Cre­ce po­lé­mi­ca por pre­dio a ori­llas del río Bu­reo en Mul­chén

Unas cua­ren­ta fa­mi­lias del sec­tor Las Pe­ñas acu­san en­ga­ño por una pro­me­sa de ven­ta que tras 17 años no se ha­ce efec­ti­va. Los ve­ci­nos es­ti­man que fue­ron es­ta­fa­dos por el an­ti­guo y ac­tual due­ño del te­rreno en el cual ellos vi­ven.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Araíz de una re­cien­te pu­bli­ca­ción rea­li­za­da por Dia­rio La Tribuna y la cual re­co­gía el tes­ti­mo­nio de una ve­ci­na de Mul­chén que qui­so re­cla­mar en con­tra del di­rec­tor de Obras Mu­ni­ci­pa­les de di­cha co­mu­na, por no otor­gar un per­mi­so pa­ra sub­di­vi­dir un te­rreno de pro­pie­dad de su es­po­so, un gru­po de fa­mi­lias, cu­yas ca­sas se en­cuen­tran den­tro de los des­lin­des del ci­ta­do pre­dio, se co­mu­ni­ca­ron con nues­tro me­dio de co­mu­ni­ca­ción pa­ra dar a co­no­cer otra aris­ta por la cual es­ta pro­pie­dad se ve en­fren­ta­da a un con­flic­to que a la fe­cha no ha si­do re­suel­to.

El in­mue­ble en cues­tión co­rres­pon­de al nú­me­ro 25400003, se­gún el rol de ava­lúo fis­cal asig­na­do por el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (SII). Los lí­mi­tes son las ca­lles Montt, Soto, la cos­ta­ne­ra del río Bu­reo y un pa­sa­je que se de­no­mi­nó Nue­va Nor­te.

Den­tro de es­ta man­za­na, si así po­dría­mos de­no­mi­nar­la, vi­ven al­re­de­dor de 40 fa­mi­lias, ca­da una con si­tios de­bi­da­men­te de­li­mi­ta­dos y de apro­xi­ma­da­men­te 280 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie.

El sec­tor es co­no­ci­do co­mo Las Pe­ñas y se fue for­man­do lue­go que quien fue­ra has­ta ha­ce al­gu­nos años he­re­de­ro y due­ño del pre­dio, Pe­dro Cal­de­rón Es­cá­ra­te, sub­di­vi­die­ra y fue­ra ven­dien­do de a pe­que­ños lo­tes a las fa­mi­lias que se fue­ron ins­ta­lan­do en el lu­gar.

PRO­ME­SA DE COM­PRA­VEN­TA

To­das las ven­tas se rea­li­za­ron ba­jo pro­me­sa de com­pra­ven­ta an­te no­ta­rio, de­bi­do a que la pro­pie­dad por no pa­go de con­tri­bu­cio­nes iba ca­mino a ser em­bar­ga­da y re­ma­ta­da. Es por es­to que el com­pro­mi­so asu­mi­do por el en­ton­ces due­ño, Pe­dro Cal­de­rón, era que una vez sa­nea­do ese pro­ble­ma a ca­da nue­vo pro­pie­ta­rio se le iba a en­tre­gar las es­cri­tu­ras de sus res­pec­ti­vos si­tios.

Al­go que a la fe­cha no ha ocu­rri­do y que man­tie­ne a los ve­ci­nos que es­pe­ra­ban por sus tí­tu­los en la más com­ple­ta in­cer­ti­dum­bre, más aún, aho­ra, que el te­rreno so­bre el cual cons­tru­ye­ron sus ca­sas fi­gu­ra con un nue­vo due­ño.

La con­ce­ja­la de Mul­chén, Luz Gon­zá­lez, ha mo­ni­to­rea­do de cer­ca es­ta si­tua­ción. “El se­ñor Cal­de­rón ha­bía di­cho cla­ra­men­te que él, te­nien­do los de­re­chos de es­te te­rreno, iba a en­tre­gar las es­cri­tu­ras, pe­ro al ob­te­ner los de­re­chos lo que él ha­ce es ven­der a otra per­so­na. Ahí me preo­cu­pé y vi un en­ga­ño cla­ro”, ase­gu­ró la edil.

Co­men­tó que pa­ra ase­so­rar a los ve­ci­nos en la ma­te­ria los pu­so en con­tac­to con un abo­ga­do, quien ha­bría de­ci­di­do in­ter­po­ner una que­re­lla por es­ta­fa en con­tra del an­ti­guo due­ño del te­rreno, Pe­dro Cal­de­rón, y del ac­tual, Jorge Guz­mán.

Es­ta in­for­ma­ción fue co­rro­bo­ra­da por Ali­cia Oli­va, re­si­den­te de ca­lle Soto en el nú­me­ro 1246. Ella fue quien con­tac­tó a La Tribuna y ci­tó a sus ve­ci­nos a un en­cuen­tro con nues­tro me­dio de pren­sa en el mis­mo sec­tor de Las Pe­ñas, pa­ra dar a co­no­cer la ver­sión de ellos en es­te plei­to.

TES­TI­MO­NIO DE UNA AFEC­TA­DA

“Lo más do­lo­ro­so de es­to es que mi pa­pá tra­ba­jó to­da su vi­da, jun­tó su pla­ta y cuan­do apro­xi­ma­da­men­te le que­da­ba un año de vi­da, él le com­pró a Cal­de­rón (…) com­pró el te­rreno y de­jó co­mo 5 mi­llo­nes in­ver­ti­dos en la ca­sa, la que no al­can­zó a ter­mi­nar, por­que mu­rió”, con­tó emo­cio­na­da Ali­cia.

Es­ta mu­jer, quien hoy las ha­ce de vo­ce­ra de sus ve­ci­nos, que atra­vie­san por el mis­mo pro­ble­ma de ella, ex­pli­có que su pro­ge­ni­tor pac­tó el 2013 una pro­me­sa de com­pra y ven­ta, a cam­bio de cin­co mi­llo­nes de pe­sos, don­de su ven­de­dor se com­pro­me­tía a en­tre­gar­le “su es­cri­tu­ra ape­nas mi pa­pá le pa­ga­ra. Mi pa­pá le pa­gó to­do y ade­más te­ne­mos la de­cla­ra­ción ju­ra­da an­te no­ta­rio de que se pa­gó to­do”, ase­ve­ró, con do­cu­men­ta­ción en mano.

Con­sul­ta­da res­pec­to de por qué aún no ha re­ci­bi­do la es­cri­tu­ra que le co­rres­pon­de, Ali­cia co­men­tó que “en el mo­men­to que su­po que yo es­ta­ba en­te­rán­do­me de qué pa­pe­les te­nían los ve­ci­nos, que eran idén­ti­cos a los de no­so­tros, nos ci­tó a una reunión a su ca­sa y ahí nos di­jo que él (Pe­dro Cal­de­rón) ya no era due­ño y que le ha­bía ven­di­do a Guz­mán”, in­di­có.

Aque­lla no­ti­fi­ca­ción ca­yó co­mo un bal­de de agua fría pa­ra es­tos ve­ci­nos, que de in­me­dia­to se pu­sie­ron en con­tac­to con el abo­ga­do que les ha­bía su­ge­ri­do la con­ce­ja­la Luz Gon­zá­lez. “Se pre­sen­tó una que­re­lla por frau­de, es­to es­tá en ma­nos del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el asun­to es­tá ju­di­cia­li­za­do”, con­fir­mó Ali­cia Oli­va.

AN­TI­GUO DUE­ÑO

Con­tac­ta­do por la Tribuna, el an­ti­guo due­ño del pre­dio, Pe­dro Cal­de­rón, acep­tó con­tes­tar to­das las in­te­rro­gan­tes plan­tea­das por lo ve­ci­nos. En pri­mer lu­gar, re­co­no­ció que des­de el año 2000 en ade­lan­te él pro­ce­dió a la ven­ta de es­tos si­tios en el sec­tor hoy co­no­ci­do co­mo Las Pe­ñas.

“Con el com­pro­mi­so de que, pos­te­rior­men­te, co­mo eso era una pro­pie­dad que es­ta­ba em­bar­ga­da, se iban a sa­near to­dos los lo­tes por Bie­nes Na­cio­na­les. Fue lo que al­gu­nos lo­gra­ron ha­cer y a otros no se les per­mi­tió, por­que el se­ñor al­cal­de (sic) con uno de los mis­mos ve­ci­nos, la se­ño­ra Ma­ría Eli­na Is­la, fue­ron al Mi­nis­te­rio de Bie­nes Na­cio­na­les en Con­cep­ción y ahí su­gi­rie­ron que ellos se iban a ha­cer car­go de la si­tua­ción de esos lo­tes”, co­men­tó.

Cal­de­rón en­fa­ti­zó en que su an­ti­gua pro­pie­dad arras­tra­ba unas deu­das enor­mes por con­cep­to de con­tri­bu­cio­nes y que se en­con­tra­ba ad por­tas de ser re­ma­ta­da, y que de­bi­do a eso fue que él, tras el fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre el 2007, op­tó por ven­der las ac­cio­nes y de­re­chos de la cues­tio­na­da pro­pie­dad al ac­tual due­ño que es Jorge Guz­mán.

Res­pec­to de la si­tua­ción en la que se en­cuen­tran las fa­mi­lias a las que él les fue ven­dien­do si­tios con la pro­me­sa de com­pra­ven­ta, di­jo que es­tán en una si­tua­ción de “pre­ca­rio, pe­ro sin ries­go de que va­yan a per­der sus pro­pie- da­des, por­que el com­pro­mi­so que se hi­zo con don Jorge Guz­mán (ac­tual due­ño) fue que él pa­ga­ba to­das las deu­das de con­tri­bu­cio­nes (…) y re­gu­la­ri­za­do el tí­tu­lo, al lo­grar ins­cri­bir­lo en la No­ta­ría, se ha­cía un sub­di­vi­sión, que es la que te­ne­mos pre­sen­ta­da en el De­par­ta­men­to de Obras de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Mul­chén y que no ha lo­gra­do sa­lir. Con esa sub­di­vi­sión, don Jorge Guz­mán sa­ca­ba un lo­te de 5.211 me­tros cua­dra­dos y otro de 29 mil y tan­tos”, pun­tua­li­zó el ex pro­pie­ta­rio del lu­gar.

Fi­nal­men­te in­sis­tió en que las per­so­nas que com­pra­ron en su mo­men­to y que vi­ven en el sec­tor, sa­bían que es­ta sub­di­vi­sión era re­qui­si­to pa­ra po­der avan­zar ha­cia la re­gu­la­ri­za­ción de sus si­tios. “Sa­lien­do la sub­di­vi­sión se pue­de ini­ciar el lo­teo de ellos y ahí el com­pro­mi­so que to­dos lo sa­ben es que van a te­ner que ha­cer un gas­to, en tan­to, que don Jorge Guz­mán pa­gó las con­tri­bu­cio­nes de esa pro­pie­dad”, con­clu­yó.

Cer­ca de cua­ren­ta fa­mi­lias que ha­bi­tan el sec­tor co­no­ci­do co­mo Las Pe­ñas, acu­sa­ron al an­ti­guo y ac­tual due­ño del te­rreno en el que vi­ven de en­ga­ñar­los me­dian­te una pro­me­sa de com­pra­ven­ta que tras años no se ha­ce efec­ti­va.

ALI­CIA OLI­VA, en re­pre­sen­ta­ción de sus ve­ci­nos, con­tó que in­ter­pu­sie­ron una que­re­lla por es­ta­fa en con­tra del an­ti­guo y ac­tual due­ño del te­rreno que ha­bi­tan en Mul­chén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.