Pro­yec­cio­nes 2018

Con el lí­der es­pi­ri­tual de mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos se avi­zo­ran vien­tos de uni­dad; su men­sa­je es­ta­rá abier­to a to­da per­so­na de bue­na vo­lun­tad.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Sal­va­dor La­nas Hi­dal­go. Di­rec­tor aca­dé­mi­co Es­cue­la de Li­de­raz­go Universidad San Se­bas­tián

Los me­dios sue­len pu­bli­car en es­tas fe­chas ba­lan­ces y re­cuen­tos del año vie­jo. Mi re­fle­xión apun­ta, más bien, a los desafíos del año nue­vo. Sin em­bar­go, no pue­do de­jar de men­cio­nar un ar­tícu­lo en un dia­rio ca­pi­ta­lino so­bre los “Fa­chos pobres”, es­cri­to cuan­do mo­ría el 2017. Es una pie­za de an­to­lo­gía so­bre los pre­jui­cios in­te­lec­tua­les y las con­vic­cio­nes que pro­fe­sa un sec­tor am­plio de la iz­quier­da “do­mi­na­da por bur­gue­ses tar­díos o cul­po­sos que ven en la iz­quier­da una for­ma de apos­to­la­do, una mi­sión re­den­to­ra, un su­ce­dá­neo de la fe re­li­gio­sa”. Mi maes­tro de universidad so­lía de­cir que hay mi­ra­das agu­das so­bre la reali­dad, otras que son ca­pa­ces de pe­ne­trar en ella, pe­ro hay unas po­cas que pue­den pro­fun­di­zar en sus plie­gues más ocul­tos y de­ve­lar sus mis­te­rios pa­ra que pue­dan ser co­no­ci­dos.

¿Y qué nos de­pa­ra el 2018? Dos he­chos re­le­van­tes mar­ca­rán el ini­cio de año, la ve­ni­da del Pa­pa Francisco y el cam­bio de go­bierno.

Con el lí­der es­pi­ri­tual de mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos se avi­zo­ran vien­tos de uni­dad; su men­sa­je es­ta­rá abier­to a to­da per­so­na de bue­na vo­lun­tad. A no du­dar, re­cor­da­rá la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia, tan ol­vi­da­da por la cla­se di­ri­gen­te que di­ce pro­fe­sar la fe. Y lla­ma­rá a la con­cor­dia y la re­con­ci­lia­ción de­fi­ni­ti­va de los chi­le­nos en pos de la cons­truc­ción de un país jus­to.

Y es una opor­tu­ni­dad im­per­di­ble pa­ra que la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca na­cio­nal se en­cuen­tre con el pres­ti­gio per­di­do. Uno de las ma­ne­ras es re­cu­pe­rar la inocen­cia de los ni­ños de Chi­le. Que se asu­ma de ma­ne­ra uni­ver­sal el com­pro­mi­so de que en es­te país no ha­brá un so­lo ni­ño que no ten­ga una vi­da de acuer­do a sus de­re­chos inalie­na­bles, a po­seer un ho­gar y una fa­mi­lia, un pa­dre y una ma­dre que ve­len por un desa­rro­llo hu­mano digno y fe­liz. Mien­tras se ca­mi­na en esa di­rec­ción, ca­pe­lla­nías, pa­rro­quias, de­ca­na­tos y dió­ce­sis de­bie­ran enar­bo­lar la ban­de­ra del Cris­to inocen­te que es to­do ni­ño que ha­bi­ta la tie­rra.

En es­ta mag­na e in­de­fec­ti­ble la­bor de­be te­ner no só­lo la com­pa­ñía sino el li­de­raz­go efi­caz del go­bierno que asu­me en mar­zo. Es un im­pe­ra­ti­vo éti­co co­ti­diano y per­ma­nen­te la pro­mo­ción de los ni­ños. Es una deu­da que se de­be sal­dar. El tiem­po pre­vio a la asun­ción neo-gu­ber­na­men­tal pa­re­cie­ra aus­pi­cio­so, pues se ha lla­ma­do a la uni­dad y se ha pri­vi­le­gia­do un diá­lo­go cí­vi­co con el go­bierno sa­lien­te, que nues­tros her­ma­nos ar­gen­ti­nos vol­ve­rán a “en­vi­diar sa­na­men­te”.

Fi­nal­men­te, la cla­se po­lí­ti­ca tie­ne una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra re­cu­pe­rar su pres­ti­gio si asu­me que son ser­vi­do­res pú­bli­cos y que es­tán al ser­vi­cio de las per­so­nas y que es­to pri­ma por so­bre vo­lun­ta­ris­mos o ideo­lo­gías e in­clu­so so­bre las con­vic­cio­nes y los prin­ci­pios. Pa­ra lo­grar acuer­dos en aras del bien co­mún se ne­ce­si­ta lu­ci­dez in­te­lec­ti­va y aper­tu­ra de es­pí­ri­tu. La po­lí­ti­ca no con­ju­ga ver­da­des ab­so­lu­tas pe­ro sí re­quie­re el cul­ti­vo de la tolerancia, la sa­bi­du­ría y la pru­den­cia ac­ti­vas de quie­nes par­ti­ci­pan en ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.