Las mu­je­res or­fe­bres que aún ex­traen be­lle­za de la tie­rra en Re­re

En es­ta lo­ca­li­dad, un gru­po de em­pren­de­do­ras prac­ti­ca es­te ar­te, de­jan­do un le­ga­do cul­tu­ral.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

En la pe­que­ña e his­tó­ri­ca co­mu­ni­dad de Re­re, que en ma­pu­dun­gún sig­ni­fi­ca pá­ja­ro car­pin­te­ro y don­de años atrás na­cía el oro, hoy bro­ta en­tre ma­nos de mu­je­res es­for­za­das, un be­llo y de­li­ca­do ar­te: La or­fe­bre­ría.

Es­ta la­bor an­ti­gua y ar­te­sa­nal, se ba­sa en la crea­ción de jo­yas y co­lla­res, ani­llos y otras pie­zas que son muy co­di­cia­das por per­so­nas que bus­can lu­cir crea­cio­nes de ma­nos ar­te­sa­nas.

Es así co­mo en esas ale­ja­das tie­rras, son cer­ca de diez mu­je­res las que tra­ba­jan con des­tre­za es­te ar­te y ob­tie­nen un in­gre­so, pues­to que su ima­gi­na­ción las lle­va al na­ci­mien­to de las más be­llas y co­di­cia­das pie­zas en cuar­zo.

Hay que men­cio­nar, que el ma­te­rial de tra­ba­jo na­ce con la tie­rra y es el cuar­zo. Es­tas pie­dras son pro­pias de la zo­na y las mu­je­res se de­di­can a cul­ti­var en lar­gas ca­mi­na­tas pa­ra es­co­ger las me­jo­res, que en su ca­mi­nar, apa­re­ce co­mo un te­so­ro.

Flor Escobar es una de ellas y nos cuen­ta que se de­di­ca a esa ac­ti­vi­dad ha­ce apro­xi­ma­da­men­te unos cua­tro años.

Ella ex­pli­ca que la ini­cia­ti­va se dio por me­dio de cur­sos de la fun­da­ción de Pro­mo­ción y Desa­rro­llo de la Mu­jer (Pro­de­mu) y el Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo Agro­pe­cua­rio (In­dap), quie­nes por me­dio de pro­yec­tos, les ofre­cie­ron po­ten­ciar el tra­ba­jo lo­cal en di­ver­sas áreas.

En el ca­so de Flor y sus com­pa­ñe­ras, op­ta­ron por de­di­car su tiem­po, en apren­der es­te ofi­cio, que a pe­sar de ser de ín­do­le mas­cu­lino, ellas han sa­bi­do lle­var del mo­do más de­li­ca­do po­si­ble.

EL CUAR­ZO: ORO PA­RA LAS OR­FE­BRES DE RE­RE

Es­ta pie­dra es un mi­ne­ral co­mún de la tie­rra, que se pre­sen­ta en va­ria­das zo­nas, ta­ma­ños y co­lo­res, es opa­co y se­gún las jo­ye­ras, de él na­cen es­tas be­llas pie­zas que en co­lor blan­co, lla­ma el deseo a ad­qui­rir de cual­quier per­so­na.

De ello hoy ha­cen ego hu­mil­de sus mu­je­res, pues­to que a pe­sar de ser un tra­ba­jo du­ro, con ayu­da de su in­ge­nio y ta­len­to, lo­gran pu­lir la pie­dra pa­ra for­mar be­llas alea­cio­nes.

Ade­más agre­ga que su la­bor par­te lue­go de es­co­gi­das las pie­dras, cuan­do de­ben dar ini­cio al tra­ba­jo de pu­lir y tras­for­mar las tos­cas pie­dra en bri­llan­te ma­te­rial de jo­ye­ría.

“Es­ta pie­dra blan­ca no­so­tros la re­cons­trui­mos con me­ta­les que trae­mos en otras zo­nas y le en­tre­ga­mos más to­na­li­da­des” fi­na­li­za la mu­jer.

UNA PIE­DRA PRE­CIO­SA

El pro­ce­so par­te cuan­do se bus­ca dar­le be­lle­za a es­ta roca, pa­ra trans­for­mar­la en una pul­cra pie­dra que bri­lle an­te quien la mi­re.

Es­ta fae­na se lo­gra con la mez­cla de otros to­nos de co­lo­res y otras pie­dras, por me­dio del pro­ce­so de la­pi­da­ción.

Acá se pu­le la pie­dra y se mue­le pa­ra dar­le otros ta­ma­ños, lue­go de eso par­te el mol­dea­do pa­ra en­tre­gar­le be­llas for­mas y fun­dir me­ta­les con re­si­na, don­de se aña­de el cuar­zo que las ha­gan lu­cir co­mo una per­la.

FLOR: UNA AR­TIS­TA DE LAS MA­NUA­LI­DA­DES

Es­ta mu­jer re­ri­na, tam­bién es due­ña de ca­sa y una ex­ce­len­te tía y nos di­ce que ade­más de las ha­bi­li­da- des ma­nua­les en or­fe­bre­ría se de­di­ca a ha­cer mu­ñe­cos y tam­bién es ar­te­sa­na en ma­de­ra.

Ex­pli­ca que en las ma­nua­li­da­des mu­chas mu­je­res sa­len ade­lan­te ya que en Re­re el tra­ba­jo es es­ca­so, pues­to que vi­ve en una zo­na com­ple­ja.

“El in­vierno es cru­do en es­ta zo­na, en es­te tiem­po nos de­di­ca­mos a tra­ba­jar y lue­go va­mos a di­fe­ren­tes fe­rias, pa­ra ven­der nues­tros pro­duc­tos”, con­fi­den­cia la es­for­za­da mu­jer.

Quien cuen­ta con or­gu­llo que lue­go de te­ner to­dos sus pro­duc­tos, los reúne con las otras em­pren­de­do­ras y pro­ce­den a ven­der en di­ver­sas fe­rias de la pro­vin­cia.

Así ex­pre­sa que se desa­rro­lla en di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes, ya que le gus­ta pre­sen­tar ar­te por me­dio del tra­ba­jo en sus ma­nos, pa­ra ter­mi­nar en nu­me­ro­sos lu­ga­res.

Aho­ra se pre­pa­ran pa­ra las fies­tas de ve­rano, don­de lle­gan con esa be­lla pie­dra, la que una vez fue par­ca y opa­ca, pe­ro con el in­te­rés de es­tas so­ña­do­ras pue­de bri­llar de una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te.

Y es así co­mo es­tas mu­je­res jun­to a Flor, se en­car­gan de ge­ne­rar tra­ba­jo a 20 ki­ló­me­tros de Yum­bel, más allá de Bue­ru­ra­qui, don­de na­cen esos be­llos de­ta­lles.

Es­te es el te­so­ro que hoy se ubi­ca en Re­re, el pue­blo que a par­tir su fun­da­ción en 1852 y des­de el año de La Co­lo­nia, guar­da mis­te­rios, co­mo el de esas vie­jas cam­pa­nas de oro, las que nun­ca se pu­die­ron sa­car de es­te lu­gar - co­mo di­ce el di­cho- ni con sie­te yun­tas de bue­yes, pe­ro pa­ra vol­ver só­lo se ne­ce­si­tó uno.

“El in­vierno es cru­do en es­ta zo­na, en ese tiem­po nos de­di­ca­mos a tra­ba­jar y lue­go va­mos a di­fe­ren­tes fe­rias, pa­ra ven­der nues­tros pro­duc­tos”. Flor Escobar, or­fe­bre de Re­re.

LAS PIE­ZAS NA­CEN de la re­co­lec­ción de cuar­zo y al ser pro­ce­sa­do for­man es­tas be­llas pie­zas.

ES­TE GRU­PO DE MU­JE­RES ha­ce cua­tro años prac­ti­ca la or­fe­bre­ría en Re­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.