Le­van­tar los ojos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Ha lle­ga­do el mo­men­to de des­per­tar y de to­mar con­cien­cia, de no per­ma­ne­cer cie­gos y de abra­zar los gran­des de­seos de nues­tro in­te­rior, de sa­ber mi­rar los di­ver­sos ca­mi­nos y de afe­rrar­se en aque­llos ho­ri­zon­tes que nos unen, de le­van­tar los ojos ha­cia lo ver­da­de­ra­men­te au­tén­ti­co. Nues­tra bús­que­da ha de ser más poé­ti­ca que ma­te­rial, en un mo­men­to de tan­tos re­tro­ce­sos en el mun­do. No ol­vi­de­mos que el fu­tu­ro es nues­tro, a po­co que se­pa­mos ar­mo­ni­zar­nos ha­cia ese mun­dia­li­za­do bien co­lec­ti- vo, que to­dos nos me­re­ce­mos por me­ra dig­ni­dad. Por tan­to, he­mos de fre­nar las os­cu­ras de­sigual­da­des y alum­brar es­pa­cios me­nos po­de­ro­sos. En su épo­ca, ya los Ma­gos de Orien­te tu­vie­ron que pa­rar­se pa­ra po­der dis­cer­nir, re­fle­xio­nar sin ape­nas tiem­po, y así de­ci­die­ron no pa­sar por el pa­la­cio té­tri­co de He­ro­des, sino mar­char por otro ca­mino más bon­da­do­so, de ma­yor ge­ne­ro­si­dad, sin tan­tos mu­ros ni fal­sas apa­rien­cias. Tu­vie­ron esa sa­ga­ci­dad, en­tre lo aními­co y lo mís­ti­co, pa­ra re­co­no­cer los pe­li­gros y evi­tar­los.

In­du­da­ble­men­te, hoy más que nun­ca ha­ce fal­ta for­ta­le­cer aso­cia­cio­nes de go­bierno glo­bal, que aglu­ti­nen y pro­pi­cien otras sen­das más jus­tas y coope­ran­tes, má­xi­me en es­te ins­tan­te de gra­ves con­flic­tos y de vio­la­cio­nes con­ti­nuas de de­re­chos hu­ma­nos, ade­más de los ries­gos que re­pre­sen­tan las ar­mas nu­clea­res y el cam­bio cli­má­ti­co pa­ra la se­gu­ri­dad del pla­ne­ta. En con­se­cuen­cia, an­te es­te pa­no­ra­ma, tan con­vul­so co­mo de­sola­dor, he­mos de re­pen­sar otras vi­sio­nes. Tal vez si­guien­do la es­te­la de aque­llos Ma­gos de Orien­te, ten­ga­mos que sa­lir de no­so­tros mis­mos ha­cia otras bús­que­das me­nos en­dio­sa­das. Ellos bus­ca­ban la luz ver­da­de­ra y se pu­sie­ron en ca­mino. No­so­tros, aca­so ten­ga­mos que re­en­con­trar­nos pa­ra po­der ha­llar en nues­tros análo­gos, ese abra­zo de hu­mil­dad que to­dos ne­ce­si­ta­mos. Por ello, es vi­tal una cul- tu­ra que ex­tien­da los bra­zos. No pen­se­mos que ha­cer ca­rre­ra es el pun­to más al­to. Qui­zás ten­ga­mos que ha­cer pa­ra­da y ser­vir me­jor. De ahí, lo esen­cial que es com­par­tir; y aun­que en los ojos de un ni­ño ar­de la inocen­cia, en los de un jo­ven la lla­ma y en los del vie­jo, bri­lla la luz, to­do se com­ple­men­ta y se ne­ce­si­ta, lo que nos ins­ta a ser más es­pí­ri­tu que cuer­po.

Oja­lá apren­da­mos a amar­nos, y co­mo aque­llos Ma­gos de Orien­te, in­can­sa­bles y va­lien­tes pa­ra afron­tar las di­fi­cul­ta­des, fi­je­mos la mi­ra­da en tan­tas lá­gri­mas que nos mi­ran y no las ve­mos. Pon­ga­mos, pues, el co­ra­zón en la mano. Apren­da­mos a leer­nos, a ver las reali­da­des so­cia­les co­mo pro­pias, a im­pli­car­nos en ellas. Só­lo ha­ce fal­ta un mí­ni­mo de éti­ca pa­ra vol­ver a dar es­pe­ran­za. Mu­chos mo­ra­do­res la tie­nen per­di­da. Nos ha­ce fal­ta otra at­mós­fe­ra más cons­truc­to­ra de ver­sos que es­cla­va de po­dios. Re­tor­nen con ur­gen­cia los poe­tas a las pla­zas. Los ne­ce­si­ta­mos pa­ra re­ci­bir a los sue­ños. Há­gan­se vi­da. Rein­te­gren to­dos los len­gua­jes en la poe­sía. So­li­da­ri­cen emo­cio­nes. Que la paz no es fru­to de los acau­da­la­dos, sino de los ser­vi­do­res. Al fin y al ca­bo, la me­jor apues­ta es la ac­ción de to­dos en co­mu­ni­dad. Que con­ver­jan los la­ti­dos. Ten­gan los ojos bien abier­tos. Que na­die se duer­ma, al me­nos pa­ra ver esa es­tre­lla que nos ha de lle­var por el buen ca­mino.

Víc­tor Cor­co­ba He­rre­ro Es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.