Lois Mo­reno :

“MIS HI­JOS SON MI MÁ­XI­MA INS­PI­RA­CIÓN”

Mamá y Bebé - - 0-24 Meses - Fotos: Gen­ti­le­za Lois Mo­reno. Ro­pa: Tien­das Fran­gin-Fran­gi­ne y Ye­llow Fla­min­go

Con un ojo pri­vi­le­gia­do pa­ra cap­tu­rar ins­tan­tes má­gi­cos, des­de su ho­gar en las afue­ras de Lyon (Fran­cia), es­ta fo­tó­gra­fa y crea­do­ra del po­pu­lar blog ‘I lo­ve Queen Char­lot­te’, nos ha­bló acer­ca de su rol co­mo ma­dre de tres pe­que­ños, qué la ins­pi­ra y por qué le gus­ta mos­trar una ima­gen real de la ma­ter­ni­dad.

Des­de pe­que­ña le fas­ci­na­ba sa­car imá­ge­nes, si­guien­do el ejem­plo de su pa­pá, un fa­ná­ti­co de la fo­to­gra­fía. Ya adul­ta hi­zo al­gu­nos cur­sos de per­fec­cio­na­mien­to por ini­cia­ti­va pro­pia en Bar­ce­lo­na, pe­ro era so­lo eso: un hobby.

Nl ca­mino de la es­pa­ño­la/fran­ce­sa Lois Mo­reno (38) tie­ne un hi­lo con­duc­tor cla­ro, de­jan­do en evi­den­cia su gus­to por la es­té­ti­ca, la de­co­ra­ción y la mo­da (“que no sig­ni­fi­ca que an­de a la úl­ti­ma”, se apre­su­ra en acla­rar), su­ma­do a un ta­len­to y sen­si­bi­li­dad es­pe­cia­les.

Sus ini­cios fue­ron en el sec­tor tex­til- co­mo com­pra­do­ra de una empresa de mo­da fe­me­ni­na fran­ce­sa - pa­ra lue­go mon­tar su pro­pia agen­cia de co­mu­ni­ca­cio­nes. Ahí se de­di­có a in­ter­na­cio­na­li­zar firmas es­pa­ño­las has­ta que ce­rró en 2012, cuan­do se mu­dó des­de Bar­ce­lo­na (Ns­pa­ña), a la ciu­dad de Lyon (Fran­cia), de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la UNNSCO.

Lo hi­zo acom­pa­ñan­do a Ar­naud, su ma­ri­do fran­cés de pro­fe­sión pas­te­le­ro, quien ha­bía con­se­gui­do un pues­to en un res­tau­ran­te con es­tre­llas Mi­che­lin. Con ellos iba Zoé, su hi­ja ma­yor (ac­tual­men­te de 9 años), y Lois ya es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su se­gun­do hi­jo, Hugo (5). Des­de ese mo­men­to en ade­lan­te, las co­sas se fue­ron dan­do or­gá­ni­ca­men­te. Nlla cuen­ta que “con dos ni­ños pe­que­ños, su­ma­do a los ho­ra­rios in­ten­sos de Ar­naud -que mu­chas ve­ces in­cluían fi­nes de se­ma­na- me era im­po­si­ble tra­ba­jar fue­ra de ca­sa. Fue en­ton­ces cuan­do me acor­dé de mi blog, I Lo­ve Queen Char­lot­te (www.ilo­ve­queen­char­lot­te.com)”.

Se tra­ta­ba de un si­tio que ha­bía abier­to en 2008, co­mo una ma­ne­ra de ven­der las ma­nua­li­da­des que ha­cía co­mo pa­sa­tiem­po. Nl re­lan­za­mien­to fue en 2013, pe­ro con mu­chas di­fe­ren­cias res­pec­to al ori­gi­nal. “Ns­ta vez me pro­pu­se crear mi pro­pio con­te­ni­do, con ver­da­de­ros ar­tícu­los y fo­to­gra­fías, to­do he­cho por mí”, cuen­ta.

Al prin­ci­pio, fue­ron mo­men­tos de fa­mi­lia, un vis­ta­zo de su vi­da co­ti­dia­na. To­do acom­pa­ña­do de poé­ti­cas imá­ge­nes de pa­seos fa­mi­lia­res, ni­ños co­mien­do en la cocina, co­rrien­do por el jar­dín, ab­sor­tos ju­gan­do en el sue­lo…

Pron­to mu­chas per­so­nas -es­pe­cial­men­te ma­dres, que se­gún la es­pa­ño­la cons­ti­tu­yen el 80% de su pú­bli­co­se enamo­ra­ron de su uni­ver­so, fran­co, sim­ple y lleno de vi­da. “Ns­to me dio el em­pu­jón pa­ra real­men­te em­pe­zar. Aun­que ten­go que ha­cer ma­la­ba­res, es el equi­li­brio per­fec­to en­tre lo ar­tís­ti­co, mis hi­jos y la po­si­bi­li­dad de pre­ser­var mi li­ber­tad”, co­men­ta. Ac­tual­men­te, su blog recibe en­tre 28 mil y 30 mil vi­si­tas úni­cas men­sua­les.

Nn 2014 su fa­mi­lia vol­vió a agran­dar­se con la lle­ga­da de Si­món (2 años y me­dio), por lo que ma­ne­ja su ho­ra­rio de for­ma lo más or­de­na­da po­si­ble. Prue­ba de ello es que, cuan­do con­cer­ta­mos es­ta en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca – ta­rea na­da fá­cil por la di­fe­ren­cia ho­ra­ria con Chi­le-, nos pi­de por fa­vor que la lla­me­mos a las seis de la tar­de pa­ra no atra­sar la ho­ra de comer y acos­tar­se de los chi­cos.

Nlla in­ten­ta dar­les un marco lo más or­de­na­do po­si­ble, con­si­de­ran­do que el grupo familiar aca­ba de tras­la­dar­se re­cién ha­ce 2 me­ses a vi­vir al campo en las afue­ras de Lyon. Nn es­te mo­men­to es­tán re­fac­cio­nan­do una gran ca­sa de campo de 300 me­tros cua­dra­dos, don­de ins­ta­la­rá su pro­pio es­tu­dio fo­to­grá­fi­co. To­do es­te pro­ce­so ha que­da­do plas­ma­do en su blog, así co­mo sus im­pre­sio­nes al res­pec­to.

Por ejem­plo, en su úl­ti­ma pu­bli­ca­ción ti­tu­la­da “Mes­cu­brien­do el fin de se­ma­na”, re­la­ta con can­di­dez có­mo con su ma­ri­do to­ma­ron la de­ci­sión con­jun­ta de que él re­nun­cia­ría a su de­man­dan­te tra­ba­jo co­mo pas­te­le­ro en el res­tau­ran­te Au­ber­ge de l’île -ca­li­fi­ca­do co­mo uno de los 100 me­jo­res del mun­do- en pos de una la­bor más com­pa­ti­ble con la vi­da familiar. Ns im­po­si­ble no sim­pa­ti­zar e iden­ti­fi­car­se con sus pa­la­bras, don­de con­fie­sa que, con tres ni­ños pe­que­ños, pa­sar la se­ma­na y el wi­kén so­la, sin ayu­da al­gu­na, se le ha­cía cues­ta arri­ba. Tam­bién en có­mo se ha­bía trans­for­ma­do en una si­tua­ción tó­xi­ca pa­ra to­dos y que aho­ra, con la de­ci­sión de Ar­naud de es­tu­diar pa­ra for­ma­dor de pas­te­le­ros, pue­den go­zar de ho­ra­rios más nor­ma­les.

Mu­chas de sus fra­ses de­jan pen­san­do. Por ejem­plo, re­fi­rién­do­se a es­te mis­mo te­ma es­cri­bió: “Ns­ta vi­da es de­ma­sia­do cor­ta y el tiem­po co­rre muy rá­pi­do. A me­nu­do es­ta­mos abru­ma­dos por tan­tas co­sas, que es di­fí­cil dar­se cuen­ta de lo que im­por­ta. Po­ner tus prio­ri­da­des en or­den no es un ejer­ci­cio fá­cil. Pe­ro el es­fuer­zo va­le la pe­na. No pierdas de vis­ta lo esen­cial. Lo esen­cial que no se pue­de to­car, que no se ve, sino que cal­ma el al­ma. Ver a cre­cer a tus hi­jos, pa­sar tiem­po con sus se­res que­ri­dos. Ahí ra­di­ca la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad”, se­ña­la.

Con­ver­sa­mos con es­ta ca­ris­má­ti­ca mu­jer quien, en sus pro­pias pa­la­bras, nos con­tó acer­ca de su ex­pe­rien­cia co­mo ma­dre, blo­gue­ra y fo­tó­gra­fa.

SO­BRE SU BLOG...

“Mu­chas ve­ces me pre­gun­tan por qué mi blog se lla­ma así, si es por­que me en­can­ta la reale­za u al­go por el es­ti­lo. La ver­sión ofi­cial es que es el nom­bre de una anémo­na ja­po­ne­sa, una flor ra­ra y co­lo­ri­da, en de­fi­ni­ti­va, ins­pi­ra­do­ra. Pe­ro la ver­dad ¡siem­pre he so­ña­do con lla­mar­me Char­lot­te!”

“Nl mío es una mez­cla en­tre blog de li­festy­le y dia­rio de una ma­dre y mu­jer con dis­tin­tas in­quie­tu­des. Me gus­ta con­tar his­to­rias y ex­pe­rien­cias que sen­si­bi­li­zan a las ma­más y fé­mi­nas de hoy. Va­rias pen­sa­mos que es­ta­mos so­las, y al fi­nal re­sul­ta que te­ne­mos mu­chí­si­mos lu­ga­res uni­ver­sa­les en co­mún. Por ejem­plo, ha­ce po­co es­cri­bí acer­ca de las di­fi­cul­ta­des que ha te­ni­do mi hi­jo, Si­món, pa­ra en­trar a la guar­de­ría. La di­rec­to­ra del es­ta­ble­ci­mien­to me di­jo que, si con­ti­nua­ba llo­ran­do, no po­drían re­ci­bir­lo más, y eso que era el me­nor de to­do el lu­gar. ¡No te ima­gi­nas la can­ti­dad de res­pues­tas que re­ci­bí! Creo que exis­te una sim­pa­tía ge­ne­ra­li­za­da en­tre ma­dres, so­mos una ver­da­de­ra co­mu­ni­dad don­de nos re­co­no­ce­mos unas a otras. ¿Quién, pe­se a amar a sus hi­jos más que na­da en el mun­do, no ha sen­ti­do de­seos de ‘re­ga­lar­los’ cuan­do es­ta­mos ago­ta­das?” (ri­sas).

“La ma­ter­ni­dad me ins­pi­ra mu­chí­si­mo. Nn es­ta lí­nea bus­co ser na­tu­ral, no un blog don­de se vea to­do per­fec­to. No va con mi mo­do de ser. Lo que yo quie­ro es mos­trar el la­do real, lo que es la vi­da ver­da­de­ra. Ns­te es un gi­ro que ex­pe­ri­men­té, ya que al prin­ci­pio me con­tac­ta­ban mi­les de vi­si­tan­tes elo­gian­do la su­pues­ta “per­fec­ción” de mis hi­jos, mi ca­sa, los pla­tos que co­ci­na­ba…

Lo que ellas no sabían era el tras bam­ba­li­nas, don­de pa­ra sa­car una foto de­cen­te de la pie­za de mis ni­ños, te­nía que pa­sar to­da la mañana or­de­nan­do. Ns así co­mo de­ci­dí ha­cer un post con fo­to­gra­fías de la ca­sa des­or­de­na­da, la cocina lle­na de pla­tos sin la­var, el ten­de­de­ro de ro­pa en me­dio de la pie­za… ¡La re­per­cu­sión fue bru­tal! Ja­más pen­sé que me iban a con­tac­tar tan­tas mu­je­res agra­de­cién­do­me por ha­cer­las no sen­tir un ‘bi­cho ra­ro’, y que no eran las úni­cas que no con­se­guían una su­pues­ta per­fec­ción do­més­ti­ca en es­ta épo­ca de Ins­ta­gram e imá­ge­nes pre fa­bri­ca­das”.

SO­BRE EL AR­TE DE LA FO­TO­GRA­FÍA...

“Hoy, po­co a po­co, he ido en­con­tran­do mi es­ti­lo. No es una co­sa es­tá­ti­ca, va evo­lu­cio­nan­do. Pa­ra mí lo pri­mor­dial en un tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co es bus­car la emo­ción en una ima­gen. Que a una per­so­na se le eri­ce la piel mirando una foto es el prin­ci­pal desafío de un fo­tó­gra­fo.

Per­so­nal­men­te, no es al­go cal­cu­la­do, sino que ins­tin­ti­vo. Con el tiem­po do­mi­nas más la cá­ma­ra, el ma­te­rial, la téc­ni­ca… En mi ca­so no ten­go es­tu­dios for­ma­les de fo­to­gra­fía, sal­vo al­gu­nos cur­sos que hi­ce en Bar­ce­lo­na. Por lo mis­mo, mi es­cue­la es el día a día, con mu­chí­si­ma prác­ti­ca de por me­dio”.

“Tra­ba­jo mu­cho con la luz, so­bre to­do na­tu­ral, bus­can­do la mejor ho­ra pa­ra fo­to­gra­fiar. De­pen­dien­do de la es­ta­ción del año es­to es en­tre las 18:00 y las 20:00 hrs.”.

“Si me pre­gun­tas có­mo mi con­di­ción de ma­dre ha afec­ta­do mi tra­ba­jo, te di­ría que mi pri­me­ra fuen­te ins­pi­ra­ción son mis hi­jos. Ade­más, co­mo ma­má tie­nes que ejer­cer una pa­cien­cia mo­nu­men­tal, co­sa que tam­bién se ne­ce­si­ta pa­ra sa­car bue­nas fotos.

De al­gu­na for­ma tra­ba­jas el ojo, por­que fo­to­gra­fiar ni­ños es di­fí­cil, no po­san ni pa­ran de mo­ver­se, mien­tras tú bus­cas una ima­gen emo­ti­va”.

TIPS PA­RA FO­TO­GRA­FIAR NI­ÑOS:

· Los pa­dres lo sa­be­mos, pe­ro no es­tá de más re­cor­dar­lo: los ni­ños no po­san. Por lo mis­mo, hay que sa­car mu­chas fotos. Aún más cuan­do se tra­ta de her­ma­nos, ya que nun­ca mi­ran to­dos al lente.

· Te­ner la cá­ma­ra siem­pre a mano pa­ra atra­par mo­men­tos es­pe­cia­les, una mi­ra­da, un ges­to. Ade­más, así los pe­que­ños se van fa­mi­lia­ri­zan­do con es­ta.

· No du­des en cam­biar de po­si­ción. Mu­chas ve­ces pue­des en­con­trar un mejor án­gu­lo al aga­char­te o ti­rar­te a ras de sue­lo.

· A ve­ces las fotos es­pon­tá­neas, sa­ca­das con un ce­lu­lar con bue­na re­so­lu­ción- co­mo la ma­yo­ría de los que exis­ten hoy-, se trans­for­man en imá­ge­nes “es­tre­lla” por­que tie­nen un ha­lo es­pe­cial.

· Si te re­sul­ta di­fí­cil que coope­ren pa­ra la foto, da­les al­go pa­ra que jue­guen. ¡Ca­si siem­pre fun­cio­na!

Una de las imá­ge­nes fa­vo­ri­tas sa­ca­das por la fo­tó­gra­fa es és­ta don­de apa­re­cen sus hi­jos Zoe (9), Si­món (2 años

y me­dio) y Hugo (5), en su ha­bi­ta­ción. Fuen­te: Lois Mo­reno www.ilo­ve­queen­char­lot­te.com Ins­ta­gram: lois­mo­re­no_

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.