Ame­na­zó con ma­tar a su pa­dre e hi­rió de gra­ve­dad a “cu­ña­do”

Gol­peó con un fie­rro al con­vi­vien­te de su her­ma­na y lo de­jó en ries­go vi­tal.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el con­su­mo de al­cohol del ac­tual impu­tado de ini­cia­les E. A.C.G, de 44 años, han te­ni­do ne­fas­tas con­se­cuen­cias pa­ra su en­torno fa­mi­liar. Pe­se a vi­vir en un mis­mo te­rreno, úni­ca­men­te se­pa­ra­dos por las de­mar­ca­cio­nes que dis­tin­guen una ca­sa de la otra, el do­min­go re­cién pa­sa­do fue un día que marcará tris­te­men­te la vi­da de es­te clan fa­mi­liar.

El lu­gar en el que se pro­du­jo la dis­cu­sión fue la ca­sa que co­bi­ja a los pa­dres de E. A.C.G y a su her­ma­na quien ade­más re­si­de allí con su con­vi­vien­te de 34 años iden­ti­fi­ca­do con las ini­cia­les R. A.C.V. En cuan­to a las agre­sio­nes fí­si­cas, él sa­có la peor par­te.

Du­ran­te la tar­de del do­min­go E. A.C.G lle­gó has­ta di­cho ho­gar. Al ver que se en­con­tra­ba en es­ta­do de ebrie­dad su her­ma­na lo aten­dió y le ofre­ció una ha­bi­ta­ción pa­ra que des­can­sa­ra y se re­pu­sie­ra. Sin em­bar­go, es­te se re­sis­tió a la pe­ti­ción al­te­ran­do el am­bien­te fa­mi­liar.

El ca­pi­tán Fer­nan­do Cas­tro, de la 5ª Co­mi­sa­ría de Yum­bel, quien es­tu­vo a car­go de dar cap­tu­ra al cu­ña­do del afec­ta­do, ex­pli­có que “por in­for­ma­cio­nes que se man­tie­nen pre­li­mi­nar­men­te, el agre­sor ha­bría so­li­ci­ta­do un ci­ga­rri­llo a la víc­ti­ma quien se ha­bría ne­ga­do pro­duc­to de ello ha­bría si­do la agre­sión pos­te­rior”.

BRU­TAL AGRE­SIÓN

Co­men­za­ron en­ton­ces for­ce­jeos ver­ba­les pa­ra que E. A.C.G cal­ma­ra su ai­ra­do com­por­ta­mien­to. Fue cuan­do su pa­dre, un adul­to ma­yor de 86 años, lo in­cre­pó con el fin de tran­qui­li­zar­lo.

Pe­ro la reac­ción fue to­tal­men­te ines­pe­ra­da. El acu­sa­do sa­có una cor­ta­plu­ma y ame­na­zó de muer­te a su pa­dre. La reac­ción de R. A.C.V. no se hi­zo es­pe­rar al ver a su sue­gro en pe­li­gro. In­ter­vino pa­ra de­fen­der­lo tras­la­dan­do la pe­lea, has­ta ese pun­to sin ata­ques fí­si­cos, al pa­tio de la ca­sa. Allí, E. A.C.G se ar­mó con una va­ra de fie­rro, que se en­con­tra­ba en el mis­mo do­mi­ci­lio, y lo gol­peó reite­ra­das ve­ces en la ca­be­za.

La her­ma­na de R. A.C.V. ayu­da­da de su ma­dre in­ten­ta­ron sin ca­so de­te­ner los ira­cun­dos ata­ques, no obs­tan­te no pu­die­ron ha­cer na­da y só­lo les que­dó ver có­mo el afec­ta­do caía al sue­lo que­dan­do sin ca­pa­ci­dad de reac­ción. Lue­go, una vez ce­sa­do los gol­pes y per­ca­tán­do­se de las con­se­cuen­cias de sus ac­tos, el agre­sor hu­yó.

LA DE­TEN­CIÓN

Cuan­do vio que su pa­re­ja ya­cía san­gran­te e in­cons­cien­te en el sue­lo, fue la mis­ma her­ma­na del acu­sa­do quien dio avi­so de la si­tua­ción. Per­so­nal pa­ra­mé­di­co lle­gó al sec­tor de Yum­bel Es­ta­ción pa­ra so­co­rrer a R. A.C.V. quien pre­sen­ta­ba he­ri­das de gra­ve­dad.

Ca­ra­bi­ne­ros de Yum­bel to­mó no­ta de la des­crip­ción fí­si­ca y de la ropa que lle­va­ba el res­pon­sa­ble de la vio­len­ta em­bes­ti­da. El su­je­to fue en­con­tra­do y de­te­ni­do, a 30 me­tros del lu­gar en el que se pro­du­jo el he­cho, es­con­di­do en­tre los ma­to­rra­les de un si­tio eria­zo.

Du­ran­te la tar­de de es­te lu­nes se reali­zó la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción en la que se le co­mu­ni­có a E. A.C.G. que se­rá in­ves­ti­ga­do por el de­li­to de ho­mi­ci­dio frus­tra­do. Los fa­mi­lia­res del agre­sor y de la víc­ti­ma no acu­die­ron a la au­dien­cia que se lle­vó a ca­bo en el Juz­ga­do de Le­tras de Yum­bel.

“Se for­ma­li­zó por el de­li­to de ho­mi­ci­dio de gra­do de desa­rro­llo frus­tra­do (...) Por lo tan­to, es­ta­mos con­for­mes res­pec­to a la po­si­ción del tri­bu­nal. Es­ti­ma­mos que se tra­tó de un de­li­to de ho­mi­ci­dio por la for­ma en la que se reali­zó es­te, por el ca­rác­ter de las le­sio­nes de la víc­ti­ma”, ex­pli­có el fis­cal su­bro­gan­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, Luis Al­ber­to Cruz.

Ade­más se con­fir­mó, de acuer­do a los an­te­ce­den­tes que se ma­ne­jan has­ta aho­ra en la car­pe­ta del ca­so que la dis­cu­sión fue de ca­rác­ter fa­mi­liar da­do el es­ta­do de ebrie­dad en el que se en­con­tra­ba el acu­sa­do al mo­men­to del he­cho.

De to­dos mo­dos no se des­car­ta que se pue­dan agre­gar nue­vos an­te­ce­den­tes du­ran­te el cur­so de la in­ves­ti­ga­ción has­ta que se reali­ce la sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va.

“Los an­te­ce­den­tes que se ba­ra­jan por el mo­men­to es que es­to es mo­ti­va­do por el al­cohol que ha­bría te­ni­do en es­te ca­so el impu­tado. Ha­bría una dis­cu­sión y una ame­na­za por par­te del impu­tado a su pa­dre lo que ha­bría mo­ti­va­do pos­te­rior­men­te a la agre­sión de la víc­ti­ma”, di­jo el fis­cal.

ES­TA­DO DE SA­LUD

Pro­duc­to de los gol­pes R.A.C.V. su­frió frac­tu­ra de crá­neo y trau­ma­tis­mo de ca­be­za. El día do­min­go fue lle­va­do has­ta el hos­pi­tal de Yum­bel. Rá­pi­da­men­te se cons­ta­tó que se en­con­tra­ba en ries­go vi­tal por lo que fue in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te.

Por su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud fue tras­la­da­do ha­cia el hos­pi­tal de Los Án­ge­les en don­de se en­cuen­tra ba­jo ob­ser­va­ción en la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos. Si­tua­ción que se man­tu­vo has­ta el cie­rre de la pre­sen­te edi­ción.

EL AGRE­SOR se des­em­pa­ña­ba co­mo tra­ba­ja­dor fo­res­tal. LA DE­FEN­SA DEL IMPU­TADO so­li­ci­tó al tri­bu­nal que se ca­ra­tu­la­ra el he­cho co­mo un de­li­to de le­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.