RES­PUES­TA A SER­GIO LARENAS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Br­yan Smith

se­ñor Director: A tra­vés de vues­tro me­dio, qui­sie­ra res­pon­der a la en­tre­vis­ta/re­por­ta­je que se pu­bli­có en La Tri­bu­na el día vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da. En par­ti­cu­lar a los di­chos del se­ñor Ser­gio Larenas res­pec­to a la in­mi­gra­ción en Chile.

En pri­mer lugar, con­tra­rio a lo que sos­tie­ne en di­cha en­tre­vis­ta, el se­ñor Larenas, la dis­cri­mi­na­ción no es un de­re­cho de nin­gún ti­po, pro­fun­da­men­te por el con­tra­rio, des­de el tér­mino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el Jui­cio de Nürn­ber­ger, la fun­da­ción de la ONU y la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos, que el con­cier­to in­ter­na­cio­nal vie­ne lu­chan­do con fuer­zas con­tra cual­quier ti­po de vio­len­cia, y la dis­cri­mi­na­ción es el ori­gen de la vio­len­cia en mu­chos y re­co­no­ci­dos ca­sos, por lo tan­to no es un de­re­cho, sino un ac­to de odio que in­ci­ta la vio­len­cia, por lo tan­to una ac­ti­tud con­de­na­ble.

En se­gun­do lugar, de­be­mos acla­rar que no exis­te de­fi­ni­ción cla­ra de la iden­ti­dad chi­le­na, ni el más eru­di­to so­ció­lo­go po­dría dar una de­fi­ni­ción uni­for­me de lo que es la chi­le­ni­dad, da­da nues­tra his­to­ria car­ga­da de quie­bres y shocks cul­tu­ra­les des­de los tiem­pos pre­co­lom­bi­nos co­mo la lle­ga­da de los es­pa­ño­les, el mes­ti­za­je, las co­lo­nias, la his­to­ria de nues­tros pue­blos an­ces­tra­les, la cues­tión so­cial, los com­plots po­lí­ti­cos, nues­tra pro­pia geo­gra­fía, la his­to­ria local y las dis­tin­ta vi­sio­nes de nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos, por lo que es ape­nas un ima­gi­na­rio local de lo que es la iden­ti­dad y que ade­más está su­je­to al pa­so del tiem­po, por lo tan­to, no es es­tá­ti­co ni in­mu­ta­ble.

Cons­truir iden­ti­dad es un pro­ce­so que re­quie­re de li­ber­tad, la cual se da ba­jo el am­pa­ro de la to­le­ran­cia y el res­pe­to por lo dis­tin­to, ya que de ahí sur­ge la po­si­bi­li­dad de acuer­do y con­sen­so en cuan­to a iden­ti­dad co­lec­ti­va.

En ter­cer lugar, es leí­ble la car­ga de odio y xe­no­fo­bia en las pa­la­bras del se­ñor Larenas, da­do que se car­ga con par­ti­cu­la­ri­dad y su­ti­le­za por so­bre la in­mi­gra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na con ar­gu­men­tos sin ma­yor res­pal­do com­pro­ba­ble y que só­lo apun­tan a de­nos­tar el apor­te y los de­re­chos de es­te gru­po in­mi­gran­te.

Co­mo si to­do lo an­te­rior­men­te ex­pues­to no bas­ta­ra, ha­ce un abier­to lla­ma­do a en­se­ñar a dis­cri­mi­nar des­de la in­fan­cia, es de­cir, quie­re in­ci­tar el odio des­de una tem­pra­na edad con tal de sos­te­ner lo que él, a mo­do om­ni­pen­san­te, con­si­de­ra la co­rrec­ta sociedad. Se­ñor Larenas, us­ted es fir­me en su pos­tu­ra, pe­ro lán­gui­do en sus ar­gu­men­tos, y eso, úni­ca­men­te cau­sa da­ño y po­ten­cia el des­co­no­ci­mien­to, la ig­no­ran­cia, por es­ta ra­zón, ha­go pu­bli­ca mi in­vi­ta­ción pa­ra us­ted, a de­ba­tir en vi­vo en los es­tu­dios de vues­tro me­dio aso­cia­do, Ra­dio San Cris­tó­bal, con el fin de rec­ti­fi­car lo co­men­ta­do en ho­nor al co­no­ci­mien­to del de­re­cho, el res­pe­to, la mo­der­ni­dad, el prin­ci­pio uni­ver­sal del amor, la to­le­ran­cia y por so­bre to­do, en ho­nor al va­lor de la mi­gra­ción a tra­vés de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.