VIH/SIDA: di­le­mas e in­con­gruen­cias de una en­fer­me­dad con es­tig­ma so­cial

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Gon­za­lo Soto Psi­có­lo­go y aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad Cen­tral

La en­fer­me­dad del SIDA ha si­do de­cla­ra­da por la ONU co­mo una pan­de­mia y que des­de sus orí­ge­nes ha es­ta­do car­ga­da de ten­sio­nes mé­di­cas, po­lí­ti­cas, so­cia­les y re­la­cio­na­les.

En Chi­le, el ac­ce­so al tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­vi­ral ha si­do efec­ti­vo des­de el año 2004 a tra­vés del plan AU­GE, as­pec­to que ha si­do fun­da­men­tal pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de per­so­nas que vi­ven con el vi­rus del VIH (PVVIH).

No obs­tan­te lo an­te­rior, si­guen exis­tien­do di­so­nan­cias so­bre la en­fer­me­dad, en­tre los avan­ces mé­di­cos y los pro­ce­sos so­cia­les. Nos se­gui­mos en­con­tran­do con ti­tu­la­res que ver­san so­bre un in­cre­men­to del 45% en ca­sos re­por­ta­dos por in­fec­ción del VIH en Chi­le. Las per­so­nas si­guen ha­blan­do de con­ta­gio de SIDA y no de VIH; se si­gue man­te­nien­do la creen­cia de que es una en­fer­me­dad ter­mi­nal y, lo que creo es más preo­cu­pan­te, se si­gue pen­san­do que la po­si­bi­li­dad de con­ta­gio es más fre­cuen­te en otras per­so­nas y no en uno.

¿ Quién di­ce que es­ta en­fer­me­dad (o su po­si­bi­li­dad de con­ta­gio) es de unos y no de otros? ¿Cuál o cuá­les son las ra­zo­nes por las que es tan com­ple­jo lle­gar a un acuer­do so­bre có­mo abordar te­mas de sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va en es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les o uni­ver­si­ta­rios? ¿ Dón­de es­tán las asig­na­tu­ras o cá­te­dras uni­ver­si­ta­rias que pro­mue­ven un pen­sa­mien­to crí­ti­co, re­fle­xi­vo y ba­sa­do en me­to­do­lo­gías ac­ti­vas pa­ra tra­tar tó­pi­cos en se­xua­li­dad? ¿Dón­de es­tán las cam­pa­ñas de go­bierno en ho­ra­rios pri­me so­bre el te­ma?

Creo que las res­pues­tas no son del to­do cla­ras y pue­den ser muy am­plias, lo que per­mi­te con­cluir que el te­ma del VIH/SIDA si­gue sien­do al pa­re­cer en tér­mi­nos so­cie­ta­les un su­ce­so y no un pro­ce­so.

El que sea un su­ce­so lle­va a que se le­van­te la vista y se en­cien­dan las alar­mas en días o ac­cio­nes pun­tua­les, lue­go de eso se vuel­ve a pen­sar en otra co­sa y el te­ma del VIH/SIDA pa­sa a un se­gun­do plano en las co­ti­dia­ni­da­des so­cia­les y re­la­cio­na­les has­ta que se lle­ga, por ejem­plo, al Día In­ter­na­cio­nal del SIDA, que fue el 1 de di­ciem­bre, y vuel­ven a apa­re­cer los no­ti­cia­rios con informació­n re­la­ti­va al te­ma.

La en­fer­me­dad aún po­see un es­tig­ma mo­ral, afec­ti­vo y con­duc­tual que si­gue re­for­zan­do la idea de que la po­si­bi­li­dad de con­ta­gio es pa­ra otros (as), lo que re­du­ce la re­fle­xión ob­je­ti­va an­te po­si­bles en­cuen­tros se­xua­les, de ahí en­ton­ces que sur­jan ideas irra­cio­na­les que re­du­cen la ansiedad (“es la pri­me­ra vez que ha­go es­to”, “co­mo tan­ta ma­la suer­te”, “soy en ge­ne­ral una bue­na per­so­na”) pe­ro que no son úti­les pa­ra to­mar de­ci­sio­nes aser­ti­vas. Es aquí don­de se ha­ce evi­den­te la fal­ta de pro­ce­so y se­gui­mien­to en la di­men­sión so­cial y re­la­cio­nal de la en­fer­me­dad.

Los avan­ces mé­di­cos si­guen sien­do mu­cho más efec­ti­vos que los so­cia­les, qui­zás por­que en ellos no es­tán pre­sen­tes las ideo­lo­gías que, en lo que con­cier­ne al VIH/SIDA, ha mar­ca­do y ses­ga­do a una en­fer­me­dad que pue­de ser de to­dos y no só­lo de al­gu­nos.

¿Quién di­ce que es­ta en­fer­me­dad (o su po­si­bi­li­dad de con­ta­gio) es de unos y no de otros? ¿Cuál o cuá­les son las ra­zo­nes por las que es tan com­ple­jo lle­gar a un acuer­do so­bre có­mo abordar te­mas de sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va en es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les o uni­ver­si­ta­rios?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.