Tra­ba­ja­do­res ca­ta­lo­gan co­mo una fal­ta de res­pe­to el au­men­to del suel­do mí­ni­mo

Sa­la­rio al­can­za­rá los $276.000, con lo que el in­gre­so ba­se ha­brá au­men­ta­do un to­tal de 26 mil pe­sos en 18 me­ses.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - ECONOMÍA -

La fra­se “au­men­ta el suel­do mí­ni­mo” se ha­ce muy lla­ma­ti­va, in­tere­san­te y es­pe­ran­za­do­ra pa­ra los 170 mil tra­ba­ja­do­res que, mes a mes, re­ci­ben es­te sa­la­rio. Pe­ro co­mo di­ce el di­cho, no to­do lo que bri­lla es oro, y es­te se­ría el ca­so que se da con el au­men­to de es­te mon­to, ini­cia­ti­va que en los úl­ti­mos días, ha si­do cues­tio­na­do con du­ras crí­ti­cas por par­te de los tra­ba­ja­do­res.

Pa­ra con­tex­tua­li­zar el te­ma, ca­be re­cor­dar que el 2016 el Con­gre­so Na­cio­nal apro­bó la pro­pues­ta pre­sen­ta­da por el Go­bierno de re­ajus­tar el suel­do mí­ni­mo en $26 mil pe­sos, pa­san­do de $250.000 a $276.000 en un pe­río­do de 18 me­ses.

In­cre­men­to que se reali­zó en cua­tro eta­pas, a con­tar del uno de ju­lio de 2016, au­men­tó de $250.000 a $257.500, el pri­me­ro de enero de 2017 a $264.000, el pri­me­ro de ju­lio de 2017 a $270.000 y a aho­ra a par­tir del día uno de enero de 2018 subió a $276.000. Es así co­mo es­te lu­nes se com­ple­tó la úl­ti­ma eta­pa.

Aho­ra, las crí­ti­cas van en di­rec­ta re­la­ción al tiem­po en el que se de­mo­ró en com­ple­tar es­tos $26 mil de au­men­to, ade­más de los mon­tos en­tre­ga­dos en ca­da eta­pa, los que fue­ron con­si­de­ra­dos por los tra­ba­ja­do­res co­mo una bur­la.

Con can­ti­da­des que fue­ron en­tre los 6 mil y 7.500 pe­sos, con lo que no hay que ser adi­vino pa­ra dar­se cuen­ta que con es­tos mon­tos no es mu­cho lo que los tra­ba­ja­do­res pue­den ha­cer al mes.

Cuan­do se ha­bla de au­men­tar el suel­do, se en­tien­de que es un mon­to con­si­de­ra­ble en el que se pue­de cu­brir al­gún gas­to men­sual, con­si­de­ran­do, ade­más que es­ta es una ayu­da pa­ra quie­nes más lo ne­ce­si­tan, pe­ro con el in­cre­men­to real en­tre­ga­do, por ejem­plo, no al­can­za ni pa­ra la lo­co­mo­ción de una se­ma­na, ni me­nos pa­ra com­prar el ki­lo de pan dia­rio.

COS­TO DE VI­DA VER­SUS IN­GRE­SOS

Al res­pec­to, fue el mis­mo pre­si­den­te de la CUT pro­vin­cial Bio­bío, quien ca­ta­lo­gó es­te in­cre­men­to co­mo una fal­ta de res­pe­to ha­cia los tra­ba­ja­do­res.

“Es una fal­ta de res­pe­to, no con­si­de­ra a las per­so­nas quie­nes son las que, en de­fi­ni­ti­va, le dan el mo­vi­mien­to a la eco­no­mía”.

A ello agre­gó que, “hoy en día to­do es más ca­ro, lo que en­ca­re­ce el con­su­mo bá­si­co, y con un suel­do mí­ni­mo, el que es mi­se­ra­ble, la­men­ta­ble­men­te, no al­can­za pa­ra cu­brir los gas­tos bá­si­cos”.

En tan­to, con­sul­ta­do so­bre lo que es­pe­ran, so­bre es­te te­ma, con es­te nue­vo Go­bierno, que co­mien­za en mar­zo, Yá­ñez sos­tu­vo que “oja­lá no se vea un Go­bierno de só­lo ex­per­tos, don­de al­gu­nos ni si­quie­ra sa­ben lo que cues­ta un ki­lo de pan. Es­pe­ra­mos que se in­clu­ya a los mis­mos tra­ba­ja­do­res, a la ho­ra de to­mar las de­ci­sio­nes con res­pec­to a ellos”.

“Es im­por­tan­te que se reali­ce un es­tu­dio se­rio, en don­de los suel­dos sean en ba­se al cos­to de vi­da, ya que es­te úl­ti­mo sube y sube, y los suel­dos si­guen sien­do los mis­mos”.

Fi­nal­men­te, el pre­si­den­te de la CUT pro­vin­cial Bio­bío, lla­mó a los tra­ba­ja­do­res a no ver la vi­da me­diá­ti­ca, si no que a mi­rar ha­cia el fu­tu­ro, no con­for­mar­se con bo­nos o re­ga­los, los que du­ran só­lo el mo­men­to, sino que se les dé una so­lu­ción en en­tre­ga de co­sas sus­tan­cia­les. “Pro­du­ci­mos y no nos ve­mos re­com­pen­sa­dos”, con­clu­yó Ale­jan­dro Yá­ñez.

NO AL­CAN­ZA PA­RA NA­DA

Asi­mis­mo, La Tri­bu­na con­ver­só con al­gu­nos tra­ba­ja­do­res de Los Án­ge­les, que ga­nan el suel­do mí­ni­mo, don­de to­dos coin­ci­dían en que pa­ra ellos es­te au­men­to era una fal­ta de res­pe­to a su es­fuer­zo.

Así es el ca­so de a quien lla­ma­re­mos se­ño­ra Jua­ni­ta, pa­ra pro­te­ger su iden­ti­dad, por te­mor a te­ner re­pre­sa­lias en su tra­ba­jo, em­plea­da que sos­tu­vo que “con es­te au­men­to, la ver­dad es que no se pue­de ha­cer na­da, yo pa­go 150 mil pe­sos de arrien­do, soy ma­dre sol­te­ra y tam­bién ten­go que man­te­ner a mis dos hi­jos, y con el suel­do, úni­ca­men­te al­can­za pa­ra pa­gar el arrien­do, luz, agua, y de re­pen­te pa­ra po­der ha­cer un pe­di­do ten­go que “ba­tír­me­las” con lo que me al­can­za pa­ra vi­vir el día a día”.

A ello, agre­gó que “con 6 mil pe­sos al mes, ni si­quie­ra pa­ra los pa­sa­jes me sir­ve, son 800 pe­sos dia­rios en lo­co­mo­ción, no se al­can­za a ha­cer na­da, una se­ma­na de lo­co­mo­ción o com­prar pan pa­ra tres días”.

Asi­mis­mo, re­cal­có que “el suel­do mí­ni­mo es tan po­co pa­ra las per­so­nas que tra­ba­ja­mos, por ejem­plo pa­ra los que nos sa­ca­mos más la mu­gre que per­so­nas que es­tán en ofi­ci­nas, que ga­nan el do­ble que uno, y no­so­tros so­mos per­so­nas de mu­cho más es­fuer­zo, que nos sa­ca­mos la mu­gre pa­ra po­der man­te­ner a una fa­mi­lia, que de­pen­de so­la­men­te del suel­do mí­ni­mo que es­ta­mos re­ci­bien­do”.

“Es di­fí­cil, a ve­ces uno to­ca puer­tas, cuan­do uno di­ce no tie­ne ayu­da de nin­gún la­do, pe­ro en es­te ca­so uno no ne­ce­si­ta lo ma­te­rial, a ve­ces es otro ti­po de ayu­da, co­mo el apo­yo de per­so­nas pa­ra po­der lo­grar que se abran al­gu­nas puer­tas. Pe­ro igual cues­ta, cues­ta mu­cho, pa­ra una per­so­na so­la, que ga­na el mí­ni­mo es di­fí­cil, yo no pue­do con­tar con pri­vi­le­gios de de­cir me voy a com­prar es­to adi­cio­nal o al­gu­na co­mi­da ‘ex­tra’, no pue­do”.

“SE ES­TÁN RIEN­DO DE LA GEN­TE DE ES­FUER­ZO”

Con­sul­ta­da so­bre las ex­pec­ta­ti- vas que tie­ne so­bre el Go­bierno que vie­ne, de­ta­lló que “no­so­tros co­mo ex­pec­ta­ti­vas, lo que ne­ce­si­ta­mos es un suel­do so­bre los 300 mil pe­sos pa­ra las per­so­nas que tra­ba­ja­mos, ex­pues­tas al frío, el ca­lor, ga­nar por lo me­nos un suel­do con­si­de­ra­do co­mo una per­so­na que tra­ba­ja en ofi­ci­na. Tra­ba­ja­mos 45 ho­ras se­ma­na­les tam­bién, y sin ga­nar ho­ras ex­tras ni na­da. Igual es un tra­ba­jo es­ta­ble, igual da­mos vuel­ta el año tra­ba­jan­do, pe­ro si se de­be­ría va­lo­rar más el tra­ba­jo que uno ha­ce”.

De la mis­ma for­ma, la se­ño­ra Jua­ni­ta, ma­ni­fes­tó que “no es lo mis­mo quién ga­ne el suel­do mí­ni­mo, de­be­ría ser una di­fe­ren­cia con eso, por­que yo mis­ma ni si­quie­ra pue­do aho­rrar pa­ra te­ner mi ca­sa, por­que si me pon­go a aho­rrar no co­mo, por más que uno tra­te es im­po­si­ble”.

A lo que aña­dió que “es­to afec­ta mu­cho, so­bre to­do cuan­do tus hi­jos, de re­pen­te, pi­den al­go pa­ra co­mer, y a uno les due­le el co­ra­zón de­cir­les que no se pue­de por­que no hay, y es la­men­ta­ble que a ve­ces no se pue­da te­ner lo más in­dis­pen­sa­ble, te­ner que de­jar al­go im­por­tan­te de la­do pa­ra po­der com­prar pan pa­ra te­ner al­go que co­mer en el día, por­que mis hi­jos tie­nen que co­mer”.

“Con es­tos mon­tos de au­men­to que se han en­tre­ga­do en el suel­do mí­ni­mo, se es­tán rien­do de la gen­te de es­fuer­zo”, con­clu­yó.

SI BIEN LA CI­FRA ES UN AVAN­CE res­pec­to a los nú­me­ros an­te­rio­res, la reali­dad mues­tra que el país aún es­tá le­jos de las fi­nan­zas de otros es­ta­dos desa­rro­lla­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.