La (cen­tro) iz­quier­da chi­le­na en su la­be­rin­to

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Cris­tián Fuen­tes. Fa­cul­tad de Go­bierno, U. Cen­tral

El es­ce­na­rio po­lí­ti­co chi­leno que se per­fi­la des­pués de las úl­ti­mas elec­cio­nes, tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les que va­le la pe­na ana­li­zar. La ca­si nu­la ca­pa­ci­dad de pre­ver los re­sul­ta­dos, tan­to de la pri­me­ra co­mo de la se­gun­da vuel­ta, de­ri­vó en sor­pre­sas que de­mo­ra­rán en ser pro­ce­sa­das, aun­que exis­ten cier­tos ele­men­tos que per­mi­ten ade­lan­tar si­tua­cio­nes y res­pues­tas, a lo me­nos en el te­rreno de los in­ten­tos y de las po­si­bi­li­da­des.

Una de esas pe­cu­lia­ri­da­des es que el nue­vo sis­te­ma elec­to­ral pro­por­cio­nal aca­bó con la di­vi­sión en dos gran­des coa­li­cio­nes, ad­mi­tien­do a un ter­cer ac­tor co­lec­ti­vo que com­ple­ji­za el cua­dro, por lo que tan­to acuer­dos co­mo di­sen­sos de­be­rán ser tra­ta­dos en me­dio de una geo­me­tría va­ria­ble, sus­tan­cial­men­te dis­tin­ta a la bi­no­mi­nal que pri­mó en los úl­ti­mos 27 años. Tam­po­co exis­te ya un par­ti­do de cen­tro he­ge­mó­ni­co, pu­dien­do iden­ti­fi­car al cen­tro en la de­re­cha y en la iz­quier­da, fuer­zas que es­tán so­me­ti­das a desafíos es­truc­tu­ra­les que de­ter­mi­na­rán su im­pron­ta en los pró­xi­mos años.

An­te la au­sen­cia de fa­ros ideo­ló­gi­cos y con un elec­to­ra­do en par­te des­po­li­ti­za­do que os­ci­la al rit­mo de las de­man­das del mo­men­to, la iz­quier­da, cen­troiz­quier­da o pro­gre­sis­mo, cual­quie­ra sea el nom­bre con el que se le quie­ra lla­mar, re­quie­re fi­jar las coor­de­na­das so­bre las cua­les le­van­tar su dis­cur­so. El diag­nós­ti­co de la de­rro­ta y la con­si­guien­te au­to­crí­ti­ca, la ne­ce­si­dad de cam­bios al mo­de­lo, la pro­fun­di­dad y ve­lo­ci­dad de las trans­for­ma­cio­nes o to­das ellas jun­tas, son al­gu­nas de las in­te­rro­gan­tes que de­ben ser con­tes­ta­das, lo cual re­quie­re de una re­fle­xión pro­fun­da, en un am­bien­te que acos­tum­bra a ser hos­til cuan­do se es­tá en la opo­si­ción y, to­da­vía más, si se en­cuen­tra cru­za­do por ten­den­cias cen­trí­fu­gas.

Mien­tras el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra sa­le a ofre­cer acuer­dos y a cap­tar vo­lun­ta­des, la (cen­tro) iz­quier­da ne­ce­si­ta­rá afi­nar un es­que­ma de pla­ta­for­mas con­ver­gen­tes que re­co­noz­ca la plu­ra­li­dad de op­cio­nes que exis­ten en sus fi­las, or­de­nan­do su ac­ción en ani­llos con­cén­tri­cos, que va­yan des­de las ma­yo­res a las me­no­res coin­ci­den­cias, jun­to a pac­tos pun­tua­les que com­ple­men­ten los ob­je­ti­vos for­mu­la­dos al­re­de­dor de ejes es­tra­té­gi­cos cla­ros, cons­trui­dos me­dian­te un diá­lo­go sin ex­clu­sio­nes.

La pro­pia na­tu­ra­le­za de es­te es­pa­cio obli­ga a re­cu­pe­rar una es­tre­cha re­la­ción con los mo­vi­mien­tos so­cia­les y es­ti­mu­lar la ge­ne­ra­ción de nue­vos li­de­raz­gos, ter­mi­nar con el clien­te­lis­mo co­mo nú­cleo aglu­ti­na­dor de los par­ti­dos, im­pul­sar un de­ci­di­do pro­gra­ma anticorrup­ción, es­ti­mu­lar la de­mo­cra­cia in­ter­na y re­no­var prác­ti­cas, alen­tan­do un pro­ce­so sus­tan­cial de mo­der­ni­za­ción que pue­da en­fren­tar la cri­sis de re­pre­sen­ta­ción que afec­ta a nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co.

En me­dio del des­cré­di­to de las ins­ti­tu­cio­nes y de una abs­ten­ción que su­pera la mi­tad del elec­to­ra­do, la iz­quier­da de­be sos­te­ner una ar­qui­tec­tu­ra de ar­ti­cu­la­ción rea­lis­ta que le per­mi­ta man­te­ner una cier­ta coor­di­na­ción, mien­tras ma­du­ran los pro­ce­sos que le per­mi­ti­rán re­si­tuar­se en la es­ce­na na­cio­nal, aun­que no se­pa­mos to­da­vía so­bre la ex­ten­sión pro­ba­ble del tiem­po y del es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.