Ve­ci­nos de Ra­rin­co bus­can a res­pon­sa­bles de ma­tan­za de pe­rros

Se­gún tes­ti­mo­nios de re­si­den­tes, en me­nos de un año se ha en­ve­ne­na­do por des­co­no­ci­dos a cer­ca de 20 pe­rros. “Ma­ta­ron a dos de mis pe­rri­tos, lue­go a otros dos más, pe­ro aho­ra que ma­ta­ron a mi pe­rra que es­ta­ba pre­ña­da”, sos­tu­vo una de las afec­ta­das.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Un se­rio he­cho es el que de­nun­cian los ve­ci­nos de Pla­za San Mar­cos del sec­tor Ra­rin­co y es que du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po se han vis­to a la pro­ble­má­ti­ca de una se­ria ma­tan­za de pe­rros en el sec­tor, la que se rea­li­za du­ran­te las no­ches.

Así lo acu­sa Mar­lén Azó­car Mo­ya, quien es re­si­den­te y fun­da­do­ra de es­te sec­tor y hoy la­men­ta con pe­sar, que ter­ce­ros es­tén ma­tan­do de for­ma in­dis­cri­mi­na­da a sus mas­co­tas, las que ade­más de ser sus ami­gos, son fie­les cui­da­do­res en es­ta área du­ran­te las no­ches.

La mu­jer se­ña­la que es­te es el quin­to pe­rro – to­dos pas­to­res ale­mán- que es en­ve­ne­na­do en las no­ches, en apro­xi­ma­da­men­te un año y me­dio. Ex­pli­ca que la si­tua­ción lla­mó su aten­ción lue­go de la se­gun­da ma­tan­za, cuan­do en­con­tró en su par­ce­la res­tos de in­tes­ti­nos de po­llo en su pa­tio.

Ase­gu­ra que cuan­do su­ce­dió la se­gun­da ma­tan­za, es­to se re­pi­tió en cer­ca de cin­co ho­ga­res más y con el mis­mo mé­to­do de en­ve­ne­na­mien­to, por res­tos de co­mi­da atra­yen­tes a los ani­ma­les.

ALAR­MAN­TE SI­TUA­CIÓN

“La pri­me­ra vez que es­to su­ce­dió ma­ta­ron a dos de mis pe­rri­tos, lue­go a otros dos más, pe­ro aho­ra que ma­ta­ron a mi pe­rra, la cual es­ta­ba ade­más pre­ña­da lo en­cuen­tro su­fi­cien­te y era de mis hi­jos me­no­res”, sen­ten­cia Mar­lén, quien cla­ma hoy por una in­ves­ti­ga­ción.

La an­ge­li­na agre­ga que es­te he­cho, fue avi­sa­do a Ca­ra­bi­ne­ros de la Te­nen­cia Cen­te­na­rio, quie­nes le ex­pli­ca­ron no po­der ha­cer na­da al res­pec­to, pues­to que no exis­tían prue­bas en el lu­gar, pa­ra de­ter­mi­nar res­pon­sa­bles o abrir una in­ves­ti­ga­ción

He­cho que por el mo­men­to tie­ne in­tran­qui­los a es­te gru­po de ha­bi­tan­tes, quie­nes ex­pli­ca­ron que du­ran­te es­te año van cer­ca de 20 ca­ni­nos afec­ta­dos, por las al­tas do­sis de ve­neno que se arro­ja du­ran­te las no­ches a las vi­vien­das.

La mu­jer agre­ga que la im­por­tan­cia de es­ta de­nun­cia es pre­ve­nir tra­ge­dias ma­yo­res y que pue­da lle­gar al­gún me­nor y ma­ni­pu­lar al­guno de es­tos pro­duc­tos.

“Lo im­por­tan­te de es­ta si­tua­ción es pre­ve­nir una tra­ge­dia ma­yor. Acá hay ni­ños que jue­gan a la pe­lo­ta u otros jue­gos y pue­den ma­ni­pu­lar al­gu­na can­ti­dad de los pro­duc­tos al­ta­men­te pe­li­gro­sos que ma­ni­pu­lan es­tas per­so­nas” ex­pli­ca, la ma­dre de 4 hi­jos.

OTROS AN­TE­CE­DEN­TES

Fren­te a es­ta de­nun­cia, son otros los ve­ci­nos que de igual ma­ne­ra quie­nes plas­mar su tes­ti­mo­nio, pues­to que la ra­bia que los em­bar­ga, su­pera la per­di­da de sus ami­gos.

Es­tos ex­pli­can que el sis­te­ma de en­ve­ne­na­mien­to uti­li­za­do por los in­di­vi­duos es le­tal ade­más de do­lo­ro­so pa­ra los ani­ma­les, por­que es­tos, pe­re­cen en un pe­río­do cer­cano a las cua­tro ho­ras, con di­fe­ren­tes ti­pos de síntomas.

Se­gún agre­gan en la pri­me­ra opor­tu­ni­dad, es­tos fue­ron ase­si­na­dos con ve­neno pa­ra jar­di­nes, ca­ra­co­les es­pe­cí­fi­ca­men­te, lo que pro­vo­có fuer­tes he­mo­rra­gias, mien­tras que en úl­ti­mo even­to, era apa­ren­te el ve­neno pa­ra.ra­to­nes, ya que pa­de­ció fuer­tes vó­mi­tos y arro­ja­ba es­pu­ma blan­ca.

Otro afec­ta­do, quien qui­so coope­rar con su his­to­ria fue Se­bas­tián Pe­dre­ros, quien per­dió al fiel com­pa­ñe­ro de su ho­gar, lla­ma­do Dra­co, el que fue en­ve­ne­na­do du­ran­te es­te año de la misma ma­ne­ra que las mas­co­tas de Mar­lén, cuan­do una no­che sa­lió de su ho­gar.

El jo­ven se­ña­ló que “es­ta pér­di­da nos afec­tó bas­tan­te co­mo fa­mi­lia y de­be­ría exis­tir un cas­ti­go de por me­dio, pa­ra de­te­ner es­te re­pro­cha­ble ac­to”, ex­pli­ca el jo­ven quien ex­pre­sa es­te ac­to no mi­de con­se­cuen­cias de da­ño a las per­so­nas.

Jun­to a él y Mar­lén, son mu­chos los ve­ci­nos de es­te sec­tor que hoy pro­tes­tan por ayu­da que se re­pli­que ba­sa­da en la Ley Cho­li­to, pues­to que es­te ac­to in­dis­cri­mi­na­do es­tá pro­du­cien­do mu­cho da­ño en fa­mi­lias, quie­nes hoy se sien­ten vul­ne­ra­das, fren­te a nuevos su­ce­sos que aten­ten con sus ami­gos ca­ni­nos.

Se­gún tes­ti­mo­nios de re­si­den­tes, en me­nos de un año se ha en­ve­ne­na­do a cer­ca de 20 pe­rros.

EN ES­TE SEC­TOR HA­BI­TAN apro­xi­ma­da­men­te se­ten­ta fa­mi­lias, las que ner­vio­sas es­pe­ran que al­guien ge­ne­re una in­ves­ti­ga­ción que en­cuen­tre a es­tos res­pon­sa­bles.

LOS CA­NI­NOS que en es­te sec­tor han si­do ase­si­na­dos son ge­ne­ral­men­te de cui­da­do e ins­pec­ción de vi­vien­das.

VE­CI­NOS SE­ÑA­LAN que no son per­so­nas ex­ter­nas al sec­tor las que ha co­me­ti­do es­te de­li­to.

DU­RAN­TE ES­TE PE­RIO­DO, han pe­re­ci­do cer­ca de 20 pe­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.