Edu­ca­ción, fin del de­ba­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der.

Hay si­len­cio acer­ca de cuán­to y cuán­do, cuán­to hay que can­ce­lar y has­ta cuán­do, su­po­nien­do que el alumno re­pi­te. En es­te úl­ti­mo ca­so, ven­drá un de­ba­te acer­ca de los re­pi­ten­tes es­ti­ma­dos vul­ne­ra­bles, ver­sus los otros que no lo son.

Las lla­ma­das, “po­lí­ti­cas so­cia­les”, ra­di­ca­das en lo esen­cial de una so­cie­dad, ali­men­ta­ción, vi­vien­da, sa­lud, tra­ba­jo, edu­ca­ción, son de pri­me­rí­si­ma im­por­tan­cia. Po­drán fal­tar obras pú­bli­cas y otras, pe­ro no las in­dis­pen­sa­ble ya se­ña­la­das. Los chi­le­nos, para en­fren­tar es­tos re­que­ri­mien­tos, dis­pu­sie- ron, a tra­vés de di­ver­sas nor­ma­ti­vas, pú­bli­ca y pri­va­da, for­mas múl­ti­ples para que la po­bla­ción ac­ce­die­ra a ta­les be­ne­fi­cios pri­ma­rios.

Es­tas dos ins­tan­cias, Es­ta­do y fa­mi­lia, ad­qui­rían la pri­me­ra po­si­ción en las me­tas so­cia­les. En la vi­vien­da, se dis­po­ne el “aho­rro de la vi­vien­da” pa­so pre­vio para ac­ce­der a la vi­vien­da Cor­vi y lue­go vi­vien­da Ser­viu. En sa­lud, un por­cen­ta­je del suel­do para con­for­mar un Fon­do de Sa­lud, im­ple­men­ta­do por sub­si­dio del Es­ta­do. En la ali­men­ta­ción, se con­cre­ta el re­que­ri­mien­to del 100% de la ne­ce­si­dad ali­men­ti­cia del es­tu­dian­te y 100% del ni­ño re­cién na­ci­do has­ta los 24 me­ses de vi­da o más si es ne­ce­sa­rio. En Edu­ca­ción, no hay pre­via obli­ga­ción, sal­vo que es­co­gie­ra la edu­ca­ción pri­va­da y lue­go, la más re­que­ri­da hoy eli­mi­nán­do­se, (gra­ve error), la edu­ca­ción en so­cie­dad Es­ta­do-pri­va­do, más co­no­ci­da co­mo Edu­ca­ción Par­ti­cu­lar Sub­ven­cio­na­da.

De lo an­te­rior, se con­clu­ye que to­das las áreas so­cia­les bá­si­cas, tie­nen es­te com­ple­men­to en su fi­nan­cia­mien­to, fa­mi­lia y el es­ta­do, sal­vo en la edu­ca­ción en que la op­ción de gra­tui­dad to­tal, exis­tió en sus cua­tro ni­ve­les. En el Ré­gi­men Mi­li­tar, se es­ta­ble­ce la obli­ga­to­rie­dad de pa­gar el ni­vel de edu­ca­ción su­pe­rior. Es­ta dis­po­si­ción, que ima­gino, re­co­gió el he­cho de que el pro­fe­sio­nal ad­qui­ría un con­jun­to de be­ne­fi­cios y po­tes­ta­des au­sen­tes en el res­to de la po­bla­ción, dio ori­gen a es­te pa­go, co­mo ocu­rre en los paí­ses del pri­mer mun­do. Aho­ra bien, aun­que se re­co­no­ce que es­ta, “po­lí­ti­ca”, so­bre edu­ca­ción su­pe­rior, per­mi­tió que el 7% de la po­bla­ción es­tu­dia­ra en el ni­vel su­pe­rior, (muy por en­ci­ma de só­lo el 1,09% an­te­rior), por­cen­ta­je com­pa­ra­do con los paí­ses ri­cos de es­te pla­ne­ta, la car­ga fi­nan­cie­ra de la fa­mi­lia chi­le­na, no lo so­por­tó. Los re­cur­sos del Es­ta­do, que tam­bién au­men­ta­ron ex­po­nen­cial­men­te, pu­die­ron en su mo­men­to, sub­si­diar más edu­ca­ción su­pe­rior pe­ro, se fue­ron a un sin­nú­me­ro de sub­si­dios so­cia­les, que de­jó a los go­bier­nos sin el re­cur­so ne­ce­sa­rio para la edu­ca­ción. Ejem­plos su­man cien­tos. Pos­te­rior­men­te se con­cre­ta una Re­for­ma Tri­bu­ta­ria, in­com­ple­ta e in­efi­cien­te, que no cum­ple con los ob­je­ti­vos pre­vis­tos. Sin em­bar­go, en el de­ba­te sur­ge un asun­to ideo­ló­gi­co que po­ne en pe­li­gro cual­quier pro­gra­ma en es­te sen­ti­do. Mien­tras unos, los más, se­ña­lan que de­be sub­si­diar­se, el 100% de la edu­ca­ción a to­dos los que lo re­quie­ran, otros, se­ña­lan que de­be ser a to­do el uni­ver­so es­tu­dian­til, in­clu­yen­do a aque­llos que tie­nen los re­cur­sos. Hay si­len­cio acer­ca de cuan­to y cuan­do, cuan­to hay que can­ce­lar y has­ta cuan­do, su­po­nien­do que el alumno re­pi­te. En es­te úl­ti­mo ca­so, ven­drá un de­ba­te acer­ca de los re­pi­ten­tes es­ti­ma­dos vul­ne­ra­bles, ver­sus los otros que no lo son.

Con­si­de­ran­do en­ton­ces la má­xi­ma doc­tri­na­ria, “igual­dad de opor­tu­ni­da­des”, en la cual se ha sus­ten­ta­do por más de cua­tro dé­ca­das, to­da la doc­tri­na so­cial chi­le­na, el de­ba­te so­bre gra­tui­dad, só­lo de­be si­tuar­se en la for­ma y su al­can­ce y en na­da más. Pe­ro el jo­ven que dis­pu­so su op­ción en la edu­ca­ción su­pe­rior, de­be­rá, siem­pre, con­tar con un cen­tro de edu­ca­ción su­pe­rior para ser­vir sus an­he­los pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.