Apues­ta por una cul­tu­ra de alian­zas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Víctor Cor­co­ba Herrero Es­cri­tor cor­co­[email protected]­le­fo­ni­ca.net

Fren­te a tan­tas di­vi­sio­nes ab­sur­das se re­quie­re el res­pal­do de una au­tén­ti­ca alian­za mun­dial, que has­ta aho­ra no he­mos po­di­do lle­var a buen tér­mino de ma­ne­ra efec­ti­va, al me­nos pa­ra ayu­dar a la gen­te a su­pe­rar la po­bre­za, el ham­bre y las en­fer­me­da­des. Se­ría­mos in­jus­tos, si no re­co­no­cié­ra­mos cier­tos avan­ces, que po­nen al fin en el cen­tro a la per­so­na y al planeta, plas­ma­dos en los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos- te­ni­ble, que in­du­da­ble­men­te cons­ti­tu­yen un gran avan­ce en la in­clu­sión del mun­do y sus gen­tes. De una vez por to­das, la es­pe­cie hu­ma­na ha de dig­ni­fi­car­se, fra­ter­ni­zán­do­nos y pro­te­gién­do­nos. Es­ta es la cues­tión de fon­do, pues la so­li­da­ri­dad no es una ac­ti­tud más, tam­po­co una li­mos­na so­cial, es una ne­ce­si­dad y un va­lor a so­cia­li­zar. Es pú­bli­co y no­to­rio de que to­dos ne­ce­si­ta­mos de to­dos en al­gún mo­men­to de nues­tra exis­ten­cia. Por ello, de­be­mos vol­ver a una vi­sión más hu­ma­na en nues­tra ac­ti­vi­dad dia­ria, más éti­ca. Con ur­gen­cia, he­mos de sa­lir de es­ta at­mós­fe­ra in­sen­si­ble que nos acorrala.

Una ge­ne­ro­si­dad que he­mos de res­ta­ble­cer y for­ta­le­cer con em­pe­ño ca­da día, so­bre to­do pa­ra avi­var esa alian­za mun­dial que de­be­mos pro­pi­ciar co­mo so­cie­dad, pa­ra que cual­quier ciu­da­dano del mun­do pue­da vi­vir en li­ber­tad y en con­for­mi­dad con la jus­ti­cia. Por des­gra­cia, en el mun­do de hoy, abun- dan irres­pon­sa­bles des­go­bier­nos, su­mi­dos en la am­bi­ción del lu­cro y el po­der, que nos es­tán lle­van­do a la ma­yor ex­clu­sión de vi­das hu­ma­nas que ja­más he­mos co­no­ci­do co­mo li­na­je. Ya es­tá bien de tan­tos mu­ros, de tan­tas pro­me­sas in­cum­pli­das, de tan­tas ten­sio­nes sem­bra­das. Ha­ga­mos reali­dad aque­llo que nos une. Nos me­re­ce­mos otras sin­to­nías, otros abe­ce­da­rios más au­tén­ti­cos, tam­bién otras me­dia­cio­nes más reales con otros diá­lo­gos más ver­da­de­ros. Sin em­bar­go, tam­bién nos ale­gra sa­ber que, en di­ver­sos pue­blos de la tie­rra, aún per­du­ran esas re­la­cio­nes de fra­ter­ni­dad y coope­ra­ción. Lo que nos in­di­ca que to­do no es­tá per­di­do. Que te­ne­mos que re­to­mar ese es­pí­ri­tu co­mu­ni­ta­rio y vol­ver a ha­cer fa­mi­lia, a cre­cer co­mo es­tir­pe hu­ma­na­men­te.

Nun­ca es a des­tiem­po pa­ra re­co­men­zar. Aho­ra sa­be­mos que los crí­me­nes en la ex Yu­gos­la­via fue­ron per­pe­tra­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te por po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res, no por na­cio­nes y po­bla­dos. De ahí la im­por­tan­cia de que los li­de­raz­gos se ba­sen siem­pre en la mano extendida pa­ra des­ple­gar abra­zos, en la hu­mil­dad per­ma­nen­te pa­ra po­der unir los sue­ños en co­mu­ni­dad, así co­mo en el in­con­di­cio­nal ser­vi­cio de cer­ca­nía, es­cu­cha y au­xi­lio. Real­men­te cues­ta en­ten­der ese afán de opor­tu­nis­mo de­mo­crá­ti­co que to­do lo di­vi­de y lo em­ba­dur­na de men­ti­ras, co­mo es el ca­so de los se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes en Es­pa­ña, con su­cias in­ven­ti­vas con­tra to­do lo es­pa­ñol. La ciu­da­da­nía de­be es­tar bien aten­ta a sus li­de­raz­gos y sa­ber el enor­me ries­go que su­po­ne el in­de­pen­den­tis­mo en un mun­do glo­bal, ya no so­lo de frac­tu­ra y de cri­sis eco­nó­mi­ca, tam­bién de es­pí­ri­tu ar­mó­ni­co.

Por la ar­mo­nía to­do se cons­tru­ye, al­go que de­be con­quis­tar­se ca­da día. Es­ta­mos lla­ma­dos a apren­der unos de otros, acep­tan­do las di­fe­ren­cias y com­par­tien­do las ex­pe­rien­cias di­ver­sas. Só­lo así po­dre­mos en­ri­que­cer­nos, des­de esa li­ber­tad de pen­sar y des­de esa com­pren­sión ha­cia lo di­fe­ren­te. Por otra par­te, hay que au­nar es­fuer­zos en­tre to­dos pa­ra po­der rec­ti­fi­car.

Des­de lue­go, en un mun­do cor­po­ra­ti­vo co­mo el ac­tual, hay que to­mar con­cien­cia de que lo glo­bal nos exi­ge tam­bién so­lu­cio­nes glo­ba­les; al­go pro­pio de aque­llos que cul­ti­van una men­te abier­ta, con es­pí­ri­tu con­ci­lia­dor, pues­to que ob­se­sio­nar­se con he­ri­das del pa­sa­do, sue­le im­pe­dir que vea­mos nue­vos ho­ri­zon­tes. Por con­si­guien­te, mi apues­ta por una cul­tu­ra de con­cor­dia, li­bre de ven­gan­zas, con­lle­va la pa­cí­fi­ca evo­lu­ción de las gen­tes en la con­si­de­ra­ción de los de­re­chos del pró­ji­mo, in­clu­so cuan­do es­to nos exi­ge a no­so­tros ce­der en al­gu­nas cues­tio­nes. Lo fun­da­men­tal, no nos equi­vo­que­mos, es ten­der al uní­sono ha­cia ese bien colectivo so­cial y a la dig­ni­fi­ca­ción de sus mo­ra­do­res. Es nues­tro de­ber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.