Vo­tan­tes de la ter­ce­ra edad y el pro­ble­ma de vo­tar en el se­gun­do piso

En mu­chos lo­ca­les de vo­ta­ción de Los Ángeles, don­de la ma­yo­ría de los elec­to­res son abue­li­tos, se de­bía su­bir largas es­ca­las pa­ra lle­gar a las res­pec­ti­vas me­sas.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRONICA -

Nue­va­men­te fue­ron los adul­tos ma­yo­res quie­nes die­ron el ejem­plo en las pri­me­ras ho­ras de vo­ta­ción de es­te 17 de di­ciem­bre, día en que se con­sa­gró Se­bas­tián Pi­ñe­ra co­mo el nue­vo Pre­si­den­te de Chi­le.

Sin em­bar­go, la con­si­de­ra­ción con es­te gru­po elec­to­ral no es tan al­to por par­te de los or­ga­ni­za­do­res de es­te pro­ce­so, pues­to que nue­va­men­te en al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, que sir­ven co­mo lo­ca­les de vo­ta­ción, con­ta­ban con la ma­yo­ría de sus me­sas en el se­gun­do piso.

Y es que una vez más los más en­tu­sias­tas vo­tan­tes tu­vie­ron que rea­li­zar un gran es­fuer­zo pa­ra lle­gar a su­fra­gar, en una si­tua­ción que nue­va­men­te se hi­zo tí­pi­ca durante el día de vo­ta­cio­nes en la pro­vin­cia de Bio­bío.

An­te es­to, siem­pre aflo­ra el sen­ti­do co­mún de al­gu­nos ciu­da­da­nos que rá­pi­da­men­te de­jan sus asun­tos pa­ra ir en ayu­da de es­tos abue­li­tos que en­cuen­tran gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra des­pla­zar­se den­tro de los co­le­gios.

Los mis­mos vo­tan­tes eran los que en ge­ne­ral se acer­ca­ban a es­tas per­so­nas pa­ra pres­tar­les el apo­yo ne­ce­sa­rio que se re­quie­re pa­ra que, an­tes sus li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas, pue­dan ir a los se­gun­dos pi­sos a emi­tir el tan im­por­tan­te vo­to que ellos ven en su par­ti­ci­pa­ción, en con­tra­po­si­ción a al­gu­nos jó­ve­nes que te­nien­do to­das las ca­pa­ci­da­des y tiem­po pa­ra ir a vo­tar, de­ci­den no mo­ver­se de sus ho­ga­res.

Tam­bién mu­chos de es­tos adul­tos ma­yo­res con­cu­rrían con fa­mi­lia­res a vo­tar. Mu­chas ve­ces pu­do di­vi­sar­se a fa­mi­lias com­ple­tas sien­do par­te de es­te de­ber cí­vi­co que con­vo­có a más de 6 mi­llo­nes de per­so­nas a lo lar­go del país.

Ca­be des­ta­car tam­bién la la­bor pres­ta­da por los uni­for­ma­dos, tan­to de Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le co­mo el per­so­nal del Ejér­ci­to, quie­nes eran siem­pre los pri­me­ros en ofre­cer to­da su dis­po­si­ción pa­ra que las per­so­nas pu­die­ran cum­plir con su de­re­cho a de­ci­dir quién se­rá el pró­xi­mo go­ber­nan­te. Al­gu­nos fue­ron to­ma­dos en an­das in­clu­so pa­ra tras­la­dar­los a sus res­pec­ti­vas me­sas.

ADUL­TOS MA­YO­RES de di­fe­ren­tes lo­ca­les de vo­ta­ción su­frie­ron gran­des in­con­ve­nien­tes pa­ra su­fra­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.