La­bor fis­ca­li­za­do­ra o ca­sos per­so­na­les de los con­ce­ja­les

Es­pe­ra­mos que el con­ce­jal Salazar, pue­da am­pliar su fis­ca­li­za­ción de es­te re­cin­to de Sa­lud y otros, don­de ocu­rren si­tua­cio­nes muy la­men­ta­bles co­mo la que él vi­vió y que po­cas ve­ces se co­no­cen y no só­lo que se evi­den­cien cuan­do es él quien las vi­ve. Una cr

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El día de ayer, se reali­zó en Los Án­ge­les, la pri­me­ra se­sión del con­ce­jo mu­ni­ci­pal, la cual con­tó con la pre­sen­cia del al­cal­de Esteban Krau­se y to­dos los con­ce­ja­les, con ex­cep­ción de Aní­bal Ri­vas.

Siem­pre al fi­nal de es­tas reunio­nes, los con­ce­ja­les pue­den to­mar la pa­la­bra, pa­ra re­fe­rir­se a te­mas que tie­nen que ver con su tra­ba­jo fis­ca­li­za­dor.

A mo­do de ejem­plo, la con­ce­ja­la My­riam Quezada, pi­dió un in­for­me al Daem, acer­ca de una preo­cu­pa­ción de pre­sun­tos des­pi­dos de fun­cio­na­rios des­de el Li­ceo Co­mer­cial, el cual de­tec­tó en su rol co­mo au­to­ri­dad.

Asi­mis­mo, Ze­nón Jor­que­ra, ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción por la ba­ja con­cu­rren­cia de pú­bli­co al even­to del Ba­fo­la, de­bi­do a la di­fu- sión dé­bil que se reali­zó. Tam­bién se re­fi­rió a los jue­gos in­fan­ti­les de la pla­za Sil­va Arria­ga­da, don­de tras una fis­ca­li­za­ción, re­ve­ló que se en­cuen­tran en pé­si­mo es­ta­do y que en es­ta épo­ca de al­to uso, re­quie­ren es­tar en co­rrec­to fun­cio­na­mien­to.

Yas­na Quezada, por su par­te, pi­dió un es­tu­dio del ce­men­te­rio ge­ne­ral de Los Án­ge­les, de­bi­do a que se es­tán ca­yen­do ár­bo­les en­ci­ma de en­ci­ma las tum­bas.

El al­cal­de, Esteban Krau­se, tam­bién reac­cio­nó fren­te a los con­ce­ja­les Gon­zá­lez y Ve­lás­quez, quie­nes se mos­tra­ron mo­les­tos por los re­sul­ta­dos de la PSU, acla­ran­do las in­for­ma­cio­nes del te­ma y con­tras­tan­do con ci­fras, los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos de los alum­nos de Los Án­ge­les.

Sin em­bar­go, el con­ce­jal Víc­tor Salazar, plan­teó un te­ma que si bien es to­tal­men­te vá­li­do y com­pren­si­ble, no for­ma par­te de su tra­ba­jo co­mo fis­ca­li­za­dor, ya que uti­li­zó su tiem­po en el con­ce­jo, pa­ra una que­ja per­so­nal que le to­có vi­vir en el hos­pi­tal de Los Án­ge­les el pa­sa­do 28 de di­ciem­bre.

Él lle­vó a su hi­jo a Ur­gen­cias, co­mo pa­dre, pa­ra que re­ci­bie­ra aten­ción de un pro­fe­sio­nal y pe­se a lle­gar a las 2:28, fue aten­di­do a las 4 de la ma­ña­na, se­gún él, por­que los mé­di­cos del re­cin­to asis­ten­cial es­ta­ban dur­mien­do.

Na­die po­dría cues­tio­nar la mo­les­tia que la au­to­ri­dad co­mu­nal sin­tió cuan­do, co­mo to­dos los chi­le­nos que se atien­den en el ser­vi­cio pú­bli­co, de­ben es­pe­rar lar­go tiem­po pa­ra re­ci­bir la aten­ción de un mé­di­co o un es­pe­cia­lis­ta.

Pe­se a ma­ni­fes­tar al­go to­tal­men­te vá­li­do, lo la­men­ta­ble es que su alo­cu­ción pa­re­ció más bien una que­ja pú­bli­ca al hos­pi­tal por un ca­so to­tal­men­te per­so­nal, más que ha­ber­se de­di­ca­do co­mo par­te de su tra­ba­jo de con­ce­jal, a com­pro­bar la ca­li­dad de la aten­ción de los cen­tros de Sa­lud.

An­te es­to, es­pe­ra­mos que el con­ce­jal Salazar, pue­da am­pliar su fis­ca­li­za­ción de es­te re­cin­to y otros, don­de ocu­rren si­tua­cio­nes muy la­men­ta­bles co­mo la que él vi­vió y que po­cas ve­ces se co­no­ce y no só­lo que se evi­den­cien cuan­do es él quien las vi­ve. Una crí­ti­ca cons­truc­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.