La de­mo­cra­cia ha­bló fuer­te y cla­ro

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

Cuan­do las per­so­nas par­ti­ci­pan, co­mo ocu­rrió el pa­sa­do domingo en el mar­co de la se­gun­da vuel­ta pa­ra de­fi­nir al pró­xi­mo presidente de Chi­le, es la de­mo­cra­cia la que se ex­pre­sa y en es­ta opor­tu­ni­dad ha­bló fuer­te y cla­ro, en la voz de quie­nes con­cu­rrie­ron a las ur­nas a ma­ni­fes­tar su pre­fe­ren­cia, ma­yo­ri­ta­ria­men­te por el can­di­da­to y ex man­da­ta­rio Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

Es im­por­tan­te sa­ber que es­toy par­ti­ci­pan­do pa­ra de­ci­dir por el fu­tu­ro de mi país, lo tie­nen cla­ro los 7 mi­llo­nes 32 mil 585 ciu­da­da­nos que con­cu­rrie­ron a su me­sa de su­fra­gio y go­za­ron del pla­cer cí­vi­co que sig­ni­fi­ca es­te ac­to pú­bli­co y pri­va­do a la vez, con el que ejer­ces tu de­re­cho a vo­to –pre­fie­ro es­te tér­mino an­tes que el “de­ber cí­vi­co”- y ma­ni­fies­tas tu de­seo por Chi­le al me­nos por los pró­xi­mos cua­tro años.

Lo vi­vie­ron con emo­ción y or­gu­llo nues­tros com­pa­trio­tas en el ex­tran­je­ro, algunos de los cua­les vo­ta­ron por pri­me­ra vez en 40 años, pe­ro que a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia pu­die­ron de­cir “me im­por­ta el país en el que na­cí” y se sin­tie­ron par­te de el en es­te so­lem­ne y sig­ni­fi­ca­ti­vo ac­to.

Fui­mos par­te de un pro­ce­so ejem­plar, don­de des­ta­có la ra­pi­dez y trans­pa­ren­cia de los re­sul­ta­dos, que gra­cias a las pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas del Ser­vi­cio Electoral nos per­mi­tie­ron co­men­zar a co­no­cer los re­sul­ta­dos pa­sa­das las 18:00 ho­ras y que ya a las 19:30 nos mos­tra­ban una cla­ra ten­den­cia, que mi­nu­tos más tar­de se con­fir­ma­ría con un am­plio nú­me­ro de me­sas es­cru­ta­das.

Lo que si­guió, fue­ron más sig­nos, más evi­den­cias, de que nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co pue­de dar cá­te­dra a otras na­cio­nes, sin que eso sue­ne so­ber­bio, ya que de­be­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos de aque­llo. La Pre­si­den- ta Mi­che­lle Ba­che­let lla­mó por te­lé­fono al presidente elec­to, con quien di­jo com­par­tir un pro­fun­do “amor por Chi­le” y lue­go de la co­rres­pon­dien­te felicitaci­ón, coor­di­na­ron un desa­yuno de tra­ba­jo a pri­me­ra ho­ra del lu­nes. Por su par­te Ale­jan­dro Gui­llier, re­co­no­ció el am­plio triun­fo de su con­ten­dor y con­cu­rrió con su fa­mi­lia a sa­lu­dar­lo.

Es­ta for­ta­le­za no la po­de­mos per­der, muy por el contrario, jun­to con va­lo­rar­la, de­be­mos con­tri­buir a que se man­ten­ga por años y pa­ra ello, us­ted que no fue a vo­tar de­be ha­cer­lo en el fu­tu­ro, ya que es­te domingo par­ti­ci­pó me­nos de la mi­tad del uni­ver­so de los elec­to­res ha­bi­li­ta­dos, por lo que quien ga­nó el ba­lo­ta­je lo hi­zo con apro­xi­ma­da­men­te un 25 por cien­to de los su­fra­gios vá­li­da­men­te emi­ti­dos.

Aho­ra bien, de­be­mos te­ner en cuen­ta que Chi­le tie­ne los ele­men­tos que le per­mi­ti­rán desa­rro­llar­se en el fu­tu­ro y el pró­xi­mo go­ber­nan­te de­be­rá es­ta­ble­cer sus prio­ri­da­des y el én­fa­sis que quie­re es­ta­ble­cer de acuer­do a su po­lí­ti­ca y pro­yec­to, al cual ca­da uno desde su pro­pio es­pa­cio de­be pro­cu­rar apor­tar, por el bien co­lec­ti­vo.

Fe­li­ci­ta­mos el só­li­do triun­fo de Se­bas­tián Pi­ñe­ra y de su sector. A ellos, les desea­mos éxi­to en su ges­tión, de to­das ma­ne­ras!

Es­ta for­ta­le­za no la po­de­mos per­der, muy por el contrario, jun­to con va­lo­rar­la, de­be­mos con­tri­buir a que se man­ten­ga por años y pa­ra ello, us­ted que no fue a vo­tar de­be ha­cer­lo en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.