Bio­bío: vo­ca­ción y obli­ga­ción de fu­tu­ro

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Hu­go Cau­ti­vo Bal­tie­rra Pre­si­den­te Con­se­jo de Go­bierno Re­gio­nal Re­gión del Bío Bío

Al des­pe­dir años y re­cor­dar lo­gros al­can­za­dos, tam­bién es una opor­tu­ni­dad pa­ra ge­ne­rar apren­di­za­jes que per­mi­tan orien­tar nues­tras ac­cio­nes fu­tu­ras. A pro­pó­si­to de la ren­di­ción de cuen­ta pú­bli­ca de la ges­tión del Con­se­jo de Go­bierno Re­gio­nal, Co­re Bío Bío, se ha­cen pa­ten­tes si­tua­cio­nes que son par­te fun­da­men­tal de es­tas lec­cio­nes apren­di­das, una de ellas es que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na de­be ser un eje cen­tral de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pues la cons­truc­ción del fu­tu­ro de nues­tra re­gión nos per­te­ne­ce a to­dos y to­das.

El año que ter­mi­na tra­jo y de­ja hi­tos prin­ci­pa­les e his­tó­ri­cos en el pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción, pues en nues­tro país el año 2017 ter­mi­na con una se­ñal se­ñe­ra que es la apro­ba­ción de la ley que po­si­bi­li­ta­rá el 2020 la elec­ción de­mo­crá­ti­ca del Go­ber­na­dor Re­gio­nal, que se­rá a su vez el Pre­si­den­te del Con­se­jo Re­gio­nal, así co­mo la apro­ba­ción de la ley de For­ta­le­ci­mien­to de la Re­gio­na­li­za­ción, que po­si­bi­li­ta­rá el ini­cio del tras­pa­so de nue­vas com­pe­ten­cias a los Go­bier­nos y Con­se­jos Re­gio­na­les. Pe­ro es­to es só­lo un pun­to de ini­cio, aún que­dan mu­chos te­mas que re­sol­ver pa­ra te­ner real­men­te en nues­tras ma­nos los des­ti­nos de la re­gión. No ha­brá real des­cen­tra­li­za­ción del po­der po­lí­ti­co, mien­tras no se avan­ce en la ma­yor au­to­no­mía fi­nan­cie­ra de las re­gio­nes.

Otro he­cho im­por­tan­te es la crea­ción de la Re­gión de Ñu­ble, épi­ca en la que no es­tu­vo au­sen­te és­te Con­se­jo, pri­me­ro apro­ban­do su crea­ción, pe­ro tam­bién tra­ba­jan­do con la ciu­da­da­nía de Ñu­ble a tra­vés del rol sig­ni­fi­ca­ti­vo que ju­ga­ron los Con­se­je­ros de esa pro­vin­cia. Así en sep­tiem­bre de 2018 for­mal­men­te nues­tra pa­tria da­rá a luz dos nue­vas re­gio­nes, la de Ñu­ble y la del Bío Bío, se­pa­mos ca­da uno de no­so­tros co­mo hi­jos e hi­jas de es­ta ma­dre co­mún, es­tar a la al­tu­ra y ren­dir ade­cua­do tri­bu­to a ella, ha­cien­do que ese fu­tu­ro sea exi­to­so, por el bien de to­dos y to­das quie­nes ha­bi­ta­mos en ella.

Chile nos mira, no so­mos una re­gión que mar­que el pa­so, te­ne­mos vo­ca­ción de li­de­raz­go y de­be­mos exi­gir un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la cons­truc­ción del fu­tu­ro de nues­tra pa­tria. Así es co­mo de­be­mos se­guir con la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de nues­tro te­rri­to­rio y con­ti­nuar con ex­pe­rien­cias tan po­ten­tes co­mo “Bio­bío week” rea­li­za­do en Chi­na, que fue la pri­me­ra ex­pe­rien­cia a ni­vel na­cio­nal don­de una re­gión se ha­ce car­go con una de­le­ga­ción de más de 50 per­so­nas en­tre em­pre­sa­rios, aca­dé­mi­cos, fun­cio­na­rios, au­to­ri­da­des y Con­se­je­ros Re­gio­na­les, pa­ra pro­mo­cio­nar mues­tra reali­dad eco­nó­mi­ca, so­cial y cul­tu­ral.

Po­ten­ciar la in­no­va­ción y la mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do es otra de las mo­ti­va­cio­nes pa­ra el pró­xi­mo año, don­de el tras­pa­so de in­for­ma­ción a la ciu­da­da­nía y el tra­ba­jo en red es una de las reali­da­des desafian­tes. Uno de los ejes cen­tra­les pa­ra sa­lir de la des­con­fian­za pú­bli­ca ins­ta­la­da es am­pliar la trans­pa­ren­cia del Es­ta­do, pues co­mo lo plan­tea el Open Da­ta Ins­ti­tu­te, los go­bier­nos y da­tos abier­tos son re­uti­li­za­ción, in­no­va­ción, par­ti­ci­pa­ción y em­po­de­ra­mien­to. Co­mo Co­re es­ta­mos avan­zan­do pa­ra per­mi­tir ha­cer se­gui­mien­to en lí­nea de la in­ver­sión re­gio­nal, de las con­tra­ta­cio­nes, de los pa­gos o del ma­peo geo­rre­fe­ren­cia­do de las di­ver­sas ini­cia­ti­vas que fi­nan­cia­mos, am­pa­ra­dos en sis­te­mas co­mo el SAGIR y el SRIIT., que co­mo re­gión nos pon­drá en un mo­de­lo a se­guir a ni­vel na­cio­nal por otras re­gio­nes, don­de la aper­tu­ra a la ciu­da­da­nía de es­tos sis­te­mas es uno de los desafíos pen­dien­tes.

So­mos una gran re­gión, pe­ro Chile ne­ce­si­ta que nues­tro de­sa­rro­llo sir­va al país co­mo guía. Un buen proyecto de país es la su­ma de bue­nos pro­yec­tos de re­gio­nes. Un buen proyecto de re­gión só­lo sur­ge des­de la uni­dad de pro­pó­si­to de sus co­mu­ni­da­des, la ta­rea es desafian­te y hay que te­ner el co­ra­je y sa­bi­du­ría pa­ra avan­zar. Yo es­toy se­gu­ro que en­tre no­so­tros te­ne­mos mu­chos hom­bres y mu­je­res con una his­to­ria de en­tre­ga ge­ne­ro­sa, de servicio por la re­gión, que sa­brán con­du­cir­la por el ca­mino que esa mis­ma his­to­ria se me­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.