98% de co­le­gios par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos pa­sa­ron a ser sin fi­nes de lu­cro

Dos de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les de la ona a n no se han ad­he­ri­do a es­ta nor­ma­ti­va.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - FRONT PAGE -

Ha­ce al­gu­nos días, el Mi­ne­duc en­tre­gó el ba­lan­ce de la Ley de in­clu­sión, en don­de el 98,6% de los es­ta­ble­ci­mien­tos de la pro­vin­cia de Bio­bío pa­sa­ron a ser sin fi­nes de lu­cro.

Fue el se­re­mi de Edu­ca­ción de Bio­bío, Ser­gio Ca­mus, quien dio a co­no­cer las ci­fras lo­ca­les, de­ta­llan­do que “de acuer­do al tra­ba­jo rea­li­za­do des­de el Mi­ne­duc, po­de­mos in­for­mar es que al día 2 de enero del año 2018 144 es­ta­ble­ci­mien­tos de la pro­vin­cia de Bio­bío cum­plie­ron ade­cua­da­men­te los trá­mi­tes que la Ley exi­ge, y es­to re­pre­sen­ta un 98,6%, es de­cir, so­la­men­te 2 es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les no al­can­za­ron a cum­plir en el pla­zo las exi­gen­cias que la Ley de in­clu­sión es­ta­ble­ce pa­ra que pue­dan se­guir re­ci­bien­do su sub­ven­ción des­de el es­ta­do, des­de enero del 2018 en ade­lan­te”.

A ello, agre­gó que los es­ta­ble­ci­mien­tos que no han cum­pli­do, son un jar­dín in­fan­til y una es­cue- la es­pe­cial de len­gua­je, “es­ta­mos to­man­do con­tac­to con los sos­te­ne­do­res de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos, de ma­ne­ra di­rec­ta, a fin de lo­grar que es­to, an­tes del mar­tes 9 de enero, se ten­ga el pleno cum­pli­mien­to de es­ta exi­gen­cia de Ley”.

En tan­to, a ni­vel re­gio­nal, 617 es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les cum­plie­ron ade­cua­da­men­te los trá­mi­tes que la ley les exi­ge, y es­to re­pre­sen­ta un 98,72%, es de­cir, só­lo 8 es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les no al­can­za­ron a cum­plir en ese pla­zo.

CUM­PLI­MIEN­TO DE EXI­GEN­CIA

Lo que la ley de in­clu­sión bus­ca­ba es­ta­ble­cer era la ple­na in­de­pen­den­cia del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, o de ser due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal, y la po­si­bi­li­dad de lu­crar con re­cur­sos del Es­ta­do.

“Lo que han he­cho, en­ton­ces, es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les es se­ña­lar que ellos es­tán de acuer­do en que la edu­ca­ción no es un bien de con­su­mo, por lo tan­to, no es po­si­ble lu­crar con los re­cur­sos del es­ta­do en edu­ca­ción, y que to­dos los re­cur­sos que el es­ta­do en­tre­ga, a tra­vés de la sub­ven­ción de es­ta­ble­ci­mien­tos es­co­la­res, lo que van a ha­cer es rein­ver­tir­lo pa­ra me­jo­rar sus pro­yec­tos edu­ca­ti­vos”, sos­tu­vo Ca­mus.

Ade­más aña­dió que “lo que sig­ni­fi­ca cons­ti­tuir­se en cor­po­ra­cio­nes o fun­da­cio­nes sin fi­nes de lu­cro, pa­ra sos­te­ner los pro­yec­tos edu­ca­ti­vos que ca­da es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal ha desa­rro­lla­do”.

FIN DEL APOR­TE OBLI­GA­TO­RIO

Un as­pec­to que bus­ca­ba es­ta­ble­cer­se a tra­vés de la ley de in­clu­sión, con la cons­ti­tu­ción e in­cor­po­ra­ción de las fun­da­cio­nes, es ins­tau­rar que con los re­cur­sos del Es­ta­do no es po­si­ble lu­crar, no se pue­de re­ti­rar uti­li­da­des.

Al res­pec­to, el se­re­mi de Edu­ca­ción, ex­pli­có que “por eso la cons­ti­tu­ción de cor­po­ra­cio­nes o fun­da­cio­nes que no per­mi­ten ese re­ti­ro de uti­li­da­des, y más bien que los ex­ce­den­tes, las uti­li­da­des del ejer­ci­cio edu­ca­cio­nal tie­nen que ser rein­ver­ti­das, y no re­ti- ra­das co­mo lo es­ta­ba ha­cien­do has­ta ha­ce al­gún tiem­po”.

Del mis­mo mo­do, la au­to­ri­dad re­gio­nal ex­pli­có que “el pa­so si­guien­te que pue­den dar los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, efec­ti­va­men­te, es se­guir sien­do par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos y man­te­ner el co-pa­go, mien­tras es­te se ex­tin­gue a tra­vés del trans­cur­so de los años, o, ade­más de cons­ti­tuir­se en cor­po­ra­ción o fun­da­ción po­der tam­bién re­nun­ciar al fi­nan­cia­mien­to com­par­ti­do y fun­cio­nar ba­jo la ló­gi­ca de gra­tui­dad, con los re­cur­sos que el es­ta­do le en­tre­ga”.

TO­MA DE DE­CI­SIO­NES

La ley ha de­ter­mi­na­do que los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les al 31 de di­ciem­bre, tie­nen que cons­ti­tuir­se en cor­po­ra­ción o fun­da­cio­nes pa­ra se­guir re­ci­bien­do sub­ven­ción del Es­ta­do, de lo con­tra­rio de­jan de re­ci­bir­la.

Y en mar­zo de ca­da año, tie­nen que to­mar una de­ci­sión, o se man­tie­nen co­mo par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­do con fi­nan­cia­mien­to com­par­ti­do, o tran­si­tan ha­cia la gra­tui­dad y re­nun­cian al fi­nan­cia­mien­to com­par­ti­do.

“Es­to tie­nen que de­cla­rar­lo en mar­zo de ca­da año pa­ra ha­cer­lo efec­ti­vo al año es­co­lar si­guien­te. Co­mo ha ocu­rri­do his­tó­ri­ca­men­te to­dos los años, el sos­te­ne­dor pue­de to­mar la de­ci­sión de ser par­ti­cu­lar, se­mi sub­ven­cio­na­do, ce­rrar el es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal, en­tre otros, las po­si­bi­li­da­des si­guen sien­do las mis­mas”, ex­pli­có Ca­mus.

Asi­mis­mo, aña­dió que “lo que he­mos re­gla­do con la ley de in­clu­sión es es­ta­ble­cer un me­ca­nis­mo de cons­ti­tu­ción, de cor­po­ra­ción o fun­da­cio­nes pa­ra no per­mi­tir el lu­cro, he­mos or­de­na­do la de­ci­sión del sos­te­ne­dor en el mes de mar­zo del año an­te­rior al que va a op­tar a una u otra de­ci­sión, pa­ra que la po­bla­ción es­tu­dian­til es­te más in­for­ma­da y ten­ga ma­yor co­no­ci­mien­to de cuál va a ser el de­rro­te­ro que va a te­ner el pro­yec­to edu­ca­ti­vo al cual han ads­cri­to”.

Fi­nal­men­te, el se­re­mi de Edu­ca­ción, en­fa­ti­zó que “es­to da cuen­ta de la for­ta­le­za del pen­sa­mien­to que se ha sos­te­ni­do, de que la edu­ca­ción es un de­re­cho, que no es un bien de con­su­mo, da cuen­ta de la for­ta­le­za de un pro­yec­to de ley que fue de­ba­ti­do y apro­ba­do por el Par­la­men­to, per­mi­tien­do que los re­cur­sos del Es­ta­do lo­gren el desa­rro­llo de to­dos los pro­yec­tos edu­ca­ti­vos, ba­jo la mis­ma re­gla y con­di­cio­nes”.

RES­PEC­TO A LOS ES­TA­BLE­CI­MIEN­TOS que aún no com­ple­tan el pro­ce­so, tie­nen pla­zo has­ta el 9 de enero pa­ra ha­cer­lo, o se que­da­rán sin la sub­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.