El mu­ni­ci­pio de Los Án­ge­les no pue­de es­tar tran­qui­lo per­dien­do pla­ta

¿Có­mo, si per­die­ron los dos jui­cios, pa­gan­do mi­llo­na­rios cos­tos a sus abo­ga­dos, per­dien­do pa­tri­mo­nio eco­nó­mi­co de to­dos los con­tri­bu­yen­tes, un mu­ni­ci­pio pue­de te­ner una ac­ti­tud tan irres­pon­sa­ble de sen­tir­se tran­qui­los? ¿Se­rá una bro­ma?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El día de ayer, en La Tri­bu­na y en otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción, se dio a co­no­cer el fa­llo del tri­bu­nal fren­te al des­pi­do in­jus­ti­fi­ca­do del ex di­rec­tor co­mu­nal de Educación Car­los Lang.

Na­die po­dría ol­vi­dar que es­ta au­to­ri­dad es­tu­vo cer­ca­na al al­cal­de de Los Án­ge­les, Es­te­ban Krau­se, coope­rán­do­le du­ran­te su cam­pa­ña, re­elec­ción y ges­tión. Sin em­bar­go, es di­fí­cil en­ten­der lo que su­ce­de al in­te­rior de la al­cal­día, pues­to que ha si­do co­mún ver co­mo gran­des alia­dos del je­fe co­mu­nal hoy se han ale­ja­do con­si­de­ra­ble­men­te de él.

No ol­vi­de­mos las po­lé­mi­cas sa­li­das del pri­mer Di­de­co, An­drés Cas­ti­llo, el su­ce­sor, Nor­man Ga­rri­do y el pos­te­rior, Pe­dro Pa­rra, quie­nes, si bien pú­bli­ca­men­te no han he­cho des­car­gos, se han ido de sus pues­tos, en quie­bres no­to­rios con el al­cal­de.

Res­pec­to a la sa­li­da de Car­los Lang, lo que ex­tra­ña, en­tre otras co­sas, es que ha­bien­do más de una de­ce­na de abo­ga­dos pres­tan­do fun­cio­nes en la cor­po­ra­ción, ha­ya que con­tra­tar uno ex­terno pa­ra el ca­so, pa­gan­do mi­llo­na­rias su­mas de di­ne­ro por jui­cios que ade­más, se pier­den. Lo mis­mo ocu­rrió cuan­do ha­ce unos días la di­ri­gen­te, Ni­via Ri­quel­me, ga­nó el re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Am­bien­tal de Val­di­via, que con­de­nó a la mu­ni­ci­pa­li­dad a no au­men­tar los pi­sos del edi­fi­cio O’hig­gins y a re­pa­rar­lo. En es­te úl­ti­mo, ade­más del abo­ga­do, los cos­tos de la obra au­men­ta­rán de ma­ne­ra impactante.

Por lo tan­to, cuan­do la ad­mi­nis­tra­do­ra mu­ni­ci­pal, Mi­che­lle Vi­lla­grán, se de­be ex­po­ner a los me­dios - de­bi­do a que el al­cal­de po­cas ve­ces lo ha­ce en ca­sos don­de su ima­gen se pue­de ver afec­ta­da - e in­di­ca con fra­ses ar­ma­das y sin sen­ti­do que co­mo mu­ni­ci­pa­li­dad de Los Án­ge­les es­tán tran­qui­los o que es­tán con­for­mes la pre­gun­ta es ¿con­for­mes de per­der?

¿Có­mo, si per­die­ron los dos jui­cios, pa­gan­do mi­llo­na­rios cos­tos a sus abo­ga­dos, per­dien­do pa­tri­mo­nio eco­nó­mi­co de to­dos los con­tri­bu­yen­tes un mu­ni­ci­pio pue­de te­ner una ac­ti­tud tan irres­pon­sa­ble de sen­tir­se tran­qui­los? ¿Se­rá una bro­ma?

La co­mu­na de Los Án­ge­les au­men­tó la pa­sa­da elec­ción de 8 a 10 sus con­ce­ja­les, pe­ro hay que ser ho­nes­tos, real­men­te los que más se ven en­ci­ma de los pro­ce­sos de fis­ca­li­za­ción son My­riam Que­za­da del mis­mo par­ti­do del al­cal­de (PRSD) y del sec­tor opo­si­tor Fran­cis­co Gon­zá­lez (UDI). Ellos cum­plen su rol fis­ca­li­za­dor, van a Con­tra­lo­ría, cues­tio­nan en los con­ce­jos, van a los me­dios a con­tar lo que es­tán ha­cien­do, pe­ro ¿Dón­de es­tá el res­to?

Por ejem­plo, ¿ Dón­de es­tá al­zan­do la voz el con­ce­jal Ze­nón Jor­que­ra, pre­si­den­te de la co­mi­sión de Educación, fren­te a los gra­ves in­con­ve­nien­tes que ha te­ni­do el Pa­dem, que fue apro­ba­do só­lo por el al­cal­de? No se en­tien­de esa tran­qui­li­dad.

El al­cal­de Es­te­ban Krau­se, de­be dar una ex­pli­ca­ción for­mal a la ciu­da­da­nía fren­te a es­tas mi­llo­na­rias pér­di­das por erro­res en la ges­tión, pe­ro, co­mo él y su am­plio gru­po de pe­rio­dis­tas ase­so­res, creen que los me­dios es­tán úni­ca­men­te pa­ra pu­bli­car sus re­la­cio­nes pú­bli­cas y se mo­les­tan cuan­do se le cues­tio­na, pro­ba­ble­men­te, ten­dre­mos que ver su acla­ra­ción en el Fa­ce­book de la mu­ni­ci­pa­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.