La ba­ta­lla por los car­gos y los que no se que­rrán ir

Dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da, que tie­nen una co­sa en co­mún, la de­ci­sión de per­te­ne­cer a al­go que no es pa­ra siem­pre y que ca­da cua­tro años, la ciu­da­da­nía ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Fal­tan­do só­lo 61 días pa­ra el cam­bio de go­bierno, los par­ti­dos al in­te­rior de Chi­le Va­mos, se en­cuen­tran in­ten­tan­do au­nar pos­tu­ras pa­ra po­si­cio­nar a sus lí­de­res en los car­gos es­tra­té­gi­cos. El ga­bi­ne­te, las sub­se­cre­ta­rías, las in­ten­den­cias, se­re­mías y go­ber­na­cio­nes -en­tre otras- son par­te del bo­tín elec­to­ral que se re­par­ten los ganadores de las elec­cio­nes. Si bien, an­te la ley, se in­di­ca que son car­gos de ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, lo cier­to es que el lobby de los par­la­men­ta­rios es una de las he­rra­mien­tas cla­ras que se uti­li­zan pa­ra es­tos efec­tos.

En la otra ve­re­da, es­tán tam­bién los que cuen­tan los días pa­ra la tran­si­ción.

Si bien el ac­tual sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Mah­mud Aleuy, en­vió el pa­sa­do 13 de di­ciem­bre un ofi­cio a to­das las re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas in­di­can­do que “tan­to in­ten­den­tes, go­ber­na­do­res, ase­so­res a ho­no­ra­rios y fun­cio­na­rios cer­ca­nos a las au­to­ri­da­des, de­be­rán ce­sar en sus car­gos el día 11 de mar­zo de 2018”, ha tras­cen­di­do que mu­chos es­pe­ra­rán has­ta fin de año que los des­vin­cu­len, o sim­ple­men­te da­rán una pe­lea por que­dar­se.

Cla­ra­men­te la in­cer­ti­dum­bre la­bo­ral de los car­gos po­lí­ti­cos y ase­so­res, es com­ple­ja, más to­da­vía cuan­do en es­te tiem­po, exis­ten quie­nes han ga­na­do suel­dos que fue­ra del ser­vi­cio pú­bli­co, no son fá­ci­les de con­se­guir y, más aun, cuan­do hay quie­nes con só­lo cuar­to me­dio, rea­li­zan fun­cio­nes con suel­dos so­bre los 850 mil pe­sos. A ellos es a quie­nes más les com­pli­ca de­jar su car­go. De­trás hay fa­mi­lias, hi­jos, es­po­sas o ma­ri­dos. Pe­ro el juego es así. Pa­sa en los go­bier­nos, pa­sa en los mu­ni­ci­pios y pa­sa en el Con­gre­so. Quie­nes se so­me­ten a es­to, sa­ben los ries­gos.

Por su par­te, los que en­tran, tam­bién de­ben te­ner cla­ro que los car­gos no son eter­nos. Es un pe­rio­do de tiem­po des­ti­na­do a dar lo me­jor de sí, pa­ra lo­grar un me­jor país des­de la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca que se tie­ne.

Dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da, que tie­nen una co­sa en co­mún, la de­ci­sión de per­te­ne­cer a al­go que no es pa­ra siem­pre y que ca­da cua­tro años, la ciu­da­da­nía ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra.

Lo que se es­pe­ra es que quie­nes to­ma­rán los car­gos, pon­gan siem­pre los in­tere­ses de Chi­le pri­me­ro y se de­di­quen con ca­ri­ño y pa­sión a es­ta la­bor, mien­tras, quie­nes se re­ti­ran, lo ha­gan sin ge­ne­rar in­con­ve­nien­tes ma­yo­res, res­pe­tan­do la vo­lun­tad de la de­mo­cra­cia que tan­to cos­tó con­se­guir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.