ANTOJOS Y EM­BA­RA­ZO:

DUL­CES TENTACIONES

Mamá y Bebé - - Embarazo - Por: Fran Con­tre­ras Wes­ter­me­yer

El be­bé vie­ne en ca­mino y tu cuerpo se pre­pa­ra pa­ra su lle­ga­da. ¿Qué de­bes comer du­ran­te es­tos 9 me­ses? ¿Son reales los antojos? Disfruta de un em­ba­ra­zo tran­qui­lo y sa­lu­da­ble con el si­guien­te

reportaje.

Lar­gas ca­mi­na­tas noc­tur­nas pa­ra con­se­guir un he­la­do o ga­nas irre­fre­na­bles de comer fru­ti­llas fue­ra de tem­po­ra­da, son al­gu­nos de los antojos que tie­nen las em­ba­ra­za­das du­ran­te el pe­río­do de ges­ta­ción de su hi­jo, mu­chas ve­ces trans­for­mán­do­se en un do­lor de ca­be­za pa­ra los pa­pás, pe­ro, ¿qué tan cier­tas son es­tas ga­nas lo­cas de dis­fru­tar de al­go ri­co?

“Los antojos no se de­ben al au­men­to o dis­mi­nu­ción de una de­ter­mi­na­da hor­mo­na del em­ba­ra­zo. De he­cho, la cien­cia mé­di­ca no tie­ne una ex­pli­ca­ción ca­te­gó­ri­ca al res­pec­to, por lo que de­be­mos edu­car a las mu­je­res a in­ten­tar man­te­ner una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble evi­tan­do los ex­ce­sos”, ex­pli­ca el Dr. Luis Ig­na­cio de la To­rre, gi­ne­co-obs­te­tra de Clí­ni­ca Ciu­dad del Mar.

Se­gún re­la­ta es­te mé­di­co, du­ran­te la dé­ca­da del 60 y 70 se vi­vía una cre­cien­te des­nu­tri­ción en las em­ba­ra­za­das, lo que se tra­du­cía en mu­chos pro­ble­mas de sa­lud y desa­rro­llo de los ni­ños. Es por es­to que: “Por mu­chos años la so­cie­dad re­co­men­dó medidas que ten­dían a so­bre­ali­men­tar a las ges­tan­tes con la in­ten­ción de re­me­diar las fa­len­cias nu­tri­cio­na­les du­ran­te los 9 me­ses de em­ba­ra­zo”. Es­te es­ce­na­rio no es apli­ca­ble pa­ra la so­cie­dad ac­tual, ya que al­re­de­dor de un 70% de las mu­je­res en es­te es­ta­do su­fren de pro­ble­mas de so­bre­pe­so u obe­si­dad.

Por su par­te, Ma­ría Jo­sé Es­caf­fi, nu­trió­lo­ga del Cen­tro de Nu­tri­ción y Ba­riá­tri­ca de la Clí­ni­ca Las Con­des, sos­tie­ne que los antojos tie­nen que ver con la re­gu­la­ción del ape­ti­to a ni­vel ce­re­bral. Du­ran­te el em­ba­ra­zo hay re­por­tes que mues­tran un au­men­to en los ni­ve­les de gh­re­li­na, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo la “hor­mo­na del ham­bre”. Es­ta se sin­te­ti­za por el es­tó­ma­go y fa­vo­re­ce la re­gu­la­ción del me­ta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co, tra­du­cién­do­se en un au­men­to del ape­ti­to.

LAS TENTACIONES MÁS CO­MU­NES

Den­tro de los antojos que abun­dan en­tre las em­ba­ra­za­das, los dul­ces son sin lu­gar a du­da los pre­fe­ri­dos. La es­pe­cia­lis­ta de la Clí­ni­ca Las Con­des se­ña­la que es­to se de­be a que “el sa­bor dul­ce va más allá de la len­gua y lle­ga di­rec­ta­men­te al ce­re­bro, ge­ne­ran­do pla­cer y sen­sa­ción de re­com­pen­sa”. Asi­mis­mo, es­tos efec­tos pue­den ver­se du­pli­ca­dos por la des­re­gu­la­ción en el ba­lan­ce ener­gé­ti­co que se pro­du­ce en­tre el ape­ti­to y el pe­so cor­po­ral.

AL­GU­NOS EJEM­PLOS DE ANTOJOS TÍ­PI­COS SON:

Cho­co­la­tes: jun­to con los dul­ces, es­te es uno de los ali­men­tos más año­ra­dos por las em­ba­ra­za­das du­ran­te la eta­pa de ges­ta­ción y lue­go del na­ci­mien­to del ni­ño. Con­tie­nen un al­to ni­vel de an­ti­oxi­dan­tes.

Hielo: el frío pue­de cal­mar mu­chos de los sín­to­mas des­agra­da­bles, ta­les co­mo las náu­seas y la sen­sa­ción de bo­chorno.

Helados: al igual que el hielo, ayu­da a con­tro­lar el ca­lor du­ran­te el em­ba­ra­zo. Ade­más, apor­ta azú­car, ob­je­to de de­seo de la ma­yor par­te de las mu­je­res en es­te es­ta­do, y el frío sir­ve pa­ra ba­ta­llar con las náu­seas.

Ga­lle­tas sa­la­das

Pa­pas fri­tas: apar­te de ser una de las co­sas más ten­ta­do­ras en cuan­to a co­mi­da cha­ta­rra, es­tas pue­den apor­tar so­dio a las mu­je­res em­ba­ra­za­das.

Li­mo­nes: las mu­je­res buscan sa­bo­res fuertes, y ade­más es una bue­na fuen­te de vi­ta­mi­na C.

Pe­pi­ni­llos: co­mo los li­mo­nes, se eli­gen por su sa­bor fuer­te. Es­te an­to­jo pue­de in­cluir cual­quier ali­men­to de con­ser­va en vi­na­gre.

Co­mi­das pi­can­tes: la elección de co­sas pi­can­tes se ex­pli­ca por la ne­ce­si­dad de las mu­je­res de en­con­trar sa­bo­res con­tun­den­tes y fuertes du­ran­te es­te pe­río­do.

Que­so: se cree que es por la ne­ce­si­dad de cal­cio que exi­ge el cuerpo, sien­do a su vez un ali­men­to su­ma­men­te ten­ta­dor a la ho­ra de pi­car al­go du­ran­te el día.

Fru­ta: apor­tan azú­ca­res y vi­ta­mi­nas, ade­más de ser una fuen­te de agua fres­ca, man­te­nien­do hi­dra­ta­da a la fu­tu­ra ma­má.

Hue­vos: cons­ti­tu­yen la fuen­te de pro­teí­nas por ex­ce­len­cia. De­ben es­tar bien co­ci­dos pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des co­mo la sal­mo­ne­lla.

Se di­ce que la ne­ce­si­dad de cier­tos sa­bo­res pue­de re­ve­lar el se­xo del hi­jo. Mien­tras que las niñas se aso­cian a co­sas dul­ces co­mo cho­co­la­tes, ga­lle­tas, pas­te­les y helados, ade­más de la pre­fe­ren­cia por pro­duc­tos lác­teos, la es­pe­ra de un ni­ño im­pli­ca­ría antojos sa­la­dos, pi­can­tes, amar­gos y de co­mi­das con al­to con­te­ni­do pro­tei­co.

Tam­bién exis­te un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo “pi­ca”, en el que las em­ba­ra­za­das sien­ten ga­nas de comer o mas­ti­car sus­tan­cias no nu­tri­ti­vas, ta­les co­mo: pol­vo, la­dri­llos, hielo e in­clu­so tie­rra. Se­gún los ex­per­tos, se de­be­ría a la ne­ce­si­dad de ele­men­tos co­mo cal­cio o hie­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.