A MI AMI­GO CAR­LOS PERELLÓ PAR­TE I

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Te­nía­mos un com­pro­mi­so, cual era que el que fa­lle­cie­ra pri­me­ro, el que que­da­ba vi­vo lo des­pi­die­ra en el ce­men­te­rio.

Des­gra­cia­da­men­te me to­có a mí, pe­ro por el es­ta­do de mi sa­lud que ten­go, mi fa­mi­lia no me per­mi­te ha­blar en igle­sia o ce­men­te­rio, por lo que lo ha­go por in­ter­me­dio del dia­rio La Tri­bu­na.

Te fuis­te ami­go que­ri­do, des­pués de su­frir una lar­ga y te­rri­ble en­fer­me­dad, su­fris­te lo in­de­ci­ble y dis­te la ba­ta­lla por vi­vir, pe­ro no pu­dis­te a pe­sar de los cui­da­dos mé­di­cos y de tu ama­da Na­ti.

Car­los un es­pa­ñol de ce­pa, un bar­ce­lo­nés de san­gre, tra­ba­jo pri­me­ro jun­to a sus pa­dres en la fá­bri­ca Osi­ris, de­di­ca­da a las con­ser­vas, pa­ra pos­te­rior­men­te ha­cer­lo so­lo, for­mar y man­te­ner un gran cria­de­ro de aves, que le dio los fru­tos eco­nó­mi­cos pa­ra su vi­da. Su fa­mi­lia se de­sin­te­gró, sus hi­jos se mar­cha­ron de su la­do, co­mo tam­bién su es­po­sa. Car­los ini­ció una nue­va vi­da jun­to a la mu­jer que él ama­ba y for­mó una nue­va fa­mi­lia, que sus hi­jos no acep­ta­ron y le die­ron la es­pal­da has­ta ca­si ol­vi­dar­lo, nin­guno de los tres se acer­ca­ron a su fu­ne­ral.

Con su nue­va es­po­sa vi­vió días fe­li­ces y en sus bra­zos ca­yó sin vi­da, den­tro de su agi­ta­da vi­da se dio el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ayu­dar a for­mar un Club De­por­ti­vo que se lla­mó Club de De­por­tes Los Án­ge­les allá por el año 1959, des­de ahí nues­tra amis­tad, siem­pre es­tu­vi­mos jun­tos ayu­dán­do­nos unos a otros, jun­to con una di­rec­ti­va de gran po­der, don­de so­bre­sa­lie­ron Luis El­gue­ta, Íta­lo Zu­nino, Fran­cis­co Gar­cía y mu­chos otros, en­tre ellos Jor­ge Ro­drí­guez, Lu­ciano Go­doy.

Can­sa­do de ga­nar­les a to­dos los equi­pos re­gio­na­les, nos na­ció el ape­ti­to de traer el fút­bol pro­fe­sio­nal a Los Án­ge­les, es aquí don­de co­men­za­mos a tra­ba­jar con Car­los, asis­ti­mos a di­ver­sas reunio­nes de la Aso­cia­ción Cen­tral, ha­cien­do ver nues­tro de­seo de en­trar al pro­fe­sio­na­lis­mo, pe­ro siem­pre fui­mos des­pla­za­dos por otros clu­bes, has­ta que Car­los se acor­dó que te­nía un ami­go es­pa­ñol que se lla­ma­ba Fran­cis­co Bou­zo, quien nos re­co­men­dó que ha­blá­ra­mos con el cu­ra Li­za­na y Julián San Mi­guel, ellos nos die­ron la pis­ta de un Club que es­ta­ba en Puen­te Al­to en muy ma­la si­tua­ción, co­men­zó nues­tro tra­jín en Puen­te Al­to, ha­blan­do con di­rec­ti­vos, asis­tien­do a reunio­nes y has­ta es­cu­char clan­des­ti­na­men­te con­ver­sa­cio­nes de sus di­ri­gen­tes y así im­po­ner­nos de los acuer­dos que to­ma­ban ya sea en con­tra de no­so­tros o a fa­vor, has­ta que por fin lle­gó el día y Car­los pa­gó $ 800.000 es­cu­dos en aque­lla fe­cha, va­lor que no­so­tros ya co­no­cía­mos que nos iban a co­brar por la com­pra de Ibe­ria.

Por eso Car­los de­cía Ibe­ria es mío yo lo com­pré, fe­li­ces re­gre­sa­mos a Los Án­ge­les a dar la gran no­ti­cia, no sin an­tes pac­tar el día y la ho­ra de la en­tre­ga de uti­le­ría, tro­feos, ju­ga­do­res.

En el Cen­tro Es­pa­ñol de Los Án­ge­les, en una gran fies­ta fui­mos ho­me­na­jea­dos jun­to a Julián San Mi­guel y el Cu­ra Li­za­na, y mu­chas au­to­ri­da­des, co­lo­can­do en nues­tra so­la­pa una me­da­lla de oro, que Car­los guar­da­ba jun­to a fo­to­gra­fías de la fe­cha en su ofi­ci­na de ven­tas, la mía me la ro­ba­ron jun­to a jo­yas de mi es­po­sa.

Aquí ter­mi­na la ob­se­sión por el fút­bol pro­fe­sio­nal y em­pie­za el su­fri­mien­to a la man­ten­ción del Club de Los Án­ge­les des­de el año 1969 has­ta el año 2005, fe­cha que se ha­ce car­go de Ibe­ria don Car­los Perelló, du­ran­te 35 años es­tu­vi­mos jun­to a Car­los ba­ta­llan­do pa­ra man­te­ner es­te Club con mu­chos sa­cri­fi­cios y al­gu­nas alegrías. Car­los se ale­jó al­gu­nos años de Ibe­ria, pe­ro siem­pre es­tu­vo aten­to a lo que ne­ce­si­tá­ba­mos, to­dos los me­ses le ofre­cía una on­ce a los ju­ga­do­res y com­par­tía­mos con ellos.

Jun­to a Car­los He­ller tra­ba­ja­mos al­gu­nos años, has­ta que de­ci­di­mos ale­jar­nos por com­ple­to de la di­rec­ti­va, es­tu­vi­mos un tiem­po asis­tien­do al es­ta­dio, allí te­nía­mos dos asien­tos re­ser­va­dos pa­ra no­so­tros, go­zá­ba­mos con la vic­to­ria y su­fría­mos con las de­rro­tas de Ibe­ria. Manuel Se­gun­do Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.