En­vían a Con­tra­lo­ría Ley que des­pe­na­li­za in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo

El Mi­nis­te­rio de Sa­lud in­gre­só do­cu­men­to pa­ra su to­ma de ra­zón. El tex­to con­tie­ne la nor­ma­ti­va que ri­gen las pres­ta­cio­nes in­clui­das en el Pro­gra­ma de Acom­pa­ña­mien­to y Ma­te­rias Afi­nes de la Ley Nº 21.030.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - SALUD -

El Mi­nis­te­rio de Sa­lud in­gre­só pa­ra su to­ma de ra­zón a la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, el Re­gla­men­to de las Pres­ta­cio­nes In­clui­das en el Pro­gra­ma de Acom­pa­ña­mien­to y Ma­te­rias Afi­nes de la Ley Nº 21.030 que Des­pe­na­li­za la In­te­rrup­ción Vo­lun­ta­ria del Em­ba­ra­zo en Tres Causales, pu­bli­ca­da el 23 de sep­tiem­bre del pre­sen­te año.

En di­cho cuer­po le­gal se fi­ja­ba un pla­zo de 90 días pa­ra que la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do dic­ta­ra el re­gla­men­to pa­ra ser pre­sen­ta­do a la Con­tra­lo­ría, don­de a par­tir de hoy se pro­ce­de­rá a su re­vi­sión.

¿QUÉ DI­CE LA LEY?

La cau­sal 1 se­ña­la que cuan­do la vi­da de la mu­jer em­ba­ra­za­da se en­cuen­tre en ries­go, ella ten­drá ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos mé­di­cos ne­ce­sa­rios pa­ra pre­ser­var su vi­da, aun­que es­tos im­pli­quen la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo. Pa­ra ello, se de­be­rá con­tar con el res­pec­ti­vo diag­nós­ti­co mé­di­co.

La ex­pre­sión “ries­go vi­tal” sig­ni­fi­ca que se per­mi­te la in­te­rrup­ción pa­ra po­ner fin a un em­ba­ra­zo que lle­va­rá a la muer­te a la ma­dre si no se in­ter­vie­ne. Es­ta cau­sal no tie­ne pla­zo, ya que se pue­de pre­sen­tar a lo lar­go de to­da la ges­ta­ción.

En la cau­sal 2 la ley per­mi­te que en los ca­sos en que el diag­nós­ti­co mé­di­co de­ter­mi­na que el em­brión o fe­to pa­de­ce una al­te­ra­ción es­truc­tu­ral con­gé­ni­ta o ge­né­ti­ca de ca­rác­ter le­tal, la mu­jer po­drá de­ci­dir si in­te­rrum­pe o no su em­ba­ra­zo. Co­mo el em­brión o fe­to no lo­gra­rá so­bre­vi­vir fue­ra del úte­ro, la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo no es­tá su­pe­di­ta­da a pla­zos, sino a la de­ci­sión de la mu­jer. Pa­ra rea­li­zar la in­ter­ven­ción se de­be­rá con­tar con dos diag­nós­ti­cos en igual sen­ti­do de mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas. To­do diag­nós­ti­co de­be­rá cons­tar por es­cri­to y rea­li­zar­se en for­ma pre­via.

La cau­sal tres es­ta­ble­ce que se po­drá in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo cuan­do és­te sea re­sul­ta­do de una vio­la­ción. En es­tas cir­cuns­tan­cias, si la mu­jer no quie­re se­guir ade­lan­te con el em­ba­ra­zo, no se le pue­de exi­gir que lo con­ti­núe.

La ley es­ta­ble­ce co­mo pla­zo que no ha­ya trans­cu­rri­do más de 12 se­ma­nas de ges­ta­ción. Tra­tán­do­se de una ni­ña me­nor de 14 años, la in­te­rrup­ción pue­de rea­li­zar­se siem­pre que no ha­ya trans­cu­rri­do más de 14 se­ma­nas.

Un equi­po de sa­lud, es­pe­cial­men­te con­for­ma­do pa­ra es­tos efec­tos, con­fir­ma­rá la con­cu­rren­cia de los he­chos que lo cons­ti­tu­yen y la edad ges­ta­cio­nal, in­for­man­do por es­cri­to a la mu­jer (o a su re­pre­sen­tan­te le­gal), se­gún sea el ca­so; y al je­fe del es­ta­ble­ci­mien­to hos­pi­ta­la­rio o clí­ni­ca par­ti­cu­lar don­de se so­li­ci­ta la in­te­rrup­ción.

En el ca­so de ni­ñas o ado­les­cen­tes me­no­res de 18 años de edad que han si­do víc­ti­mas de vio­la­ción, se man­tie­ne el de­ber que tie­ne en la ac­tua­li­dad el o la je­fa del es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud de de­nun­ciar es­te de­li­to, se­gún lo re­gu­la­do en el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal.

En el ca­so de las mu­je­res ma­yo­res de 18 años la au­to­ri­dad del es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud de­be­rá po­ner en co­no­ci­mien­to del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que se con­vo­có el de­li­to de vio­la­ción pa­ra la so­li­ci­tud de in­te­rrup­ción.

EL EN­TE CON­TRA­LOR de­be re­vi­sar el re­gla­men­to enviado por el Eje­cu­ti­vo en la ma­te­ria y si es ne­ce­sa­rio pue­de rea­li­zar­se ob­ser­va­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.