­pe­zar, cam­bie­mos el mer­ca­do de vi­das por otros es­tí­mu­los más hu­ma­nos, aun­que no sean pro­duc­ti­vos.

Ca­da día son más las per­so­nas es­cla­vas de la mal­di­ta cien­cia tec­no­ló­gi­ca. In­du­da­ble­men­te, in­ter­net es un pór­ti­co abier­to a un mun­do atrac­ti­vo y fas­ci­nan­te, con una fuer­te in­fluen­cia for­ma­ti­va; pe­ro no to­do lo que es­tá al otro la­do de la puer­ta es sa­lu­da­ble, sano y ver­da­de­ro. De he­cho, te­le­vi­sión, vi­deo­jue­gos, smartp­ho­ne y or­de­na­do­res, re­sul­tan en oca­sio­nes un im­pe­di­men­to real al diá­lo­go en­tre los miem­bros del ho­gar, al ali­men­tar re­la­cio­nes frag­men­ta­das y alie­na­ción. De es­te mo­do, se aca­ban vi­vien­do re­la­cio­nes vir­tua­les que mu­chas ve­ces nos dis­gre­gan, apo­de­rán­do­se in­clu­so de nues­tro tiem­po li­bre pa­ra la fa­mi­lia. Bien es ver­dad, que tam­bién hay or­ga­ni­za­cio­nes que quie­ren apro­ve­char su po­ten­cial pa­ra ge­ne­rar com­pa­sión y em­pa­tía con cau­sas im­por­tan­tes. Sea co­mo fue­re, to­do ne­ce­si­ta una di­men­sión éti­ca que nos pon­ga en el buen ca­mino, en la bue­na orien­ta­ción.

Per­so­nal­men­te, de­seo que las tec­no­lo­gías de­jen de ubi­car­se en el te­rri­to­rio de lo mal­di­to, y nos sir­van pa­ra pro­pi­ciar so­sie­gos y vías de en­ten­di­mien­to en­tre to­dos. Oja­lá se­pa­mos ar­mo­ni­zar es­tos va­lo­res tec­no­ló­gi­cos que es­tán ahí con los de nues­tra pro­pia con­cien­cia. Sin du­da, es esen­cial que to­da per­so­na, ha­bi­te en el lu­gar que ha­bi­te, se en­cuen­tre en el cen­tro de to­das esas po­lí­ti­cas y pro­gra­mas. Pen­se­mos que la tec­no­lo­gía no lo es to­do, pe­ro sí que pue­de con­tri­buir a ha­cer un gran bien o un gran mal. Hay que su­pe­rar tan­tas vi­sio­nes ma­te­ria­lis­tas, que la fuer­za im­pul­so­ra va a es­tar siem­pre en esa ter­nu­ra por lo au­tén­ti­co, con­si­de­ra­do en su to­ta­li­dad de es­pí­ri­tu y cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.