Juez de­jó en li­ber­tad a los de­te­ni­dos por clo­na­ción de tar­je­tas

En la au­dien­cia de con­trol que­dó es­ta­ble­ci­do que los in­di­vi­duos es­ta­ban en po­se­sión de es­pe­cies des­ti­na­das pa­ra el ro­bo al mo­men­to de ser pri­va­dos de li­ber­tad por Carabinero­s. Sin em­bar­go, la de­fen­sa plan­teó an­te el ma­gis­tra­do que al no co­no­cer­se la iden

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

La es­pe­ra en el Tri­bu­nal de Ga­ran­tía de Los Án­ge­les era an­gus­tio­sa. Uno de los fa­mi­lia­res de los sos­pe­cho­sos lle­gó tem­prano. Via­jó des­de el sur sin sa­ber en “qué an­da­ban” los in­te­gran­tes del gru­po.

“Ellos se co­no­cen de chi­cos, an­dan pa­ra to­dos la­dos jun­tos, pe­ro no se qué pa­só, me lla­ma­ron por­que los pi­lla­ron ro­ban­do o al­go (...) No sé qué on­da”, ase­gu­ró im­pa­cien­te, car­gan­do con el can­san­cio de las tres ho­ras de es­pe­ra has­ta el ini­cio del con­trol de detención.

Los cin­co jó­ve­nes de­te­ni­dos en la tar­de de es­te mar­tes por per­so­nal de la Sec­ción de In­ves­ti­ga­ción Po­li­cial de Carabinero­s de Los Án­ge­les pa­sa­ron la no­che con la in­cer­ti­dum­bre acer­ca de su li­ber­tad.

Du­ran­te la au­dien­cia al­gu­nos mo­vían la ca­be­za ne­gan­do, pe­ro sin de­cir pa­la­bra a me­nos que el ma­gis­tra­do les pre­gun­ta­se al­go: Nom­bre com­ple­to, da­tos de con­tac­to, do­mi­ci­lio. Nin­guno vi­ve en Los Án­ge­les. To­dos pro­vie­nen de dis­tin­tos lu­ga­res: Re­nai­co, San­tia­go, Ran­ca­gua.

Per­so­nas jó­ve­nes, el me­nor de 19 años, el ma­yor de 28. La sa­tis­fac­ción en sus ros­tros, el ali­vio los hi­zo ba­jar los hom­bros. Al fin se po­dían mi­rar son­rien­do al es­cu­char la de­ci­sión fi­nal del ma­gis­tra­do.

En­tra­ron a la sa­la con es­po­sas, y sa­lie­ron por la puer­ta, en li­ber­tad, con arrai­go na­cio­nal co­mo úni­ca me­di­da cau­te­lar pues du­ran­te los pró­xi­mos cin­co me­ses el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se­gui­rá in­ves­ti­gan­do.

LOS ARGUMENTOS JU­RÍ­DI­COS

En la au­dien­cia de con­trol que­dó es­ta­ble­ci­do que los in­di­vi­duos es­ta­ban en po­se­sión de es­pe­cies des­ti­na­das pa­ra el ro­bo al mo­men­to de ser pri­va­dos de li­ber­tad por efec­ti­vos de Carabinero­s. Du­ran­te el día ade­más se les in­for­mó el por qué ha­bían si­do de­te­ni­dos.

Sin em­bar­go, la abo­ga­da de­fen­so­ra ar­gu­men­tó a fa­vor de sus re­pre­sen­ta­dos que el pro­ce­di­mien­to ha­bía co­men­za­do a par­tir de una “fuen­te ce­rra­da de in­for­ma­ción”.

Gra­cias a es­ta fuen­te o tes­ti­go cla­ve la Sec­ción de In­ves­ti­ga­ción Po­li­cial de Carabinero­s ob­tu­vo in­for­ma­ción cla­ve pa­ra de­te­ner a las cin­co per­so­nas.

El pe­ro es­tá en el ano­ni­ma­to de es­te in­for­man­te. La par­te de­fen­so­ra plan­teó an­te el ma­gis­tra­do que al no co­no­cer­se su iden­ti­dad no era po­si­ble es­ta­ble­cer un “in­di­cio ob­je­ti­vo” que jus­ti­fi­ca­ra el con­trol po­li­cial.

Da­li­lla Ga­lle­gui­llos, de­fen­so­ra penal pú­bli­ca ex­pli­có uno de los argumentos que pe­sa­ron pa­ra la de­ci­sión del Tri­bu­nal de Ga­ran­tía de Los Án­ge­les: “La ley es­ta­ble­ce re­qui­si­tos es­tric­tos pa­ra pro­ce­der a un con­trol de iden­ti­dad con­for­me al ar­tícu­lo 85. Las per­so­nas son li­bres, la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Re­pú­bli­ca ase­gu­ra el de­re­cho a la cir­cu­la­ción y los fun­cio­na­rios po­li­cia­les tie­nen fun­cio­nes res­trin­gi­das pa­ra efec­tos de res­trin­gir es­te de­re­cho a la li­ber­tad. Y pa­ra pro­ce­der ellos ne­ce­si­tan un an­te­ce­den­te ob­je­ti­vo”.

En­ton­ces se sen­tó la ile­ga­li­dad de la detención de los cin­co in­di­vi­duos da­do que el in­for­man­te tes­ti­go que uti­li­zó Carabinero­s, y que per­mi­tió el pro­ce­di­mien­to, no se en­cuen­tra de­bi­da­men­te iden­ti­fi­ca­do. Es de­cir fue con­si­de­ra­da una “fuen­te ce­rra­da”, “no in­di­vi­dua­li­za­da”.

La de­ci­sión fi­nal del ma­gis­tra­do fue en­ton­ces de­jar en li­ber­tad a los cin­co jó­ve­nes. De to­dos ellos so­la­men­te uno no te­nía an­te­ce­den­tes pe­na­les. Sin em­bar­go, dos del gru­po re­gis­tra­ban de­ten­cio­nes an­te­rio­res por uso frau­du­len­to de tar­je­tas de cré­di­to. Por es­ta ra­zón se en­con­tra­ban con una me­di­da cau­te­lar de fir­ma quin­ce­nal.

Ade­más el ma­gis­tra­do acla­ró que de mo­men­to, con las prue­bas exis­ten­tes pre­sen­ta­das por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co a tra­vés del fis­cal de turno, no es po­si­ble aso­ciar la su­pues­ta clo­na­ción de tar­je­tas ban­ca­rias por par­te de los de­te­ni­dos con las de­nun­cias que ha­bría de víc­ti­mas en Los Án­ge­les.

EL OPE­RA­TI­VO DE CARABINERO­S

Cer­ca de las 17 ho­ras de es­te mar­tes per­so­nal de la SIP de Carabinero­s, gra­cias a in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por par­te de su tes­ti­go cla­ve, lo­gró iden­ti­fi­car el au­to­mó­vil en el que se des­pla­za­ban los hom­bres pos­te­rior­men­te de­te­ni­dos.

Se les reali­zó un con­trol de iden­ti­dad y al ver que coin­ci­dían con las des­crip­cio­nes da­das por el in­for­man­te se les re­qui­só di­ne­ro en efec­ti­vo, tar­je­tas de cré­di­to fal­si­fi­ca­das, y un apa­ra­to “skim­mer”. Ar­te­fac­to con el cual se rea­li­zan las clo­na­cio­nes de tar­je­tas.

El ma­yor de Carabinero­s Leo­nar­do Cár­de­nas lue­go del ope­ra­ti­vo ase­gu­ró que los de­te­ni­dos fue­ron sor­pren­di­dos ma­ni­pu­lan­do ca­je­ros au­to­má­ti­cos en el sec­tor del Ban­co Chi­le y Ban­co San­tan­der de Los Án­ge­les.

“Per­so­nal de Carabinero­s to­mó con­tac­to con per­so­nal de se­gu­ri­dad, se les en­tre­ga­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de es­tas per­so­nas, el vehícu­lo en el cual se mo­vi­li­za­ban y es por ello que se rea­li­za un se­gui­mien­to, un pa­tru­lla­je en el sec­tor cén­tri­co lo­gran­do in­ter­cep­tar el vehícu­lo en la calle Men­do­za con la ave­ni­da Ri­car­do Vi­cu­ña don­de son so­me­ti­dos a un con­trol de iden­ti­dad”, agre­gó el ma­yor.

Lue­go de ser des­es­ti­ma­dos es­tos an­te­ce­den­tes el ma­gis­tra­do de­ter­mi­nó un pe­río­do de cin­co me­ses pa­ra que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co con­ti­núe con la in­ves­ti­ga­ción.

EL TRI­BU­NAL DE GA­RAN­TÍA de Los Án­ge­les de­cla­ró ile­gal el pro­ce­so de detención.

LA SIP DE CARABINERO­S dio a co­no­cer par­te de las evi­den­cias in­cau­ta­das.

EL MA­GIS­TRA­DO DE­TER­MI­NÓ que por aho­ra no se pue­de co­no­cer si las tar­je­tas in­cau­ta­das son fal­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.