In­cen­dios in­ten­cio­na­les: no los po­de­mos per­mi­tir

Los or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos pue­den ha­cer to­das las pre­pa­ra­cio­nes que sean po­si­bles, la co­mu­ni­dad pue­de ca­pa­ci­tar­se y las po­li­cías pue­den ac­tuar con­for­me a la ley pa­ra per­se­guir a quie­nes al­te­ran el or­den, pe­ro si un pi­ró­mano, un jo­ven o adul­to que

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Tal co­mo sos­tie­ne la nue­va cam­pa­ña de in­cen­dios del go­bierno, el 99,9% de es­tos son pro­du­ci­dos por la mano del hombre. Ya sea in­ten­cio­nal o por irresponsa­bilidad en ac­cio­nes di­rec­tas o in­di­rec­tas, te­ne­mos es­te tris­te ré­cord.

En nues­tra pro­vin­cia, es­tán to­dos aler­tas. Los dis­tin­tos or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos, se en­cuen­tran or­ga­ni­za­dos pa­ra po­der en­fren­tar de me­jor ma­ne­ra la tem­po­ra­da de in­cen­dios, que se­gún se in­di­ca, po­dría ser bas­tan­te fuer­te du­ran­te el ve­rano.

Por es­ta ra­zón, es que no po­de­mos de­jar pa­sar por al­to el in­cen­dio ocu­rri­do en el ase­rra­de­ro du­ran­te el fin de se­ma­na, el cual, se­gún bom­be­ros y el pro­pio due­ño, tie­nen to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra pen­sar que fue in­ten­cio­nal.

En enero y fe­bre­ro de es­te año, se per­die­ron más de 500 mil hec­tá­reas de bos­que, na­ti­vo y fo­res­tal, mi­les de ani­ma­les mu­rie­ron, más de mil ca­sas fue­ron arra­sa­das por el fue­go y 9 per­so­nas per­die­ron la vi­da. To­do es­to, en al­go que era com­ple­ta­men­te evi­ta­ble.

Los or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos pue­den ha­cer to­das las pre­pa­ra­cio­nes que sean po­si­bles, la co­mu­ni­dad pue­de ca­pa­ci­tar­se y las po­li­cías pue­den ac­tuar con­for­me a la ley pa­ra per­se­guir a quie­nes al­te­ran el or­den, pe­ro si un pi­ró­mano, un jo­ven o adul­to que ha­ce una fo­ga­ta, o un con­duc­tor lanza una co­li­lla des­de su au­to, na­da evi­ta­rá po­ner en ries­go el pa­tri­mo­nio y la vi­da de ciu­da­da­nos de nues­tro país.

De­be­mos crear con­cien­cia co­mo so­cie­dad que in­cen­diar es lo más bru­tal que po­de­mos ha­cer. Des­truir sin me­dir las con­se­cuen­cias es al­go que de­be­mos erra­di­car.

Si se tra­ta­ra de de­man­das so­cia­les, no es la for­ma.

Es­te año, Dia­rio La Tri­bu­na, jun­to a di­ver­sas em­pre­sas de la pro­vin­cia, se han su­ma­do a bus­car es­tra­te­gias de crear con­cien­cia en ba­se a la pre­ven­ción, con nues­tra cam­pa­ña “Tu Eres la Con­cien­cia”.

Es­ta fra­se pue­de ser al­go me­ra­men­te pu­bli­ci­ta­rio, pe­ro real­men­te es­con­de un lla­ma­do cla­ro. So­mos to­dos, los lla­ma­dos a ser cons­cien­tes, a ser res­pon­sa­bles, a em­pa­ti­zar con las per­so­nas, las vi­vien­das, los ani­ma­les y el te­rri­to­rio.

Que­re­mos evi­tar los in­cen­dios y sin la ayu­da de to­dos, no se po­drá. Si se­gui­mos ac­tuan­do de ma­ne­ra ab­sur­da, de­lin­cuen­cial y te­rro­ris­ta, que­man­do to­do sin dis­cer­nir el da­ño que se pue­de pro­vo­car, no ser­vi­rá de na­da que nos ha­ya­mos pre­pa­ra­do pa­ra es­ta tem­po­ra­da. Si ves al­go, de­nun­cia aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.